Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament volverá a votar la celebración de un referéndum sobre la independencia

El hemiciclo debatirá una moción presentada por Junts per Catalunya pese a las advertencias del Tribunal Constitucional

Referendum Cataluña
Los diputados de JxCat Eduard Pujol (der.) y Albert Batet (izq) hablan con el presidente Quim Torra.

El pleno de la Cámara catalana volverá a debatir y votar una moción en la que se plantea la celebración de un referéndum como "una solución democrática al conflicto político entre Cataluña y el Estado español”. Esta vez será a cuenta de un texto presentado por Junts per Catalunya, que se votará en el pleno de la próxima semana y que, en principio, desoye las advertencias del Tribunal Constitucional. La moción insiste en el diálogo como única salida y aboga por una interlocución entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat.

El diario oficial del Parlament publica el texto el mismo día en que la líder de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, se ha reunido con la socialista Adriana Lasta de cara a negociar una eventual abstención en la investidura. La moción pide que se promuevan las iniciativas necesarias para encontrar "una solución democrática al conflicto político entre Cataluña y el Estado, que no puede ser otra que el ejercicio del derecho de autodeterminación a través de un referéndum".

La moción insiste en la idea de que el conflicto es de naturaleza política y por tanto "solo puede ser resuelto con herramientas que democráticas y por la vía del diálogo y la negociación". Junts per Catalunya insiste en que en esa mesa requiere “una interlocución política sólida entre la Presidencia de la Generalitat y la española" y debe estar sujeta a una mediación internacional, algo que ven necesario "vistos los antecedentes, para dotar de garantías este diálogo entre iguales y efectividad en las negociaciones".

Junts per Catalunya también pide "poner fin a la represión y al recorte de derechos civiles y políticos que sufre la sociedad catalana y revertir la regresión democrática” y que se reconozca a los "presos políticos y exiliados" como interlocutores. En resumidas cuentas, el texto condensa las peticiones que la semana pasada la formación que lidera el expresidente Carles Puigdemont (a la espera de que la justicia belga decida sobre su extradición) puso sobre la mesa como condiciones para facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

El debate y votación de esta moción choca con las advertencias del Tribunal Constitucional, que en varias ocasiones ha advertido que no se puede dar curso a iniciativas relativas a la posibilidad de la independencia de Cataluña. El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha defendido que seguirá permitiendo esos debates y de hecho, la semana pasada, los grupos independentistas burlaron al Tribunal con una votación similar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >