Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra jalea a los CDR detenidos en medio de una gran bronca en el Parlament

El presidente del grupo de Ciudadanos acaba expulsado tras sus protestas

Ernest Maragall y Carlos Carrizosa discuten al final del pleno. En vídeo, Torra grita "libertad" junto al resto de independentistas en el Parlament.

El Parlament pareció retroceder dos años este jueves. Ciudadanos y el bloque independentista han vuelto a chocar al final del debate de política general con unas formas que recordaron a las de los momentos más tensos del otoño de 2017. Esta vez, el encontronazo ha venido a cuenta de los aplausos y gritos de “libertad” —entre ellos del propio Quim Torra— tras conocerse la prisión provisional para los detenidos el pasado lunes por planear, presuntamente, atentados para próximos días. Las críticas de Ciudadanos a que se “jaleara” a personas que están acusadas de terrorismo han desembocado en una agria discusión que terminó con Carlos Carrizosa, el presidente del grupo parlamentario del partido de Rivera, expulsado del hemiciclo después de tres llamadas al orden.

La noticia del envío de los detenidos a prisión preventiva, por parte del juez, ha trascendido durante las votaciones en el pleno. La CUP ha pedido la palabra para reclamar que se suspendiera la sesión en signo de apoyo a los acusados. Roger Torrent, el presidente de la Cámara, ha rechazado y entonces los anticapitalistas han abandonado el hemiciclo. Justo antes de levantarse la sesión, los grupos independentistas han tomado la palabra para pedir una reunión extraordinaria de la junta de portavoces a fin de que el Parlament se pronunciara sobre la decisión judicial.

Tras la intervención del presidente del grupo de los republicanos, Sergi Sabrià, algunos de los diputados de ERC y de Junts per Catalunya sentados en la parte posterior de la bancada se han puesto de pie y han comenzado a gritar “libertad”, mientras aplaudían. Como una mancha de aceite, el aplauso y el grito se fueron extendiendo hasta las primeras filas. El president Quim Torra se ha dejado llevar por su espíritu activista y se ha apuntado a aplaudir y a corear. No lo hicieron, por ejemplo, los consejeros de Interior, Miquel Buch, o de Territorio, Damià Calvet. El vicepresidente, Pere Aragonès, se ha quedado inmóvil.

Carrizosa ha pedido entonces la palabra: “En este Parlamento se está amparando a personas que, mediante resolución judicial, han entrado en prisión por presuntamente hechos como atentar contra todos los catalanes”, ha criticado. Su reproche se encontró con los gritos y golpes en la mesa de diputados independentistas. “Nos sentimos amenazados por aquellos que respaldan el terrorismo”, ha agregado.

Pese a que los diputados comenzaron a levantarse de sus escaños y la sesión parecía terminar, los socialistas y el resto de grupos han solicitado turno de palabra. El líder del PSC, Miquel Iceta, ha pedido serenidad y alertó de la posibilidad de que algunos grupos quisieran hacer colisionar las legitimidades del Parlament y del Poder Judicial. Desde el PP y los comunes han lamentado el espectáculo, unas intervenciones que aprovecharon Torra y Aragonès para salir del recinto. Mientras hablaban los portavoces, continuaron los reproches entre las bancadas de Ciudadanos e independentistas. Después de tres llamadas al orden, Torrent ha decidido expulsar a Carrizosa del hemiciclo. Todo el grupo de Ciudadanos ha abandonado la sala entre intercambio de reproches.

“Ya tenemos 16 presos políticos”, ha dicho el diputado de la CUP Carles Riera. “La respuesta a la sentencia tiene que comenzar ya”, ha añadido. La mayoría de diputados de Cs acompañaron a Carrizosa en una comparecencia posterior ante la prensa. “Hemos cruzado una línea roja. No había pasado que los políticos apoyaran explícitamente a personas que pueden haber cometido delitos de terrorismo”, ha dicho el presidente de la formación naranja. Eduard Pujol, de Junts per Catalunya, minimizó los gritos a favor de los detenidos. “Es un grito genérico y noble”, dijo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >