Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ayuso: “Unirse a los independentistas es el peor error de una parte del empresariado”

La líder popular propone una plataforma para que Madrid y Cataluña actúen juntas frente al Brexit

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (izquierda), junto a la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

A 48 horas de la Diada del 11 de septiembre, Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, ha cargado este lunes en Barcelona contra Quim Torra, su homólogo catalán; ha criticado a los empresarios que han abrazado el independentismo; y ha propuesto crear una plataforma conjunta de empresas madrileñas y catalanas para atraer "desde la unidad y la colaboración" a las compañías e inversores que abandonen el Reino Unido por el Brexit. A los 40 años, la líder popular no lleva ni un mes al frente de Madrid. En este tiempo ya ha intentado crearse un espacio político de alcance nacional. En Barcelona, este lunes, ha dado un paso clave: defender ante empresarios catalanes la polémica bajada de impuestos que proyecta para Madrid, y que el PP usará como ejemplo de lo que Pablo Casado propone para España.

“Estoy aquí, apenas un mes después de haber tomado posesión de mi cargo, consciente de que, una vez más, sectores independentistas convertirán la Diada en un ataque al resto de España”, ha dicho Díaz Ayuso durante un desayuno informativo en la capital catalana. “Soy una firme defensora de España como un país de ciudadanos libres e iguales ante la ley, y por eso la deriva del proceso independentista me preocupa (…)”, ha continuado. “Y digo más: unirse a los independentistas es el peor error que ha cometido esa parte del empresariado catalán que se ha abandonado a sus consignas”, ha añadido. “Las empresas no pueden vivir ni de subvenciones, ni de favores, ni mucho menos de consignas políticas contrarias a la razón. Cataluña ha dejado de estar entre las primeras regiones europeas por culpa de los independentistas, que la han hundido”.

Díaz Ayuso ocupa la presidencia de Madrid tras 24 años de gobiernos consecutivos del PP. Entre sus predecesores se encuentran Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes, figuras todas ellas que lograron tener una voz propia que trascendió a las fronteras de Madrid. Sin experiencia previa de gestión, ni trayectoria pública de alcance hasta ahora, Díaz Ayuso intenta seguir sus pasos tras llegar a la primera línea política por una decisión personalísima de Pablo Casado, su antiguo compañero de las Nuevas Generaciones.

Investida tras pactar con Cs el primer Gobierno de coalición de la historia de Madrid, apoyado por Vox desde la oposición, la política popular representa la vuelta del aguirrismo al poder. Bajar impuestos, impulsar políticas liberales, facilitar la actividad de las empresas (“Aspiro a una región abierta al capitalismo, con un ojo siempre puesto en nuestros ciudadanos”, ha dicho) y contar con algunos de los gestores que hicieron carrera con Aguirre son los anuncios que han marcado el inicio de su gobierno. También, su voluntad de trascender Madrid, confrontando, este lunes, con Torra.

“Cuando el presidente de la Generalidad proclamó que ‘la no cooperación con la justicia es una obligación moral’, supone una declaración de principios que nos alama como demócratas”, ha dicho Díaz Ayuso sobre el desayuno informativo que protagonizó el president la pasada semana en Madrid. “Una afirmación de ese calado no es inocua: tiene consecuencias. Desde luego, no parece la mejor forma de atraer inversión”, ha opinado. “Mientras el Brexit nos dice que España debe espabilar, los políticos independentistas se miran el ombligo”, ha criticado durante una conferencia en la que le han acompañado la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo; la exministra Dolors Montserrat; o el exlíder autonómico catalán del PP, Xavier García Albiol. Y ha rematado: “El presidente Torra fue a Madrid la semana pasada a hablar de independencia, ilegalidad y ruptura; por contra, yo vengo a Cataluña a hablar de progreso y de legalidad”.

Mientras la Asamblea de Madrid se prepara este lunes para investigar el caso Avalmadrid, que incluye un polémico aval a una empresa participada por su padre (que se concedió en 2011, cuando Díaz Ayuso no era cargo público), la nueva presidenta de Madrid intenta domar al Gobierno de coalición que han formado PP y Cs. En nueve meses, ha pasado de ser una desconocida a ocupar la presidencia de la Comunidad de Madrid. Ahora afronta un reto mayúsculo: consolidar un liderazgo que arrancó rodeado de dudas.

"Yo no tengo ningún caso de nada"

En 2011, una empresa participada por el padre de Isabel Díaz Ayuso logró un aval para un crédito de 400.000 euros del ente semipúblico Avalmadrid. Nunca se devolvió en su totalidad. La hoy presidenta, que entonces no era cargo público, se interesó por cómo financiar esa empresa antes y después de la concesión del aval. Este lunes ha vuelto a mostrarse ajena a la polémica. "Yo no tengo ningún caso de nada", ha dicho.

Antes, Cayetana Álvarez de Toledo, la portavoz popular en el Congreso, le ha presentado como una mujer "auténtica". "Ha demostrado virtudes que políticos con muchas más experiencia no tienen", ha descrito Álvarez de Toledo. "Señaladamente, la capacidad de pacto, de acuerdo, y dos, el coraje personal", ha enumerado. "Fue capaz de sumar a tres partidos muy distintos por el bien común de Madrid. La búsqueda de lo común es fundamental en tiempos de fragmentación", ha seguido. Y ha rematado: "Estuve en su debate de investidura. Encontré a una joven combativa, valiente, sincera, auténtica. Y dejó en evidencia a uno de los personajes más sobrevalorados de la política española, Errejón, que añade a la superioridad moral de la izquierda una presunta superioridad intelectual. Y el suflé se vino abajo. Colapsó".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información