Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña registra una cifra récord con un 42% de los residuos en la recogida selectiva

Osona lidera la lista de las comarcas que más reciclan, mientras que Cerdanya se sitúa en la cola

Recogida de basuras en Barcelona.
Recogida de basuras en Barcelona.

En 2018 se ha logrado alcanzar el porcentaje más grande de recogida selectiva en Cataluña, con aproximadamente cuatro millones de toneladas de residuos municipales. Un 41,8% pertenecen a la recogida selectiva bruta, que suma un total de 1.661.077 toneladas, un 8,4% más que en 2017. Estas cifras permiten cierto positivismo, pero en comparación al crecimiento económico catalán, las cifras presentadas este lunes por la Generalitat continúan siendo bajas.

La recogida selectiva se divide en cuatro fracciones principales, que son la orgánica, el vidrio, el papel y cartón y, por último, los envases. A grandes rasgos, las que más han crecido han sido la de los envases (9,6%) y la orgánica (7,5%), seguidas de la del papel y cartón (6,5%) y de la del vidrio (6,3%). Más concretamente, en cuanto a la materia orgánica (restos de comida y pequeños restos vegetales), se han alcanzado niveles de recogida similares a los alcanzados en del 2011 (máximo histórico). Respecto a la recogida selectiva del papel y cartón, esta ha sido de 314.428 toneladas, un 6,5% más que el año anterior. Así como la del vidrio, del que se han contabilizado un total de 192.085 toneladas, incrementando un 6,3% la cantidad del año anterior. Por último, en relación con los envases, se han recogido 159.170 toneladas de envases, la cantidad más elevada desde que se inició la recogida selectiva de esta fracción.

En cuanto a las comarcas catalanas, se puede apreciar una gran diferencia entre las que más llevan a cabo una recogida selectiva bruta y las que menos la realizan. Osona, Priorat y Pallars Sobirà son las comarcas que mejores resultados obtienen. Por el contrario, Cerdanya, Noguera y Segrià ocupan los últimos puestos en la lista. El Área Metropolitana de Barcelona también se sitúa entre las diez últimas. Esta disparidad corresponde a que el sistema que llevan a cabo en la recogida no es el mismo. Así como las primeras coinciden en la técnica del “puerta a puerta” para concienciar a la población de la importancia del reciclaje, el resto de comarcas no ejecutan métodos como este. Damià Calvet, consejero de Territorio y Sostenibilidad, ha afirmado que en una ciudad como Barcelona es más difícil implementar este tipo de medidas pero que, aun así, “no renuncian a nada, ya que hay otros entornos metropolitanos y densos que han conseguido hacer recogidas puerta a puerta o fraccionadas”.

Con miras al futuro, “la sensación es buena”, ha afirmado Calvet. El objetivo de la Generalitat de Catalunya no es alcanzar el 50% de recogida selectiva que marca la Unión Europea, sino superarlo, hecho que se prevé conseguir en 2020. Para conseguirlo, Calvet resume tres estrategias muy bien definidas: la expansión de energías renovables, la descarbonización del transporte y la gestión de residuos hacia la economía circular.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >