Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados el líder de la trama de Emarsa y tres cómplices a pagar casi un millón de euros a la Generalitat

La Audiencia Nacional halla a Roca Samper culpable de un delito de blanqueo

Jorge Ignacio Roca, uno de los acusados, en el 'caso Emarsa', al inicio del juicio tras más de seis años de investigación, en Valencia.
Jorge Ignacio Roca, uno de los acusados, en el 'caso Emarsa', al inicio del juicio tras más de seis años de investigación, en Valencia.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado por un blanqueo de capitales al considerado como cerebro financiero del saqueo en las cuentas de la depuradora de Pinedo (Valencia), Jorge Ignacio Roca Samper; así como al empresario Vicente Gil Usedo y sus hijos Vicente y María Yolanda Gil Blay.

La sentencia condena a Roca Samper a una pena de seis meses de prisión, dado que concurre el atenuante de "confesión tardía", mientras que a Gil Usedo y sus hijos se les condena a un año de prisión, ya que no hay circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal.

Además, los cuatro acusados deberán indemnizar a la Entidad Pública de Saneamientos de Aguas Residuales (Epsar) y la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) con 913.568,50, así como pagar las costas procesales.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgó en enero esta pieza separada del caso Emarsa sobre los trabajos ilícitos prestados por Roca Samper a la empresa valenciana dedicada al mantenimiento, explotación y conservación de la depuradora de Pinedo, donde van todas las aguas residuales de Valencia y otras ciudades y pueblos limítrofes, y el traspaso de fondos entre distintas cuentas para introducirlos en el circuito económico legal.

La sentencia acredita como probado el 'modus operandi' del caso, según el cual, los responsables de Emarsa, de su socia Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), y de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales de la Comunidad Valenciana (Epsar) --que se constituyó en su principal fuente de financiación--, "diseñaron y ejecutaron de manera continuada un plan con la finalidad de obtener todos ellos un beneficio patrimonial ilícito a costa de los fondos de los que Emarsa disponía para el ejercicio de su actividad".

En el caso de Roca Samper, participó en este plan con cuatro empresas Etwas Eigentlich SL, Erwinin SL, Zonday Investments SL y Printergreen SL. Según recoge la sentencia, estas empresas "fueron interpuestas en la cadena de facturación de lodos y desbastes entre 2005 y 2010 para incrementar artificiosamente el valor de los trabajos realizados, de tal forma que Emarsa abonó finalmente a las citadas empresas, por la gestión de lodos y desbastes, una cifra que en cualquier caso superaba en diez millones de euros lo que costaba el servicio que efectivamente le era prestado".

Asimismo, las investigaciones constataron que "ninguna de las sociedades administradas por Roca Samper no tuvo medios, ni humanos, ni materiales, ni financieros, para desplegar las supuestas actividades económicas que a las mismas se atribuye por terceros receptores de facturas en cuyos membretes se consignan los nombres de las distintas entidades".

La mecánica para realizar el blanqueo, según la resolución, "era siempre la misma": los fondos públicos se recibían en una cuenta de Printergreen SL, "estos eran traspasados en una parte muy considerable y en un intervalo muy corto de tiempo a una empresa denominada Walnut Grove LTD", constituida por Roca Samper en Malta.

"El siguiente paso consistía en transferir la práctica totalidad de estos fondos a cuentas de las que disponía el imputado en entidades bancarias andorranas, titularidad de dos empresas extranjeras que fueron adquiridas por este a principios del año 2009, Acte SL y Hesse Darmstadt Inc", señala la sentencia. Una vez completado este paso, el dinero se reintegraba en efectivo, en parte a Roca Samper, y en parte a Gil Usedo y sus hijos, para su posterior traslado hasta la Comunitat Valenciana.

Mediante este sistema, la sentencia considera probado que Roca Samper realizó movimientos de dinero público obtenido de Emarsa en nueve ocasiones entre agosto de 2009 y noviembre de 2010. Todos los ingresos que recibían las empresas españolas de Roca Samper por parte de Emarsa superaban los 100.000 euros.

El director general de Relaciones con las Cortes Valencianas de la Generalitat, Antonio Torres, de quien depende la recuperación del dinero público de la corrupción, ha subrayado que el Consell "no va a cejar en su batalla para que los valencianos recuperen todo el dinero que se robó en una etapa funesta y que, afortunadamente, se ha dejado ya muy atrás".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >