Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los desafíos de la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid

Díaz Ayuso podrá gobernar con un pacto 'a la andaluza', sumando el apoyo de Ciudadanos y de la ultraderecha de Vox

Isabel Díaz Ayuso junto a Pablo Casado, en la sede del partido.

La Comunidad de Madrid se enfrenta al desafío de mantener el buen pulso de la economía de la región, que ha crecido un 3,5% en el último año y un 17,6% desde 2008, sin desatender las desigualdades que se extienden a toda velocidad por el territorio. Con un presupuesto de 20.000 millones de euros en 2019, el más alto de la historia, los principales retos afectan a los servicios públicos, la sostenibilidad del estado de bienestar y el modelo de desarrollo. Isabel Díaz Ayuso (PP) podría gobernar con el apoyo de Ciudadanos y la ultraderecha de Vox. Estos serán algunos de sus retos:

Desigualdad. El 46% de los hogares madrileños tiene dificultades para llegar a fin de mes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2017. El 17% de la población está en riesgo de caer en la pobreza. Y casi el 50% de los madrileños de entre 18 y 35 años sigue viviendo con sus padres por los bajos salarios, los altos precios de la vivienda y el boom de los pisos turísticos. La desigualdad parte la región en dos, dividiéndola entre el norte y el sur. Y la capital atrae, como un imán, habitantes de la periferia. El reequilibrio regional, que depende de las infraestructuras (carreteras, hospitales…), la política de vivienda pública (que fija población y ayuda a impulsar los proyectos vitales de los jóvenes) y los servicios (guarderías, colegios…), será una de las prioridades del nuevo Gobierno.

Metro. Retrasos, incumplimientos de frecuencias, saturación en los vagones, falta de personal, protestas de los pasajeros… El nuevo Ejecutivo tendrá que afrontar el envejecimiento de una red fundamental para el día a día de los madrileños; culminar el proyecto del Gobierno saliente, que anunció en octubre la inversión de 700 millones en comprar 60 nuevos trenes (360 vagones) y nuevas contrataciones de maquinistas; y decidir sobre los cientos de convoyes que tiene en leasing y cuyo contrato vence próximamente. Además, el nuevo presidente se enfrentará a la crisis del amianto, que ha provocado enfermedades y muertes (dos) entre los empleados. Y tendrá que negociar con el Ministerio de Fomento mejoras en la red de cercanías, también afectada por retrasos puntuales.

El modelo de desarrollo. El sector servicios representa el 86,6% de la economía madrileña, y ha crecido un 3,7% en el último año, según los datos de Contabilidad Regional Trimestral correspondientes al primer trimestre de 2019. Sin embargo, la Industria solo representa el 8,3% de la estructura productiva regional (1,4% más que hace un año), por el 6,7% de la construcción y el 3,7% de la agricultura. Los cimientos de esa estructura están sometidos a los vaivenes de la macroeconomía. El nuevo Gobierno afrontará una nueva ley del suelo, vigente desde 2001 y objeto de debate (infructuoso) en la pasada legislatura. Si sale adelante, sentará las bases para el nuevo modelo productivo regional.

Educación. Un error en el voto de Cristina Cifuentes cuando era presidenta tumbó el proyecto de Ley de Espacio Madrileño de Educación Superior (LEMES). La ordenación del sector universitario, en el que han proliferado los centros privados, como demostró la aprobación de tres nuevos en el último pleno de la legislatura, estará en el corazón de la acción política del nuevo Ejecutivo. Y con él, el análisis de la apuesta por la educación concertada que ha marcado los 24 años de gobierno del PP, y que en sanidad se ha traducido en el impulso de hospitales de colaboración público privada.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información