Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid se queda sin magdalenas

Aunque el sur ha sido otro de los ejes de la campaña de Más Madrid, la participación cayó por encima de la media de la ciudad en barrios clave para Carmena

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, acompañada del candidato de esta formación a la Comunidad de Madrid Íñigo Errejón, tras su comparecencia. En vídeo, declaraciones de Errejón.

Manuela Carmena, de 75 años, no volverá a ser la alcaldesa de la capital. Su partido ha sido el más votado en la ciudad en estas elecciones, con más de 480.000 votos, un 32,8%, y 19 asientos, uno menos que en 2015. Junto con el PSOE (8, que se deja otro en el camino) no suman: les faltaron dos concejales. Hemos ganado, pero no vamos a poder gobernar. No voy a seguir siendo alcaldesa de Madrid”, explicó rodeada de su círculo de confianza: Marta Higueras, Inés Sabanés, Jorge García Castaño... Las lagrimas en las mejillas de Rita Maestre resumían el resultado. Carmena lamentó no retenerla alcaldía y cerró cualquier opción: “No vamos a intentar un pacto con Ciudadanos”. Durante la campaña, la alcaldesa comparó las elecciones con un examen: “Me siento como cuando esperas el resultado. Creo que hemos hecho los deberes, estoy tranquila”, dijo ayer después de votar. No pasó la revalida. [Resultados en Madrid

“La campaña más bonita” —como la definió Íñigo Errejón— empezó con sonrisas y acabó con lágrimas y sabor a derrota. Errejón ejercía de ticket de Carmena para la Comunidad, después de que ambos se divorciaran del Podemos de Pablo Iglesias. Tampoco sumó.

Anoche, también se cerraron cuatro años de gobierno de progreso en la capital —una excepción—: el PP gobernó ininterrumpidamente desde 1991 hasta 2015. Y ahora, lo puede volver a hacer. Carmena sigue siendo alcaldesa en funciones y, aunque ayer no lo mencionó, es poco probable que se mantenga en la oposición.

El acercamiento de Carmena a la política comenzó en 2015. Fue casi accidental, pero lo hizo por la puerta grande: venciendo por la mínima a la otrora imbatible Esperanza Aguirre, icono del PP en la región.“No voy a culpar a nadie”, apuntó la alcaldesa cuando le preguntaron sobre los casi 40.000 votos que obtuvo la candidatura de Carlos Sánchez Mato, exconcejal en su Gobierno y líder de Madrid en Pie Municipalista. Mato no consiguió asiento. “Que cada uno valore los resultados”, agregó Carmena.

Aunque desde Más Madrid han sabido aprovechar cada oportunidad que les ha brindado la campaña, no han podido celebrar el último triunfo. Las prohibiciones que les impuso la Junta Electoral por ser un partido de nuevo cuño se convirtieron en la campaña de los balcones y las banderolas. Abrazaron el Orgullo cuando Vox sacó pecho de su homofobia. Pero también reivindicaron los servicios públicos; el aumento del gasto por habitante durante la legislatura; de Medioambiente; de movilidad, con la contaminación y Madrid Central por bandera; o de la incontestable reducción de la deuda durante el mandato (un 54% en los últimos cuatro años). “A mí, gestionar, me encanta. No me gustan los politiqueos, pero sí cambiar las cosas”, resumía Carmena estos días. Por ahora, no va a gestionar más.

Y aunque el sur ha sido uno de los ejes de la campaña de Más Madrid, la participación cayó por encima de la media de la ciudad (que estuvo en el 68%, semejante a hace cuatro años).   Así pasó en barrios clave para el partido como Puente de Vallecas, donde bajó un 4%, o Villa de Vallecas y Carabanchel, donde el descenso fue de un 3%.

“Toda la campaña os he dicho que hay que cuidar la democracia”, prosiguió Carmena. Ella se ofreció a cuidarla —“Mis 75 años están para vosotros”—, pero los votos no salieron. Madrid se ha quedado sin las magdalenas de Carmena. Antes de despedirse, la regidora pidió al nuevo “alcalde o alcaldesa” un favor: “Que cuide la democracia”.

Caras largas y lágrimas del PSOE en el Círculo de Bellas Artes

Las sonrisas y la tranquilidad que imperaban en el Círculo de Bellas Artes, lugar escogido por el PSOE para esperar los resultados, se han tornado en caras largas cuando los datos del escrutinio han dado dos vuelcos, uno para no revalidar el Ayuntamiento y otro para no gobernar la Comunidad. Pepu Hernández y Ángel Gabilondo, los candidatos para ambas plazas, han salido a hablar los últimos, más allá de la 1.30 de la madrugada. Los aplausos a su llegada no podían esconder las caras largas de los militantes e, incluso, bastantes lágrimas. “Siempre dije que no excluiría a nadie, que buscaríamos fuerzas que quieran reformar, transformar y hacer cambiar la Comunidad. No renunciamos a esta posibilidad. Pero lo vemos complicado, porque parece que dan como natural que tienen una mayoría. Pero eso solo es así si suman a la ultraderecha. Y esto es un problema”, ha señalado Gabilondo. Sus palabras sonaban firmes pero alrededor solo había tristeza.

MIGUEL ÁNGEL MEDINA

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información