Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Resultados Ayuntamiento de Madrid: Carmena pierde la alcaldía de Madrid

La suma de los tres partidos de derechas supera a Más Madrid y el PSOE

Manuela Carmena, tras la rueda de prensa tras conocer los resultados, este domingo En vídeo, las declaraciones de Carmena tras conocerse los resultados.

La historia de Manuela Carmena en el Ayuntamiento de Madrid toca su fin. La alcaldesa que aspiraba a un nuevo mandato de cuatro años ha sido derrotada este domingo frente a los tres partidos de la derecha, PP, Ciudadanos y Vox. Con el 96,70% de los votos escrutados, ya es seguro que Carmena no continuará al frente de la ciudad. El popular José Luis Martínez-Almeida, abogado del Estado, tiene todas las papeletas para ser su sustituto. Carmena le ha llamado para felicitarle por la victoria.

El sondeo a pie de urna de Telemadrid le otorgaba a Carmena, a las 20.00, una victoria cómoda pero la realidad ha resultado muy diferente. Más Madrid obtuvo 19 concejales, mientras que el PSOE sumó 8. Entre los dos partidos no consiguen el número suficiente para gobernar. PP (15), Ciudadanos (11) y Vox (4), en cambio, lograron sumar lo necesario para desalojar de la alcaldía a Carmena. La Comunidad de Madrid también vivió un resultado muy ajustado que cayó del lado del PP, de nuevo.

"Más Madrid ha ganado las elecciones. Hemos conseguido cerca de 500.000 votos. Eso nos hace sentirnos satisfechos pero no vamos a poder gobernar. No voy a seguir siendo alcaldesa. No es el resultado que queríamos. La diferencia que preveíamos ha sido determinante", ha dicho Carmena tras reconocer su derrota. Aseguró que dimitirá después de dar el testigo a quien le sustituya, lo que ocurrirá dentro de tres semanas durante el primer pleno del Ayuntamiento de la capital de España.

Un poco más tarde se despidió en redes sociales: "No seguiré siendo alcaldesa, pero Madrid seguirá siendo solidaria y participativa, Madrid seguirá siendo una grandísima ciudad, progresista y abierta. 500.000 gracias". 

El partido liderado por Carmena e Íñigo Errejón está convencido de que los votos que se ha llevado Madrid en Pie (40.000 votos), que no logra representación al no llegar al 5%, hubieran sido claves, aunque no es así. Ni sumando los votos de las dos formaciones en una sola candidatura hubieran logrado imponerse. Iglesias pidió el viernes el voto de la gente más de izquierda para la candidatura de Carlos Sánchez Mato, porque consideraba que de todos modos la actual alcaldesa de Madrid iba a ganar las elecciones.

En la sede del PP se ha pasado del pesimismo más absoluto con la aparición de las encuestas a pie de urna de Telemadrid que daba la victoria a Carmena a una sensación de euforia tras comprobar como la situación se revertía a medida que se iban contando los votos. En Génova, 13, comenzaban a escucharse gritos de "alcalde, alcalde". El partido que dirige Pablo Casado comenzó a medianoche a montar un andamio con entarimado azul para escenificar su victoria en Madrid frente a todo un símbolo de la izquierda como Manuela Carmena.

Y allí encaramado apareció Martínez-Almeida, que arrancó su discurso anunciando una nueva era: "El cambio ha llegado al Madrid". "Cuando me nombraron presidente del grupo popular dije que el siguiente alcalde iba a ser del alcalde del PP y no fallé", recordó. Después le dio las gracias a quien estaba a su lado, Casado, por haber confiado en él, y de paso le hizo un guiño a Isabel Díaz Ayuso, que también se prevé que pueda gobernar en la Comunidad de Madrid: "No lo hemos hecho  tan mal, eh Isa". Con estas dos victorias en lugares políticos de primer orden, con gente en la que confió personalmente, Casado toma aire después de los malos resultados de hace un mes en las generales.

Poco antes Almeida ya había hablado en Twitter: "Gracias a los más de 380.000 madrileños que han confiado en el Partido Popular para formar un Gobierno de centro derecha en la ciudad de Madrid. El cambio ha llegado para quedarse, la victoria es vuestra y no os voy a defraudar. Voy a ser el alcalde de todos los madrileños". 

El candidato ultraderechista de Vox, Javier Ortega Smith, salió eufórico a comentar los resultados. "A partir de mañana la limpieza y el cuidado de nuestras calles va a ser una prioridad. No os vamos a defraudar, Madrid se recupera para la libertad. ¡Viva Madrid, Viva España!", gritó. Después dio paso a Abascal, que esgrimió un discurso parecido: la derrota de Carmena es su victoria. Begoña Villacís, de Ciudadanos, clave en el pacto con el PP para dar un volantazo en el Ayuntamiento, aseguró que traerá nuevos aires a la ciudad: "Tal como os dije le hemos arrebatado el consistorio al populismo. Madrid será la ciudad del liberalismo y el sentido común y los ciudadanos”.

Con cara de derrota, Pepu Hernández compareció para reconocer que su resultado no era nada bueno: "Los socialistas somos conscientes de que hemos tenido un mal resultado en Madrid. Se abre un resultado donde las dos derechas podrían llegar a acuerdos con la ultraderecha y pensamos que es una pésima noticia para mañana".

La alcaldesa dijo en noviembre, en una entrevista en Telemadrid, que si no ganaba las elecciones se marcharía a su casa porque no resultaría útil en la oposición. El día empezó de forma distinta. El sondeo a pie de urna de Telemadrid, que se difundió al cierre de los colegios, era muy claro en otorgar la victoria a la actual alcaldesa. Según esa encuesta, Carmena iba a mantenerse como alcaldesa si llegaba a un acuerdo con el PSOE. La medición le otorgaba entre 21 y 23 concejales que. sumados a los 8 o 9 que conseguiría el candidato socialista Pepu Hernández, resultarían definitivos para obtener una mayoría (29-32). Eran eso, encuestas. No cuajaron.

Durante la jornada, la caída de la participación en distritos en los que Carmena arrasó hace cuatro años -los que registran rentas per cápita más bajas- alarmó a los partidos de izquierda, que temían no haber movilizado a su electorado de la misma manera que hace un mes en las generales. El miedo no era infundado.

La izquierda podía caer en la tentación de culpar a la escisión del resultado pero sería ocioso, según los datos con el escrutinio al 99%. Los votos de Más Madrid sumados a los de Madrid en Pie (formada por antiguos concejales de Ahora Madrid, la formación política con la que Carmena conquistó la alcaldía en 2015, y liderada por Sánchez Mato) y agregados a los del PSOE no llegan al 50%. Se quedan en el 48,2%.

El Más Madrid de Carmena ha obtenido 499.325 votos (30,95%). IU-Madrid en Pie, liderada por Sánchez Mato, 42.499 votos (2,63%). El PSOE, por su parte 221.901 el PSOE (13,76%). Si se suman los dos primeros y se aplica el método D'Hondt, los dos partidos juntos obtendrían 20 concejales. El PSOE obtiene 8. No sumarían la mayoría absoluta.

Esta suma (Más Madrid + IU) sería la más lógica, pero incluso haciendo otras simulaciones el resultado siempre es el mismo. Por ejemplo, si los votos de IU-Madrid en Pie hubieran ido al PSOE, este hubiera obtenido 10 concejales y Más Madrid, 18, por lo que la conclusión sería la misma, es decir, por debajo de la mayoría. En otro escenario, en el que IU hubiera llegado al 5% a costa de los votos de Más Madrid, la suma de la izquierda hubiera sido igualmente de 28 (17 de Más Madrid, 8 del PSOE y 3 de IU).

El más que posible nuevo alcalde, José Luis Martínez-Almeida (Madrid, 1975), es portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid tras la dimisión de Esperanza Aguirre en 2017. Se licenció en Derecho en la Universidad Pontificia de Comillas ICAI-ICADE y ganó oposiciones como abogado del Estado. Entró en política en 2007. Fue director general de Patrimonio de la Comunidad hasta 2011, formó parte del consejo ejecutivo regional como secretario general del Gobierno entre 2011 y 2013, tanto con Esperanza Aguirre como con Ignacio González en la presidencia. 

Con información de Aurora Intxausti, Miguel Medina, Pablo León, Gloria R. Pina y Lucía Franco. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información