Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El enemigo del independentismo es el federalismo”

El presidente del Senado cree que en este momento no se dan "las circunstancias" para aplicar el 155

El presidente del Senado, Manuel Cruz.

Nota de rectificación: En una versión anterior de la entrevista al presidente del Senado, Manuel Cruz, se le atribuía por error de transcripción la frase: "Hay un escenario que podría reconciliar todo y es que hubiera una sentencia absolutoria, es una posibilidad" . En realidad Cruz afirmó: “Habría un escenario que podría reconsiderar esto, y es que la sentencia fuera absolutoria. Bueno, es una posibilidad, yo no voy a entrar en eso". La frase completa se puede escuchar en el vídeo.

Cuando a Manuel Cruz (Barcelona, 1951) le llamaron desde La Moncloa horas después de que el Parlament catalán vetara la designación como senador autonómico de Miquel Iceta, intuyó lo que se le venía encima. Filósofo, catedrático, autor de más de una veintena de libros y de innumerables artículos — muchos en este periódico— es, desde el pasado martes, el presidente del Senado.

Pregunta. Hace seis años afirmó que “no se le pasaba por la cabeza dedicarse a la política”. Ha sido diputado por el PSC en la última legislatura y ahora preside el Senado. No está mal para no querer dedicarse...

“Mi crítica del independentismo ha intentado ser coherente y radical”

Respuesta. La verdad es que tenía una decisión firme de no hacerlo porque las clases, la escritura y la filosofía, a lo que me he dedicado toda la vida, era y es mi pasión. Pero era muy atractiva la idea de poder ser testigo privilegiado de un momento histórico.

P. Se le alinea con Sociedad Civil Catalana y una posición dura frente al independentismo.

R. Nunca he tenido que ver con Sociedad Civil catalana. Tengo buena relación con ellos y con gente de Federalistas de Esquerra [entidad que él presidió]. Mi crítica del independentismo ha intentado ser coherente y radical.

“Se debería reactivar una comisión de las autonomías que tuvo el Senado”

P. Hay partidos que siguen pidiendo la aplicación del 155. Cómo lo ve?

R. No lo veo en absoluto. Los presupuestos en los que cabe este artículo y las circunstancias que se tienen que dar para aplicarlo no están por ninguna parte.

P. En su discurso en el Senado dijo que esa Cámara tenía que ser parte de la solución del problema territorial. ¿Cómo?

R. Por ejemplo, realizando las conferencias de presidentes de las comunidades autónomas que deben hacerse en el Senado y también las sectoriales de los consejeros autonómicos, en ámbitos como la sanidad. Hay una comisión dedicada a las autonomías que debería reactivarse.

P. ¿Se ve abriendo la vía para plantear que España sea un Estado federal?

R. España es un Estado fuertemente descentralizado y eso para algunos ya es casi un Estado federal. Creo que lo que queda por hacer es menos difícil. Se tiende a identificar el federalismo con una especie de exasperación de la descentralización. Hay algunos que ven el federalismo como la preindependencia y no es así. ¿Alguien piensa que en Alemania o Estados Unidos peligra la unidad territorial? Lo que habría que hacer es el otro movimiento complementario a la descentralización que es la cooperación. Por eso, el enemigo del independentismo es el federalismo.

P. También hay más partidos que piden la recentralización...

R. El problema ahora es que fuerzas políticas que veían bien la posibilidad de ir introduciendo reformas en la Constitución, han cambiado el chip de una manera radical e identifican el constitucionalismo con el rechazo de cualquier reforma y envían extramuros del constitucionalismo a los partidos que quieren hacer alguna modificación. Y la situación actual es casi ridícula y para algunos partidos de la derecha el PSOE no es constitucionalista. ¿Qué pasa? ¿Quién expende los títulos de constitucionalista?

P. Sus maneras distan del clima bronco que se vivió en la constitución del Congreso y el Senado.

R. La política en gran medida se ha convertido en un espectáculo pero yo pienso que si los políticos se dejan atrapar en esa lógica es peligroso porque el espectáculo quema y la gente se cansa. Cansa la reiteración de la bronca, el insulto, aunque sea ingenioso, el zasca.

P. Usted ordenó que se dejara hablar a Raül Romeva en su toma de posesión como senador.

R. Es que no se me ocurre otro planteamiento, claro que tenía que terminar lo que estaba diciendo, no concibo otra posibilidad. Conozco a Romeva, hemos tenido una relación cordial y amable de cuando coincidíamos en una tertulia en Catalunya Ràdio.

P. ¿Cree que la situación en Cataluña no cambiará hasta que acabe el juicio y haya sentencia?

R. Me parece lo más probable. Habría un escenario que podría reconsiderar esto, y es que la sentencia fuera absolutoria. Bueno, es una posibilidad, yo no voy a entrar en eso. Si no es así, parece claro que generará una respuesta en Cataluña porque los sectores independentistas reaccionarán. Y es posible que esos mismos sectores intenten extraer un rendimiento electoral del malestar de la ciudadanía. Lo cierto es que actitudes moderadas por parte de las formaciones independentistas podrían penalizar a quien las tome y probablemente eso es lo que pasó con el veto de los partidos independentistas [ERC y Junts per Catalunya] a Iceta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >