Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Durango honra la memoria de los 336 muertos en el bombardeo de 1937

La alcaldesa de la localidad vizcaína pide no caer en la tentación de olvidar el "infierno" que supuso aquella matanza

El lehendakari Urkullu y otras autoridades asisten hoy en Durango al acto de recuerdo a las víctimas del bombardeo de 1937.
El lehendakari Urkullu y otras autoridades asisten hoy en Durango al acto de recuerdo a las víctimas del bombardeo de 1937. EFE

El Ayuntamiento de Durango, una amplia representación institucional y de partidos políticos han homenajeado este domingo a las víctimas del bombardeo de la aviación legionaria italiana que hace 82 años causó la muerte de 336 personas y cientos de heridos en esta localidad vizcaína. Al homenaje el lehendakari, Iñigo Urkullu, y su esposa, la alcaldesa de Durango, Aitziber Irigoras; el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria; la presidenta del PNV de Bizkaia, Itxaso Atutxa, y la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, entre otras autoridades.

Durante el acto, que ha contado con la presencia asimismo de alcaldes de la zona, testigos del bombardeo y familiares de las víctimas, la alcaldesa de Durango ha reclamado hoy la necesidad de recordar el "infierno" del bombardeo frente a la "tentación" de olvidar aquella matanza ocurrida un 31 de marzo de 1937. El Ayuntamiento de Durango ha considerado estos hechos como “crímenes de guerra y contra la humanidad”.

Irigoras ha manifestado que el ataque de la aviación italiana "pretendió enterrar nuestra villa, a nuestras vecinas y vecinos, nuestras casas y edificios para siempre bajo más de 200 bombas". "También se pretendía enterrar las esperanzas, los sueños, las vivencias, los derechos, la libertad y el futuro de todo un pueblo", ha añadido.

La regidora también ha denunciado que entre las víctimas "había civiles alejados del frente de guerra, personas refugiadas, niñas y niños, amamas (abuelas), aitites (abuelos), monjas, sacerdotes, gudaris, milicianos, de izquierdas, de derechas..." que cayeron muertos porque "las bombas no distinguen". Por es, ha pedido que se dé a la identidad de los aviadores que participaron en el bombardeo, así como la de todas las víctimas que dejó el ataque aéreo.

Por estos hechos, el Ayuntamiento de Durango interpuso una querella contra los responsables del bombardeo. El juzgado instructor archivó la denuncia, una decisión que posteriormente fue ratificada por la Audiencia de Bizkaia. El consistorio vizcaíno ha pedido amparo al Tribunal Constitucional para que se investiguen los bombardeos contra la población civil de Durango a cargo de las fuerzas aéreas italianas en 1937.

Durante el homenaje celebrado hoy han repicado las campanas de la Iglesia de Andra Mari de Durango, de la misma forma que el 31 de marzo de 1937 anunciaron a la población la llegada de los aviones enemigos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información