Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BOMBARDEO DE DURANGO 80 ANIVERSARIO

Urkullu: “Recordar, condenar el bombardeo, reconocer”

Las instituciones vascas homenajean a las 336 víctimas del bombardeo aéreo de Durango de 1937

Acto por el 80 aniversario del bombardeo de Durango.

Txalaparta, bombas, silencio, destrucción. Las instituciones vascas han recordado en un sentido homenaje en la Basílica de Uribarri, en el centro de Durango, el 80 aniversario del bombardeo aéreo de la villa en el que murieron 336 personas según los últimos estudios.

Presidido por el lehendakari, Íñigo Urkullu y varios miembros de su gabinete, además de la presidencia del Parlamento vasco, el acto ha condenado la acción bélica contra población civil que dirigió en este caso la aviación Legionaria italiana el 31 de marzo de 1937.

"Hay que recordar, condenar, reconocer el daño causado, y comprometerse" a que no vuelva a suceder", ha dicho el lehendakari Íñigo Urkullu, en un mensaje muy similar al que preside aquellos actos que reivindican la memoria. Según ha dicho, los vecinos de Durango, los vascos se merecen "un reconocimiento" por los salvajes ataques que provocaron centenares de muertos en los bombardeos contra los ciudadanos de Durango, Eibar y el más conocido contra Gernika que inmortalizó Pablo Picasso.

El sonido de la txalaparta ha resonado bajo los soportales de la basílica que quedó practicamente destruida durante los bombardeos, mientras un grupo de bailarines representaban el horror de aquel acto contra personas desarmadas, y los nombres de los vecinos que fallecieron en aquel ataque se proyectaban contra la pared del templo.

La mayor parte de estos civiles murieron cuando se encontraban asistiendo a los oficios religiosos celebrados a primeras horas de la mañana. La alcaldesa de la localidad vizcaína, Aitziber Irigoras, ha reclamado justicia. "Tenemos derecho a reclaamar Justicia", ha dicho un minuto antes de que tomara la palabra el lehendakari.

El presidente vasco ha insistido en esa idea. No puede repetirse la barbarie de la guerra, y ochenta años después del terrible bombardeo con toneladas de bombas lanzadas desde el aire por la aviación italiana, los vecinos de Durango tienen derecho a que les pidan perdón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >