Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los CDR increpan a Quim Torra por los lazos y él les responde: “Yo soy el pueblo”

El presidente de la Generalitat defiende a los Mossos como la policía nacional de Cataluña

Quim Torra, increpado por los CDR, este sábado en Sabadell.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, soportó este sábado, en primera persona, a un grupo de los llamados Comités de Defensa de la República (CDR) en Sabadell. Los activistas le increparon por la actuación de los Mossos d’Esquadra en distintas escuelas de Cataluña, donde retiraron lazos amarillos, tal como había ordenado la Junta Electoral Central (JEC). En un momento de la discusión con los activistas, Torra sentenció: “Yo soy el pueblo”.

Torra acudió al acto de presentación de la candidatura de la exdiputada en el Congreso Lourdes Ciuró como alcaldable en Sabadell, por la marca local de Junts per Catalunya, Junts per Sabadell. Un grupo de activistas que portaban una pancarta en la que se leía “implementación o dimisión” le recriminaron la actuación de los Mossos por la retirada de la simbología independentista. Visiblemente incómodo, se enzarzó en una discusión con los jóvenes: “No estamos en dos sitios diferentes”.

“El consejero de Interior, Miquel Buch, nos reprime con cargas policiales”, le replicaron. “Yo creo, compañeros, que después de lo que ha pasado esta semana...”, insistía Torra, en un intento de convencer con argumentos en defensa de la actuación de los Mossos: “Son la policía nacional de Cataluña y nos ayudan a trabajar a todos, y actúan a veces como policía judicial de la justicia española, ¿de acuerdo?”.

Torra les exhortó a mantener la unidad exhibida en jornadas como la del referéndum del 1-O y los CDR le contestaron: “Eso lo hizo el pueblo”, porque “es el pueblo el que está en la calle”. En ese momento, Torra saltó: “Yo soy el pueblo. Hace 10 meses que soy president, pero tengo una trayectoria, he estado en Òmniun, he sido editor de libros y he trabajado para el país. Intento trabajar en un momento muy delicado con presos políticos, que es una vergüenza, con exiliados... Os pido tener esperanza. Pero creo que como president de la Generalitat me merezco un respeto”. Después, en su intervención en el acto político, Torra pidió un independentismo “revolucionario sonriente”.

Torra dejó claro el viernes que estaba dispuesto a asumir “las consecuencias” que se pudieran derivar de su obstinación por mantener los símbolos independentistas en los edificios públicos, pese al veto de la Junta Electoral. Aunque accedió finalmente a retirarlos poco antes de que lo hicieran los Mossos d'Esquadra.

“Me siento orgulloso de ser presidente de la Generalitat y asumiré las consecuencias de serlo, como la han asumido nuestros compañeros, cueste lo que cueste”, dijo el viernes en un acto preelectoral de Junts per Catalunya en Lleida recogido por 3/24, el canal de noticias de TV-3. Torra aludía así tanto a la decisión de la Fiscalía de querellarse contra él por desobediencia como al juicio que sus antecesores en el Govern afrontan en el Tribunal Supremo por el referéndum ilegal y la declaración unilateral de independencia de 2017.

Lazos municipales

Siguiendo con la polémica de los lazos, Inés Arrimadas, la líder de la oposición en Cataluña, aseguró este sábado, en un acto celebrado en Vilafranca del Penedès, que acudirá a las juntas electorales de zona para que insten a la retirada de estos símbolos de los Ayuntamientos.

La dirigente de Ciudadanos criticó que el Consistorio de Vilafranca, gobernado por el PDeCAT en coalición con el PSC, exhiba lazos amarillos: “Quedan muchos edificios que siguen con propaganda, como el Ayuntamiento de Vilafranca, donde gobiernan los socialistas, por lo tanto, seguiremos yendo hasta el último rincón de Cataluña siendo los defensores de la libertad y la democracia”, informa Clara Julià.

Arrimadas arremetió contra el Gobierno de Pedro Sánchez, al que acusó de “discriminar” a los constitucionalistas: “Ellos podían haber hecho el requerimiento antes desde las subdelegaciones del Gobierno, pero no lo han hecho para no molestar a sus socios separatistas”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información