Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Inspección de Trabajo en Barcelona considera que los repartidores de Glovo son falsos autónomos

Cerca de 1.000 repartidores, que hasta ahora trabajaban en el régimen de autónomos, son dados de alta como asalariados en la Seguridad Social

Un repartidor de Glovo en Barcelona.
Un repartidor de Glovo en Barcelona.

Una de las peores semanas para el modelo laboral con el que opera la empresa de reparto a domicilio Glovo ha terminado con un revés por parte de la Inspección de Trabajo en Barcelona. Glovo, con 5.000 repartidores en España, defiende su modelo, basado en la “colaboración” con los trabajadores que, bajo el régimen de autónomos, se conectan a la aplicación y responden a los pedidos de los usuarios. Pero el modelo está bajo la lupa de los juzgados y del Ministerio de Trabajo. En Madrid, un juez falló el miércoles a favor de un repartidor, al que consideró falso autónomo. Y en la capital catalana, trabajadores y extrabajadores de la aplicación han recibido un mensaje en el móvil de la Seguridad Social en el que se les tramita el alta como asalariados. La Inspección de Trabajo prevé levantar acta contra la empresa en los próximos días, y Glovo afirma que impugnarán las altas, que se han producido sin notificación previa a la empresa.

El mensaje que han recibido los repartidores de Glovo, avanzado ayer por TV3 y El Periódico, dice lo siguiente: "Tramitada alta de fecha 15.06.2016 en GLOVOAPP23, S.L. Más información 901502050. Tesorería Gral. Seg. Social". El SMS lo han recibido tanto trabajadores en activo como repartidores que ya no operan con esta aplicación. En este último caso, también han recibido mensajes para dar de baja en la actividad en la fecha en la que dejaron de trabajar.

Este procedimiento de la Seguridad Social el paso previo para que la Inspección de Trabajo levante un acta contra esta plataforma, fundada en Barcelona en 2015 por Óscar Pierre y Sacha Michaud. Es el mismo patrón que se llevó a cabo en otras inspecciones contra esta empresa en otras ciudades, y contra Deliveroo, la otra gran plataforma en el sector del reparto a domicilio. Una inspección de trabajo a esta empresa británica en Barcelona conllevó la reclamación de 1,3 millones de euros por los contratos que deberían haber realizado. Glovo ya tuvo que afrontar una sanción de la Inspección de Trabajo, en este caso por más de 300 repartidores en Zaragoza, por los que tuvo que abonar más de 379.000 euros por cuotas atrasadas con la Seguridad Social.

Fue después de esta actuación que el sindicato IAC presentó una denuncia colectiva ante Inspección de Trabajo, que ahora ha enviado los mensajes de alta en la Seguridad Social a los trabajadores, por lo que se prevé que en los próximos días se levante un acta contra la empresa.

El golpe a Glovo es más duro en Barcelona que en otras ciudades, ya que en la capital catalana tienen el grueso del negocio. Según la plataforma RidersXDerechos, que reivindica desde hace meses que estas empresas operan con falsos autónomos, hay cerca de 1.000 repartidores en activo de Glovo en Barcelona.

La empresa asegura que las altas a la seguridad social se han producido sin notificación previa, y que van a proceder a su impugnación después de que algunos trabajadores hayan mostrado su disconformidad con respecto a su nueva relación laboral. Los repartidores también han recibido una notificación de la empresa, en el que Glovo asegura que no han recibido ninguna notificación y anuncia que impugnarán las altas. Además, anima a los trabajadores a impugnarlas también.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >