Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona será la sede de un centro europeo sobre la movilidad urbana

La capital catalana gana un concurso de la UE y liderará un consorcio de 13 ciudades, 17 empresas y 18 universidades

El carril bici de la calle de Camèlies, uno de los últimos que se ha inaugurado en Barcelona.
El carril bici de la calle de Camèlies, uno de los últimos que se ha inaugurado en Barcelona.

Carriles bici, calles de 30 kilómetros por hora, bici pública, ordenanza que regula la circulación de patinetes, supermanzanas, restricción a vehículos contaminantes a partir de 2020... Las políticas de movilidad de Barcelona, muchas veces pioneras, acaban de lograr un sonoro reconocimiento. En los próximos siete años, la capital catalana será la sede de un centro europeo de innovación sobre la movilidad urbana (que está obligada a ser sostenible) que impulsa el instituto EIT (European Institute of Innovation and Technology) de la Unión Europea.

La designación es fruto de un trabajo de tres años entre 13 ciudades, 17 empresas y 18 universidades de toda Europa, que han constituido el consorcio MOBiLus, cuyo liderazgo y cuartel general se ubicará en Barcelona. Barcelona fue invitada a sumarse al proyecto por los pioneros de la iniciativa, una decena de socios entre los que se cuentan la ciudad de Munich o la Universidad de Londres. Antes del verano, los socios decidieron en una votación interna que Barcelona albergara la sede, ha explicado este viernes el gerente de Movilidad e Infraestructuras del Ayuntamiento, Manuel Valdés.

"Para Barcelona no es tanto una inyección directa de dinero o empleo para la oficina, la sede del consorcio, sino la posibilidad de estimular. La movilidad experimentará un cambio brutal y en Europa debemos liderarlo desde las ciudades, de forma sostenible y que sea útil para la industria", resume el comisionado de Empresa, Luis Gómez, que sabe de lo que habla. Además de su experiencia profesional internacional, hace años fue director de la feria Smart City Expo. El valor del consorcio, apunta, "será la capacidad de movilizar conocimiento y recursos desde las ciudades y la academia, porque las ciudades tienen que ser sostenibles, pero también la industria europea de la movilidad tiene que ser sostenible para ser potente y exportar a todo el mundo".

MOBiLus recibirá una inversión total durante siete años de 1.600 millones de euros, de los que 400 los aportarán fondos europeos y el resto las ciudades, empresas y universidades que integran el consorcio ganador, en total 58 socios. Todavía se desconoce el posible impacto sobre la ciudad en términos de creación de empleo, ya que la estructura del consorcio en Barcelona se armará durante el próximo año 2019 y arrancará como tal en 2020.

Además de albergar el cuartel general, en las instalaciones de Ca l'Alier, en el 22@, Barcelona será también una de las cinco subsedes del proyecto, como ha avanzado este viernes La Vanguardia. La capital catalana será la del sur de Europa, Praga la del este, Copenhague la del norte, Munich la del centro y la quinta será la ciudad holandesa de Helmond. Las otras ciudades socias son Ámsterdam, Eindoven, Hamburgo, Helsinki, Estambul, Milan, Estocolmo y Tel Aviv.

Desde el Ayuntamiento, Valdés ha celebrado la designación y ha asegurado que "es un reconocimiento al despliegue de políticas de movilidad por parte de Barcelona, tanto en planificación como en ejecución". El gerente ha explicado que lo que hará el consorcio es compartir la investigación que hacen las ciudades y las universidades sobre como vivir y moverse de forma más sostenible, además de trasladarlo a la industria para que lo desarrolle.

Valdés también ha explicado que además del Ayuntamiento de Barcelona, los socios españoles que mayor participación han tenido en el proyecto han sido Seat y la Universidad Politécnica de Catalunya. El veterano gerente municipal en cuestiones vinculadas a la movilidad también ha explicado que Barcelona ganó el liderazgo del consorcio durante un concurso que los socios celebraron antes del verano.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información