Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont, “decepcionado” por la falta de apoyo de la Unión Europea

El expresident criticó el silencio europeo tras las cargas policiales

Carles Puigdemont, en Bruselas el pasado día 25.
Carles Puigdemont, en Bruselas el pasado día 25. AFP

Una de los principales mantras en los que el independentismo catalán ha cimentado su discurso es en la supuesta simpatía que la causa despierta en el exterior. Este viernes, sin embargo, el expresidente Carles Puigdemont, procesado por rebelión y malversación y fugado en Bélgica, expresó en una entrevista a la radio pública belga RTBF su “decepción” por la falta de respuesta. “Es evidente que la UE no ha apoyado la causa catalana. Lo que critico, mi decepción, no es en relación a la independencia, sino que callen en relación a los derechos fundamentales”, dijo.

El expresidente aprovechó la entrevista para reiterar su invitación al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, para que medie en un conflicto que Puigdemont insiste en sostener que es “europeo” y no meramente interno de España. “Ahora es un asunto europeo. Todo el mundo se da cuenta de que no es un asunto solo doméstico, porque concierne a los derechos fundamentales”, agregó Puigdemont.

El expresident criticó el silencio europeo tras las cargas policiales con las que el Gobierno de Mariano Rajoy intentó frenar la consulta ilegal de independencia del 1 de octubre. Puigdemont dijo que le decepcionó profundamente que no hubiera ninguna queja ni censura respecto a la “brutalidad policial” y la “represión política” que, según él, han sufrido los líderes independentistas.

En la misma línea de decepción con Europa se expresó la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell, que contestó, desde prisión, un cuestionario de Le Soir. “Creo que no solo a mí sino a muchos catalanes nos hubiera gustado que la UE se hubiese pronunciado sobre nuestro encarcelamiento”, afirma en la entrevista.

Con todo, Puigdemont defendió en la entrevista su decisión de marcharse a Bélgica al considerar que desde el centro de la vida institucional europea puede ayudar a internacionalizar la causa independentista.

Una de las premisas del separatismo catalán era contar con el reconocimiento internacional en caso de una declaración de secesión unilateral, pero este apoyo nunca llegó. El alcance de las actuales gestiones de la que han denominado Casa de la República en la localidad de Waterloo es difícil de cuantificar. Hasta ahora, los únicos apoyos públicos de Puigdemont se limitan al partido nacionalista flamenco Nueva Alianza Flamenca (N-VA), que está en el actual Gobierno belga de coalición y al que persiguen declaraciones de corte xenófobo. El expresidente de la Generalitat aprovechó para negar cualquier vínculo económico con N-VA o que vaya a presentarse a las elecciones europeas bajo su candidatura.

Nombres de poco peso

Ante la imposibilidad de conseguir el espaldarazo real de algún líder europeo, Puigdemont se ha limitado a visitar a los nombres de poco peso en el escenario europeo que ya eran defensores del procés. El exdiputado finlandés Mikko KÄrnä también ha demostrado sin fisuras su apoyo y se ha fotografiado con el expresident.

El último viaje del expresident fue a Suiza, a principios de septiembre, donde participó en la Fiesta del Pueblo Jurasiano, el último cantón en confederarse, invitado por el Mouvement Autonomiste Jurassien (MAJ). Por otra parte, este viernes trascendió que un juzgado de Zaragoza archivó la denuncia presentada por Puigdemont el pasado diciembre contra dos personas que le amenazaron subidos en un tanque en movimiento. El vídeo del momento se hizo viral. El juzgado considera que el hecho denunciado no es delictivo.