Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El partido liberal europeo propone expulsar al PDeCAT

El consejo del grupo se reunirá de forma extraordinaria para apartar a la formación catalana por sus problemas de corrupción

PDeCAT
El portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, a la salida de la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados esta mañana. EFE

La ejecutiva de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa (ALDE, por sus siglas en inglés), matriz del grupo parlamentario liberal en el Parlamento Europeo, ha resuelto unánimemente reunir a su consejo de forma extraordinaria el próximo 27 de octubre para decidir sobre la expulsión del PDeCAT.  La dirección del partido, de la que forma parte como vicepresidente el responsable económico de Ciudadanos, Luis Garicano, agrupa también a líderes de formaciones de Holanda, Polonia, Bulgaria, Eslovenia, Alemania, Austria, Irlanda, Suecia y Dinamarca. Todos ellos han coincidido en la necesidad de apartar a los independentistas de su organización por los problemas de corrupción de su marca antecesora, Convergència Democrática de Cataluña.

"El PDeCAT está incurriendo en actos que son contrarios a los intereses y valores de la asociación en general; al hacerlo, el PDeCAT no cumple con los estatutos y el reglamento interno y su membresía ya no es políticamente compatible con los principios de ALDE", dice el texto aprobado hoy por la dirección del partido, al que tuvo acceso EL PAÍS, y que el consejo extraordinario discutirá dentro de un mes. La ejecutiva señala que el PDeCAT incumple el artículo tercero de los estatutos, que declara el respeto a los derechos humanos, la democracia, la igualdad y el imperio de la ley. La propuesta de expulsión se toma "después de la investigación sobre la condena por corrupción y los cargos adicionales de corrupción contra CDC", añade el texto.

En un comunicado hecho público a última hora de este miércoles, el PDeCAT ha calificado de “hecho sin precedentes” la propuesta de expulsión que se decidirá a finales del próximo mes, y ha anunciado que está revisando las bases legales del caso para tomar sus propias decisiones.

"La realidad es que todo el mundo en Bruselas está harto de que conviertan [el PDeCAT] cada reunión, cada decisión y cada foto en un supuesto apoyo a la independencia, como cuando el presidente del partido tuiteó sobre la celebración de la independencia holandesa hace varios siglos y lo convirtieron en un apoyo a la independencia de Cataluña", explica Luis Garicano, vicepresidente de ALDE. "La razón principal ha sido la corrupción de Convergència, por la que el PDeCAT se ha negado a dar explicaciones, pese a que entró en el partido como sucesor de Convergència. Pero ha pesado mucho también tanto el giro hacia el nacionalismo etnicista de PDeCAT con el nombramiento de Torra, como su falta de respeto hacia el Estado de Derecho", añade.

Fuentes de la coalición liberal dan por hecho que la votación se saldará con la salida del PDeCAT, y no descartan que este decida abandonarla previamente para evitar convertirse en el centro de un debate en el que se abordarán sus lazos con la corrupción, dado que antes de que cada miembro vote por su salida o permanencia, está prevista una discusión al respecto. 

Sobre la mesa estará la condena dictada en enero de 2018 por la Audiencia de Barcelona contra Convergència Democràtica de Cataluña (CDC) por lucrarse con 6,6 millones a través del cobro de comisiones irregulares a cambio de adjudicar obra pública a la constructora Ferrovial en el caso Palau

La salida de los nacionalistas del partido liberal no implicaría su marcha del grupo parlamentario de ALDE el tercero en importancia tras populares y socialistas pero enrarece la relación. Su único eurodiputado, Ramon Tremosa, ocupa un lugar destacado como coordinador de Economía que ahora puede ponerse en entredicho. Además, aleja a los independentistas de sus socios liberales de cara a la cita electoral del próximo mes de mayo. “Creo que el mensaje que lanza esto es que ALDE tiene muy claro que no puede ir a formalizar la alianza con Macron con ese lastre. Primero porque el PDeCAT es un partido manchado por la corrupción y segundo porque ha promovido un ataque frontal al marco legal de la Unión”, afirma la eurodiputada liberal Beatriz Becerra. Entre las familias políticas en las que podrían buscar refugio si fuera necesario destaca el Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, que cuenta entre sus miembros a sus aliados nacionalistas flamencos de la N-VA.

Ciudadanos, que actualmente tiene dos europarlamentarios (Javier Nart y Carolina Punset) ha ocupado el hueco en ALDE que antaño tenía el PDeCAT, de forma que su responsable del área económica, Luis Garicano, ocupa una de las vicepresidencias desde 2016. Ese mismo rango alcanzó la portavoz y diputada de CDC Marta Pascal entre 2015 y 2017, pero dejó el cargo por sus divergencias sobre el procés. El PDeCAT ingresó en el partido ALDE en 2005, cuando aún se llamaba CDC.