Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont, sobre su fuga: “No creo en los mártires”

El expresidente catalán se enfrentó a una tensa entrevista en la televisión pública de Flandes

La ruta del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por los platós de televisión y salas de conferencias de media Europa no siempre está rodeada de la placidez de preguntas cómplices con las que lucirse. El político catalán, procesado por rebelión y malversación de fondos públicos, concedió el martes una entrevista a la televisión pública flamenca VRT. Y allí, como ya le sucedió en Copenhague con su tenso intercambio con la profesora Marlene Wind, uno de los invitados le puso en apuros.

El economista Geert Noels, cara habitual del programa, le preguntó, apelando a su dignidad: "¿Por qué no vuelve a España e ingresa en la cárcel como otros procesados?". Puigdemont, que en su recién publicado libro pone como principales inspiraciones al líder sudafricano contra el apartheid Nelson Mandela y al defensor de los derechos civiles Martin Luther King, el primero encarcelado durante 27 años, y el segundo asesinado, respondió: “Porque si estuviera en la cárcel no podría estar en este estudio. Yo no creo en los mártires, creo en la democracia y en la separación de poderes”. Noels no dio por buena la réplica, y alegó: "Sí, pero posiblemente tendrías más poder estando en la cárcel y no en el estudio".

Con la mayoría de los responsables del referéndum ilegal del 1-O en prisión, el debate continuó sobre si Puigdemont está dispuesto a asumir las consecuencias de sus actos. Noels le afeó que si no quería ser un mártir "no debería haber organizado un referéndum falso y sí uno real. Así habría valido para algo. Hiciste algo de principiante y perdiste credibilidad". Fue entonces cuando el expresident, visiblemente molesto, dejó claro que para él "no fue un referéndum falso, fue real".

Consciente de la posibilidad de que los casi 1.400 kilómetros de distancia que le separan de la capital atalana acaben diluyendo su influencia política, el expresident no ha rebajado un ápice sus apariciones públicas, y ha desarrollado una agenda frenética en los últimos días. Pronunció el discurso de bienvenida al curso de una universidad flamenca, presentó un libro basado en sus conversaciones con un periodista belga sobre la crisis catalana, y este mismo miércoles ha viajado a Múnich para participar en una conferencia sobre la independencia de Cataluña. Es la primera vez que regresa a Alemania desde su detención y posterior puesta en libertad. La justicia germana dictó su extradición a España, pero finalmente el Supremo la rechazó porque el tribunal alemán contempló el delito de malversación y no el de rebelión, con una pena muy inferior.

Más información