Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra pide a Sánchez un referéndum como el de Quebec para rebajar el conflicto catalán

El 'president' considera que es el Gobierno central el que alimenta las tensiones

Referendum Quebec
Quim Torra, el pasado martes.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha pedido este viernes al Gobierno central un referéndum como el celebrado en Quebec para rebajar la tensión en el conflicto catalán. Igualmente, ha negado que el independentismo quiera priorizar las tensiones con el Estado y ha situado la pelota en el tejado de La Moncloa insinuando que con el juicio del procés y con los líderes independentistas en prisión preventiva es el Estado el que mantiene el conflicto institucional.

"Apreciado presidente, con presos y exiliados políticos, miles de catalanes investigados o procesados por el 1-O y el derecho democrático a la autodeterminación de Catalunya negado una y otra vez, ¿quién prioriza el conflicto? Negociación y pacto como Canadá y Quebec, por ejemplo [sic]", ha apuntado Torra a través de Twitter. 

Torra responde así a la advertencia lanzada este jueves por el presidente Pedro Sánchez, quien aseguró que "si los independentistas priorizan el conflicto en lugar de la cooperación, entonces la legislatura está acabada, iremos a elecciones". En una entrevista en la sede de la agencia Reuters en Nueva York, Sánchez reiteró su intención de defender la Constitución, pero consideró que hay margen para un acuerdo y para aumentar el autogobierno de Cataluña.

Desde la llegada de Sánchez a La Moncloa, con la ayuda de los independentistas, el Gobierno central no cesa en sus mensajes de busca de diálogo con la Generalitat e intenta buscar una solución política al conflicto y rebajar el tono de crispación con vistas a la celebración del juicio a los líderes soberanistas procesados por la organización del referéndum independentista del 1 de octubre. 

Pero el proceso de diálogo tiene un escollo principal: los políticos presos. El soberanismo insiste en que cualquier diálogo pasa por dejar en libertad a los procesados por rebelión. Miembros del Ejecutivo de Sánchez y del partido ya han empezado a abonar este camino. Así, el ministro de Exteriores, Josep Borrell, se manifestó a favor de dejar a los presos "en libertad condicional". "Sería mejor que no hubiera presos. Porque sería más fácil ese diálogo", apuntó Meritxell Serret, ministra de Política Territorial. La vicepresidenta Carmen Calvo también aseguró que no sería lógico "alargar demasiado" la situación de prisión preventiva. Y la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, fue más allá y habló de la posibilidad de indultarlos.

Más información