Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP planteará reabrir la Gran Vía al tráfico privado si recupera la alcaldía de Madrid

El portavoz José Luis Martínez-Almeida afirma que su partido tiene ya "equipo" y "programa" para las municipales de 2019

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.
El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

El centro es una "ratonera" y la Gran Vía una zona "colapsada" donde la ampliación de aceras ha beneficiado solo a los manteros. El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha visitado este jueves las obras de reforma de la arteria de Centro, que el gobierno de la alcaldesa, Manuela Carmena, cerrará al tráfico de los no residentes a partir noviembre. El PP se muestra crítico con la medida y abre a una reversión parcial de la gran APR de Centro.

"Lo mínimo que va a hacer el PP cuando gobierne a partir de mayo de 2019 será permitir que se circule por determinados ejes de la APR. Por ejemplo, por ejes como la Gran Vía, San Bernardo y Hortaleza" y que, "mientras no haya alternativas, no pueden cegarse como está haciendo este equipo de gobierno", ha afirmado Martínez-Almeida antes de asegurar que su partido tiene ya "programa, proyecto y equipo" para afrontar los próximos comicios municipales.

No se trata aún de una promesa electoral, ya que falta por concretar el nombre del candidato popular para la alcaldía, pero el partido de Pablo Casado calienta motores. Martínez-Almeida ha recorrido con varios ediles la arteria de Centro, hablando con los vecinos y explicando su posición ante uno de los proyectos estrella del gobierno de Carmena.

El edil cree que la Gran Vía está "colapsada" por los atascos que, según mantiene, se manifiestan a diario. "Lo que tarda un taxi en atravesar la Gran Vía desde Cibeles a Plaza España son 30 minutos y esto no va a mejorar cuando finalicen las obras, sino que va a empeorar", ha ejemplificado. Por ello, además de la Gran Vía, el PP ha hablado de revertir el cierre previsto también en San Bernardo y Hortaleza, lo que se parece a un adelanto de medidas programáticas que, según fuentes de la formación, se ha empezado a elaborar este mes.

En presencia del concejal, el presidente de la asociación de hosteleros de la calle Montera ha lamentado la caída de ventas por las obras en Gran Vía. "Tenemos problemas con el abastecimiento y los atascos. En lo que va de año hemos perdido entre un 30% y un 40% de facturación", ha afirmado Gilmar Barbosa. El representante de los hosteleros, en conversación con este diario, también ha vaticinado que el cierre al tráfico de la Gran Vía hará que el negocio de los comercios más tradicionales de la zona se desplome.

Durante su paseo, Martínez-Almeida también ha incidido en la presencia de manteros en la vía. "La ampliación de las aceras de Gran Vía es una ampliación de la que no se están beneficiando los madrileños sino exclusivamente los manteros", ha insistido. En este sentido, ha señalado que "los manteros han invadido la calzada". Y ha desempolvado uno de los temas más comentados del verano: "No sé dónde ha estado Manuela Carmena en agosto, pero estoy seguro de que si hubiera estado en las calles de Madrid hubiera podido ver el estado lamentable de suciedad en el que se encuentra", ha expresado.

Elecciones municipales

El edil se ha mostrado más hermético ante las preguntas sobre su futuro político. En el PP están trabajando para que la candidatura a las municipales de 2019 sea la más fuerte posible. Como las otras formaciones, los populares esperan a que se pronuncie Manuela Carmena. Mientras, todas las posibilidades quedan sobre la mesa. Incluso que el presidente del PP, Pablo Casado, entregue a Martínez-Almeida la llave del liderazgo del partido en la capital de España ("a quién no le gustaría", dice el edil a EL PAÍS). Otra opción es que desembarque en la capital una figura relevante del anterior Gobierno de Rajoy.

A ese respecto, Martínez-Almeida ha explicado que no habrá primarias como en otros partidos (las del PSOE serán en noviembre), y que él está a disposición del partido y de su presidente. Será Casado quien tomará la decisión final, ya que todos coinciden en que los comicios en Madrid, junto a las elecciones europeas, representarán el primer banco de pruebas del nuevo máximo dirigente popular.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información