Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid prohibirá en noviembre el acceso y el aparcamiento en el centro a los coches sin etiqueta ambiental

El Ayuntamiento espera reducir la contaminación un 40% con la nueva APR de centro

Etiqueta ambiental Madrid
La Gran Vía de Madrid.

La puesta en marcha de la nueva zona de prioridad residencial en el centro permitirá reducir la emisión de contaminantes en un 40%, según la estimación del Ayuntamiento de la capital. El tráfico de paso en el corazón de la ciudad bajará un 20%, a través de una ampliación a todos los barrios del centro, incluida la Gran Vía, del Área de Prioridad Residencial (APR), que se llamará Madrid Central. Se duplicará también el espacio reservado para aparcar motocicletas (2,7 kilómetros lineales). Además, se prohibirá en noviembre la entrada de todos los vehículos sin distintivo ambiental, en torno al 20%.

La delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, confirmó este lunes las líneas generales de la nueva APR en el distrito de Centro, que entrará en vigor el próximo mes de noviembre, aunque sin sancionar a los infractores durante, "al menos", dos meses. El periodo transitorio servirá para informar a los ciudadanos, de manera que se comience a multar a partir de febrero de 2019.

Desde noviembre, no podrán acceder a la zona llamada Madrid Central todos los coches y motos sin etiqueta de la Dirección General de Tráfico (DGT). Es decir, los vehículos de gasolina matriculados antes del año 2000, y los de diésel de antes de 2006. Las restricciones afectarán a entre un 17% y un 20% de los coches del parque circulante de Madrid, según afirma el Ayuntamiento. La Dirección General de Tráfico (DGT) eleva a un 38% el parque móvil vetado en toda la Comunidad de Madrid.

Los vehículos con etiquetas B, C y Eco, podrán acceder al centro solo si se dirigen a un aparcamiento privado en la zona. Mientras que los Cero Emisiones (eléctricos) podrán circular libremente (el Ayuntamiento estudia ampliar esta exención a los ECO, híbridos). Según datos del Consistorio que encabeza Manuela Carmena, en esta parte de la capital existen 5.946 plazas disponibles en estacionamientos subterráneos.

Las motos sin etiquetas tampoco podrán entrar. No obstante, el Consistorio detalló que la nueva APR prevé duplicar el espacio dedicado en superficie al aparcamiento de motos. En concreto, los metros lineales en la calzada para estos vehículos pasarán de los 1.276 actuales a 2.693.

Estacionamiento de motos en Madrid

Esto significa, por ejemplo, que se crearán nuevos espacios en el barrio de Cortes (calles de Virgen de los Peligros, Amor de Dios, Moratín o la plaza de Santa Ana), de Embajadores (con ampliaciones en las calles de los Estudios, Valencia, Duque de Alba, Embajadores o las plazas de Lavapiés y Cascorro), de Justicia y Palacio (como las de la Amnistía, Humilladero, Virgen de la Paloma, carrera de San Francisco, Barceló y San Gregorio, entre otras), y áreas de Sol y Universidad.

El objetivo, además de ampliar la superficie reservada en la calzada para motos, es mejorar su distribución geográfica y la movilidad peatonal. De esta manera, el gobierno local pretende resolver el problema de los barrios en los que no existen zonas reservadas para motocicletas. "Todo contribuirá no solo a disminuir los niveles de contaminación atmosférica, sino que también mejorará los de ruido", recalcó el Consistorio.

Zonas verdes del SER

La nueva APR, recogida en al Plan A de lucha contra la contaminación, representa uno de los proyectos "estrella" de Ahora Madrid, coalición que gobierna la ciudad desde 2015. Los responsables políticos del ejecutivo local reivindicaron este lunes en rueda de prensa este proyecto y añadieron que en verano finalizarán las labores para eliminar todas las plazas azules del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), que se convertirán en verdes; es decir, solo para residentes. El edil de Centro, Jorge García Castaño, expresó incluso su deseo de que en el futuro se puedan reducir las plazas verdes, para dar más espacio al peatón.

Otra novedad atañe a las invitaciones que podrán reclamar los residentes. Dispondrán de 20 cada mes. De esta manera, sus invitados podrán acceder a la zona restringida y estacionar, como máximo, durante dos horas en la zona SER. Podrán pedir los pases a través de la web municipal o con una aplicación para móviles. Aun así, a partir de 2020 los vehículos de invitados que no dispongan de etiqueta ambiental tendrán vetado el acceso.

Podrán entrar a la nueva zona cero emisiones las bicis, los taxis y vehículos VTC, además de los autobuses de la EMT y coches y furgonetas de empresas y profesionales de servicios y suministros, aunque con horarios limitados en función de su etiqueta medioambiental que posean. Según los delegados del gobierno, la nueva APR servirá para "imponer una nueva cultura de la movilidad", que fomente el mayor uso del transporte público. A la vez, el Ayuntamiento quiere cumplir con las directrices europeas sobre reducción de la contaminación en las grandes urbes españolas. En mayo, la UE libró a España de una multa gracias, entre otros factores, a los compromisos del Consistorio capitalino. "Es un plan ambicioso que hay que cumplir, pensando en la salud de los ciudadanos y la lucha por la contaminación", afirmó la edil de Medio Ambiente, Inés Sabanés.

El edil socialista Chema Dávila, impulsor de la medida, declaró que la gran APR es una "apuesta importante y valiente". El concejal incidió en la importancia del periodo de información previo a su entrada en vigor, y añadió que se colocarán pantallas en los puntos de acceso para concienciar a los ciudadanos. "Tiene que salir bien a la primera", dijo.

En este sentido, quedará por ver si el Consistorio comienza a sancionar a los infractores en febrero próximo, o si planteará "correcciones" a esta hoja de ruta, tal y como postuló este lunes Sabanés. De todas formas, remarcó que "la previsión es que a partir de ahí [febrero de 2019] entren las sanciones". Fuentes municipales explicaron a EL PAÍS que el plan se mantiene dentro de estos términos: "No se entendería que dejáramos esa actuación para después de las elecciones", señalaron.

Hasta 472 hectáreas de zona prohibida

La Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro se aplicará en casi la totalidad del distrito, concretamente en un total de 472 hectáreas. Esta superficie duplicará el perimetro de áreas cero emisiones ya existentes (Letras, Cortes, Embajadores y Ópera).

La APR estará delimitada por las calles Alberto Aguilera, glorieta de Ruiz Jiménez, Carranza, Sagasta, glorieta de Bilbao, Génova, plaza de Colón, paseo de Recoletos, plaza de Cibeles, paseo del Prado, plaza de Cánovas del Castillo, glorieta de Carlos V, ronda de Atocha, ronda de Valencia, glorieta de Embajadores, ronda de Toledo, ronda de Segovia, cuesta de la Vega, Mayor, Bailén, plaza de España, Princesa y Serrano Jover.

Estarán restringidos los accesos a la circulación en las calles situadas dentro de dicho perímetro a excepción de las calles Santa Cruz de Marcenado, Mártires de Alcalá, Gran Vía de San Francisco, Bailén, Algeciras, Cuesta Ramón, Ventura Rodríguez y Duque de Liria, por motivos de ordenación del tráfico.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información