Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid eliminará a partir del verano las plazas azules del SER en Centro

El Ayuntamiento convertirá todas las plazas en verdes -es decir, para residentes- antes de que entre en vigor la nueva APR de Centro

Usuario del SER hace uso de los parquímetros en Madrid.
Usuario del SER hace uso de los parquímetros en Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid eliminará desde el verano todas las plazas azules del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en Centro, como fase preliminar de la nueva gran Área de Prioridad Residencial (APR). Repintará las plazas de verde; es decir, exclusivas para residentes. El proyecto de impedir el acceso a los coches particulares avanza, aunque con retraso. Tras anunciar hace meses la medida para junio, el Consistorio admitió este lunes que no llevará a cabo a ninguna restricción antes del verano. Las medidas se tomarán "por fases" y los primeros barrios en ver desaparecer las plazas azules serán Malasaña y Chueca.

"La APR de Centro comenzará a aplicarse por fases tras el verano", explicó este lunes una portavoz del Área municipal de Medio Ambiente, dirigida por la concejal Inés Sabanés. La nueva APR, que se denominará Madrid Central, entrará en vigor meses después de lo previsto, y la primera medida será la eliminación de todas las plazas azules del SER en el Centro, que se convertirán en verdes solo para vecinos de la zona.

Según las estimaciones municipales, los madrileños volverán de las vacaciones estivales y habrán desaparecido todos los aparcamientos de rotación (más baratos) en una zona definida por las siguientes calles: Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, paseo de Recoletos, paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Bailén, plaza de España, Princesa y Serrano Jover. La Gran Vía está incluida en ese perímetro.

Los primeros barrios donde el Consistorio comenzará a quitar los aparcamientos azules serán Malasaña y Chueca. Solo en estos barrios se reducirán más de 700 plazas de larga estancia en las próximas semanas. Luego le tocará a Las Vistillas, La Latina y Conde Duque. "Este verano se completará la eliminación de las plazas del SER azules que quedan [en Centro]", resaltó una portavoz del Área de Medio Ambiente.

Acceso libre a coches cero emisiones

Acceso al centro. La nueva APR limitará el acceso al centro de Madrid a vehículos autorizados, Taxi, VTC, motos, vehículos de personas con movilidad reducida, coches cero emisiones, coches compartidos, transporte colectivo, usuarios de plazas de aparcamientos privados, vehículos industriales, comerciales y distribución urbana de mercancías.

Plazas azules y bicis. Tras eliminar las plazas azules del SER, el Ayuntamiento creará nuevos puntos de aparcamiento de bicis. El gobierno local quiere crear un sistema de "información dinámica" para indicar las plazas libres en los aparcamientos privados y colocará cámaras en los accesos.

Plazos. El gobierno no ha detallado su calendario. Solo se sabe que la APR no entrará en vigor en junio, tal y como había anunciado.

El Consistorio permitirá entrar a este parte de Madrid, además de a los residentes, a las motos, coches cero emisiones, autobuses de la EMT, taxis y vehículos VTC y los de carga y descarga, según el actual plan. De esta manera, asegura el gobierno, se reducirá el tráfico en una de las zonas con los índices de contaminación más altos de Madrid. Y la ciudad cumplirá con los protocolos europeos sobre calidad del aire.

Sin fechas

En cuanto a la puesta en marcha de la APR, el Consistorio todavía no maneja una fecha clara. Solo se sabe que la hoja de ruta prevista no se está cumpliendo, dada la "complejidad" de su puesta en marcha, según comentó el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. El edil hizo referencia, en concreto, al sistema de cámaras de vigilancia para las matrículas de los coches que entren en el área. Y, con él, el sistema de control integrado para que los vehículos que quieran acceder a los aparcamientos privados no reciban una multa.

Este lunes, Calvo habló de la puesta en marcha de unas "puertas" en los accesos a la APR, según Efe. Sus portavoces, no obstante, no supieron concretar a este diario a qué se refirió. El edil resaltó, por otro lado, el interés del Ejecutivo local para que el dispositivo entre en vigor "cuanto antes". Y desde el Área de Medio Ambiente añadieron que el "objetivo" del gobierno es reducir el tráfico, principalmente el de paso, creando un centro "más saludable, menos contaminado y ruidoso, con mayor protagonismo para el peatón, la bicicleta y el transporte público".

Ante la puesta en marcha de la APR, no obstante, existen dudas y temores en el gobierno municipal. La APR es una medida estrella del gobierno de Carmena, que pretende modificar el rostro de Madrid. La alcaldesa recogió una propuesta del PSOE, que considera el cierre del centro una medida esencial para luchar contra la contaminación. Pero fuentes municipales temen que posibles errores en su aplicación puedan convertir a la campaña electoral de 2019 en un verdadero calvario.

Multas y tráfico

Las multas y el tráfico preocupan al Ayuntamiento. En cuanto a las cámaras, Calvo apuntó a que, sobre los plazos, la situación es "lo suficientemente compleja" para que sean los técnicos municipales y las empresas de servicios implicadas en la operación las que decidirán cómo proceder. Esto significa que el gobierno pondrá en marcha el dispositivo solo cuando lo tenga bien atado. De momento, no se barajan fechas.

En cuanto al tráfico, el Consistorio teme que la nueva APR obligue a miles de vehículos a desviar su recorrido por los bulevares o por las rondas de Toledo y Segovia. Y que estos coches (solo por la Gran Vía pasan a diario 80.000 vehículos) taponen vías como las de Sagasta y Carranza, en las que ya se han reducido carriles para dejar espacio a las bicis.

Los residentes de barrios como de Chamberí, a la vez, ya han manifestado su temor a que la zona se convierta en un área de aparcamiento preferente para los que pretendan llegar al centro en su coche. Los próximos meses serán clave para saber si el Ayuntamiento tiene pensado ofrecer propuestas alternativas de movilidad, además de invitar a los ciudadanos a usar el transporte público para llegar al centro.

Sin calles de libre circulación

La gran Área de Prioridad Residencial (APR) de Centro tiene el objetivo de reducir la polución generada por los coches en Madrid. Con este fin, el Ayuntamiento cerrará el tráfico de los no residentes en el centro y evitará que haya calles de libre circulación en la zona. Todavía no existen fechas ciertas sobre la puesta en marcha de la APR. Solo se sabe que será después del verano.

El proyecto se llamará Madrid Central y se aplicará por fases. Su objetivo es añadir a las APR ya existentes (Las Letras, Ópera, Cortes y Embajadores) las nuevas en los barrios de Malasaña, Chueca y La Latina. Para que se formalice la iniciativa, el gobierno local, dirigido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), deberá llevar su propuesta al pleno y redactar una ordenanza específica.