Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Leganés se moviliza por la rehabilitación de sus colegios

La reforma de cuatro centros de unos 40 años de antigüedad están bloqueadas por la Comunidad por la falta de competencias del Ayuntamiento

Varios centenares de padres y alumnos de los centros de educación primaria de Leganés Miguel de Cervantes, Giner de los Ríos, Gonzalo de Berceo y Ortega y Gasset se movilizaron el pasado 14 de junio en protesta por la paralización, en el mes de marzo, de los proyectos de rehabilitación y reforma de estos centros, construidos en los años 70 y 80. Según señala la Vicepresidencia regional, los ayuntamientos no tienen competencias para realizar los trabajos que están planeados hacerse en estos colegios con los fondos del Plan de Inversión Regional (PIR). Sin embargo, la Comunidad de Madrid no tiene previsto hacerse cargo de tales reformas.

Manifestación de padres y alumnos en Leganés contra la paralización del proyecto de reforma de cuatro colegios el 14 de junio.
Manifestación de padres y alumnos en Leganés contra la paralización del proyecto de reforma de cuatro colegios el 14 de junio.

“Si no podemos hacer las reformas y la Comunidad se niegan a hacerlas en nuestro lugar porque dice que no tiene dinero, pues que se quede con los fondos del PIR y se encargue ella”, propone Santiago Llorente, alcalde de Leganés (PSOE). Según el Ayuntamiento, 19 de los 33 colegios de la localidad tienen más de 30 años de antigüedad, y otros 10 superan los cuarenta. "Estos colegios se construyeron en un periodo en el que la población de Leganés creció muy rápido. Muchos de ellos no se hicieron con materiales de calidad", explica el edil. Para solventar la situación, el Consitorio trazó un plan 12 millones de euros para hacer mejoras en todos los centros de primaria de la ciudad. La financiación provendría en buena parte del PIR, financiado en un 80% por la Comunidad de Madrid y en un 20% por la propia localidad.

De esa cantidad, 7,751 millones estarían destinados los cuatro colegios en peor situación (2,576 para el Miguel de Cervantes, 1,418 para el Giner de los Ríos, 2,216 para el Gonzalo de Berceo y 1,541 para el Ortega y Gasset), 2 millones para arreglar y sustituir ventanas y persianas en otros siete centros, 900.000 euros para obras menores en patios de 9 centros y el resto del presupuesto estaría destinado a trabajos varios en otros centros (estos dos últimos financiados con fondos municipales), según ha informado la alcaldía de Leganés. 

"Las actuaciones que ellos recogen en estas solicitudes van más allá de actuaciones de conservación y mantenimiento, que son las que son de competencia municipal", señala el director general de Administración Local de la Comunidad de Madrid, Juan Ignacio Merino. El proyecto de los cambios de las ventanas y de los patios podrá llevarse adelante, pero para poder actuar en los cuatro colegios más afectados, "tendrían que replantearlo para que se adaptase al marco normativo de la ley". La ciudad de Móstoles se encontró con una situación similar cuando quiso hacer reformas en 26 colegios, y el Consistorio decidió financiar la totalidad de las acciones con presupuesto municipal. Respecto a la posibilidad de que la Comunidad se haga cargo de las obras con el dinero del PIR, "no es posible por ley utilizar esos fondos para otra cosa que no sea las labores de conservación y mantenimiento por parte de los Ayuntamientos".

Reformas generales

Las reclamaciones de los afectados son homogéneas: patios con baches que se convierten en barrizales cuando llueve, servicios desgastados por el paso de los años, goteras frecuentes, ventanas que no cierran, sistemas de calefacción o climatización que no funcionan o inexistentes... "Las instalaciones son de los años 70 y no se han tocado desde entonces. Necesitan una reforma en profundidad ya", reclama Nacho López, miembro del AMPA del Miguel de Cervantes, uno de los colegios afectados. Tanto él como otros padres de alumnos del centro destacan el mal estado del patio, lleno de baches y grietas que provocan caídas y cortes a los niños. Además, denuncian que, cuando llueve, se forman en él charcos de grandes dimensiones que obligan a dar rodeos para acceder a las instalaciones. 

Silvia García, portavoz del AMPA de Giner de los Ríos, está harta de tener que andar con cuidado cuando el patio del centro se embarra después de llover. "Es especialmente molesto para los padres que entran con carritos dentro", señala. También lamenta la falta de algún techado en el patio en el que los niños puedan estar a la sombra en verano o donde puedan refugiarse cuando llueve. "Ahora mismo los tienen que meter a todos en el gimnasio", explica.

Los padres temen que los plazos burocráticos de las obras se solapen con las próximas elecciones regionales y que el tema se pierda, o que al final "todo se quede en algunos arreglos que tengan que aguantar otros 10 años", señala García. El alcalde de Leganés, Santiago Llorente, coincide, y apunta: "No son situaciones muy urgentes, los vecinos tienen mucha paciencia, pero es necesario que nos dirijamos a una solución".

El caso del colegio Miraflores

Tanto el alcalde de Leganés como los portavoces de de los AMPA han señalado en que en el colegio Miraflores de Alcobendas, el ayuntamiento realizó unas reformas que excederían las competencias de los gobiernos municipales. A este respecto, Merino afirma que se trató de una obra programada dentro del PRISMA, el programa de financiación local de la Comunidad anterior al PIR, pero que se pospuso por la crisis económica.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información