Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un servicio municipal comparte sede con 22 firmas que recibieron 1,6 millones

El servicio de asesoramiento a cooperativas lo gestiona una empresa vinculada a un grupo en el que trabajó una asesora de Ahora Madrid

Placas de empresas beneficiarias de contratos y subvenciones por parte del Ayuntamiento.
Placas de empresas beneficiarias de contratos y subvenciones por parte del Ayuntamiento.

El Servicio de Asesoramiento a Entidades Ciudadanas del Ayuntamiento de Madrid se halla en el mismo piso donde tiene su sede un conglomerado de 22 cooperativas que en estos tres años de gobierno de Ahora Madrid han recibido 1,6 millones en contratos, convenios y subvenciones. Entre las empresas que se hallan en este piso de Arganzuela están firmas como Tangente, de la que fue directora estratégica una asesora del equipo de Manuela Carmena, y REAS, a la que el Consistorio ha adjudicado más de 600.000 euros. El servicio de asesoramiento lo gestiona una empresa vinculada a Tangente.

El piso donde se ubican las 22 cooperativas y el servicio municipal de ayuda a las "entidades ciudadanas" tiene una superficie de 95 metros cuadrados y cuenta con salas de trabajo y de reuniones, un pequeño vestíbulo y una cocina. El espacio recuerda a los llamados coworkings (sitios de trabajo compartido, en inglés). En él, una docena de jóvenes trabajan con sus ordenadores. Los cristales separan las salas de las cooperativas, pero las puertas están abiertas y los empleados van de unas a otras sin problemas. El ambiente es familiar, y en la mesita situada delante de un sofá, los visitantes pueden ojear una veintena de folletos. Son las tarjetas de visitas de las 22 cooperativas que comparten este espacio: Tangente, REAS, Heliconia, Altekio, Idealoga, Mercado Social... Cooperativas que en estos tres años de gobierno de Ahora Madrid han logrado 1,6 millones de euros de fondos públicos.

Las cooperativas que trabajan codo con codo en ese piso, situado en el paseo de las Acacias, están especializadas en impulsar la economía social, proyectos ecologistas, informes de género y auditorías ciudadanas, entre otras cosas. Y, según la web de una de ellas, accedieron a ese espacio compartido en julio de 2015, dos meses después de que Manuela Carmena alcanzase la Alcaldía de Madrid.

Con estas empresas trabaja el Servicio de Asesoramiento a Entidades Ciudadanas del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de un servicio que se dirige a las entidades ciudadanas de la capital, así como a personas interesadas en constituir asociaciones. Ofrece orientación en materia legal, fiscal, contable y laboral. Ese servicio, y a pesar de que tiene una placa junto a la puerta del piso, no tiene un espacio propio. Atiende a las personas que reclaman una cita en una de las salas de reuniones.

Una mujer entra en el piso donde tienen su sede un servicio municipal y 22 cooperativas. ampliar foto
Una mujer entra en el piso donde tienen su sede un servicio municipal y 22 cooperativas.

Este servicio municipal está controlado por una de las 22 cooperativas que comparten trabajos en esa oficina. Se trata de Andaira, una sociedad vinculada a la cooperativa Tangente, grupo que ha obtenido del Consistorio, contando a sus filiales, 993.000 euros en dos años.

Uno de los representantes de Andaira, Javier González, recibe a EL PAÍS para explicar en qué consiste su labor. "La atención que se ofrece es presencial y por correo electrónico", explica, y añade que existe mucho interés por parte de la ciudadanía en crear una cooperativa o asociación. Atienden a los solicitantes tres días a la semana, pero no el viernes, que es cuando este diario visitó la oficina.

González incide en que su sociedad ganó un concurso público abierto a principios de 2015, antes de que llegara al gobierno Ahora Madrid. Y que en el pliego se pedía que la empresa ganadora ofreciera su oficina para dar asistencia a los interesados. Minutos después, una representante de Tangente corrigió las fechas, y habla de un contrato de 2011.

¿Desde cuándo Andaira y el servicio municipal tienen su sede en ese piso compartido con otras 22 cooperativas? A esta pregunta, el representante de Andaira prefirió no contestar. Tampoco permitió que este diario hiciera fotos del interior del piso, donde acuden los madrileños para recibir consejos sobre cómo abrir una cooperativa, obtener ayudas o asistencia legal.

Una red de sociedades en 95 metros cuadrados

Cooperativas. En el piso de Acacias, 3 trabajan codo con codo 22 entidades y un servicio de asesoramiento municipal a nuevas cooperativas.

95 metros cuadrados. El piso en cuestión ocupa 95 metros cuadrados y está ubicado en la primera planta, según el Registro de la Propiedad de Madrid. Consta de un vestíbulo, cocina y varias habitaciones, que se usan como salas de trabajo compartidas.

Ingresos. La financiación de estas y otras empresas pasa básicamente por tres canales. Por un lado, están los contratos de libre concurrencia. En este caso, el Consistorio redacta un pliego y, sobre sus bases, elige la oferta más conveniente. En segundo lugar, están los contratos menores: el Ayuntamiento de Madrid decide de manera discrecional entre tres empresas que el propio Consistorio invita al concurso. Y la tercera opción son las subvenciones.

Por su parte, el Ayuntamiento mantiene que "este servicio de asesoramiento existe desde hace años". "Es un servicio público de gestión directa, a través de un contrato de servicios", cuya licitación se hizo en abril de 2015, por 27.000 euros. "Por lo tanto, fue previa a la llegada del equipo de Ahora Madrid", explica una portavoz municipal. Además, el Consistorio agrega que el adjudicatario "trabaja habitualmente" con la Comunidad y los Ayuntamientos de El Molar, Parla y Guadalix, universidades y con juntas de distritos desde años antes de la llegada de Carmena al Consistorio.

La web de Andaira define esa cooperativa como una sociedad que "presta servicios de consultoría e investigación social, aportando soluciones para el diseño, ejecución y evaluación de proyectos sociales, políticas públicas y procesos participativos". El portal admite que su matriz es Tangente. De hecho, en el encuentro con este diario también estuvo una representante de esta sociedad.

Además de Andaira, Tangente engloba varias cooperativas que trabajan en la misma sede. Este grupo, que se define como "empresa social dedicada a mejorar la calidad de vida de las personas y el medio ambiente", tuvo como dirigente a una asesora actual del ejecutivo de Ahora Madrid, Rosa Domínguez, elegida a dedo para asesorar en el distrito de Fuencarral-El Pardo.

En estos años, Tangente y sus filiales han obtenido —entre contratos pagados y adjudicados— casi un millón de euros, a veces de forma directa y otras veces por subvenciones. Uno de los encargos fue redactar estudios sobre desequilibrios territoriales y políticas de cultura y deportes (53.000 euros), en el marco de la "auditoría ciudadana de la deuda". Esta auditoría la impulsó el gobierno de Carmena para fiscalizar las políticas de anteriores gobiernos locales del PP.

Con Tangente, el otro mayor grupo de cooperativas que comparte el piso de Embajadores es REAS. Esa sociedad logró dos convenios municipales de más de 600.000 euros en dos años. Y entre sus consejeros están personas afines al mundo okupa y ecologistas de la órbita política de Ahora Madrid, candidatura ciudadana inspirada en el movimiento del 15-M y conformada por Podemos, Equo, IU y los municipalistas de Ganemos.

Entre REAS y Tangente existen ciertas vinculaciones. Un miembro de REAS, por ejemplo, es también dirigente de Idealoga, cooperativa del grupo Tangente. Y esta firma, a su vez, forma parte de Mercado Social, que trabaja en el piso de Embajadores. Idealoga obtuvo casi 100.000 euros en subvenciones. Heliconia obtuvo 30.000 euros de igual forma.

Esta última empresa fue fundada por otro exdirigente de Tangente y ganó también un contrato público de 775.000 euros para crear huertos urbanos en colegios. Sus empleados comparten despacho con otra sociedad, Altekio (Tangente), que obtuvo 59.000 euros, esta vez en contratos menores.

Esta tipología de contratos permite evitar el concurso público (el Ayuntamiento pide de manera discrecional tres ofertas y elige el presupuesto más bajo), y en estos últimos años su gasto ha alcanzado los 30 millones. Un repunte compartido con otra forma de financiación: la subvención, cuyo gasto aumentó en un año en un 75%.

Dos grandes cooperativas trabajan codo con codo

En el paseo de las Acacias, en el centro de Madrid, se ubica el servicio municipal de ayudas a las "entidades ciudadanas". Este servicio público se halla en la misma sede —un piso de 95 metros cuadrados— donde trabajan dos grandes grupos de cooperativas de políticas de economía solidaria y promoción del medio ambiente. Se trata de REAS y Tangente, que han cobrado más de un millón de euros en contratos del Ayuntamiento de Madrid durante los últimos tres años. Tangente es una red de cooperativas con servicios de consultoría en emprendimiento, formación, género, sostenibilidad y psicología. REAS es otra red de asociaciones y cooperativas, y promueve actividades de "economía solidaria", "mercado social", "intercooperación y redes colaborativas entre las entidades asociadas".

Ambas entidades se mueven en el espacio compartido que denominan Colaboratorio Acacias. Se estrenó en julio de 2015, según la página web de Tangente, que lo promovió. Permite que las personas acudan allí a trabajar, aspira a acoger eventos y actividades sobre cooperativismo y economía social y dice "estar abierto a los movimientos sociales". "En definitiva, un laboratorio de colaboración para la economía social", resume la web.

El servicio municipal de ayudas a las entidades ciudadanas ofrece "asesoramiento integral para la gestión de las entidades ciudadanas", reza la página oficial de la oficina. Su portal también facilita un número de teléfono fijo y una dirección, que coincide con la de la sede de las cooperativas vinculadas a Tangente y REAS.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información