Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nou Barris forma a las entidades para reducir la brecha digital

El distrito crea un programa para que las asociaciones logren las competencias que necesitarán para relacionarse con la administración

Sesión de formación para reducir la brecha digital entre las entidades de Nou Barris.
Sesión de formación para reducir la brecha digital entre las entidades de Nou Barris.

Como en otros indicadores, como el de renta o paro, el distrito de Nou Barris de Barcelona está en la parte baja de la brecha digital, la diferencia de acceso a las tecnologías que existe entre barrios ricos y pobres. Con este punto de partida y una novedad legislativa de ámbito europeo, la e-administración, que obligará a las entidades a relacionarse telemáticamente con las administraciones, el distrito ha puesto en marcha un programa de formación para ayudar a las asociaciones a conseguir la certificación digital. Ya no es un tema de mejorar competencias; es que si no tienen esta certificación no podrán acceder a cuestiones tan básicas para su supervivencia como son solicitar subvenciones o licencias, o presentar facturas o instancias.

El proyecto se llama Nou Barris Digital y la concejal del distrito, Janet Sanz, explica que el ayuntamiento busca "reducir la brecha digital que hay en determinados territorios". "Ya estamos trabajando en la ámbitos como las escuelas, pero queríamos llegar al tejido asociativo, acompañándoles y asesorándoles para que cuando entre en vigor la e-administración estén dadas de alta", explica Sanz, que recuerda que Nou Barris alberga el Parc Tecnològic: "El objetivo también es que seamos un distrito ejemplar en acceso y uso de la tecnología".

Las entidades que participan en el programa son sobre todo las pequeñas, unas 40, explica Silvano Aversano, integrante de la cooperativa La Fàbrica, la que se encarga de la formación. "El enfoque de las sesiones de formación es comunitario: además de aprender, las propias asociaciones lanzan propuestas para reducir la brecha. La idea es estimular a la gente para que comience a trabajar y utilizar tecnología que de verdad le sirva, sin tener que apuntarse a un curso". Aversano subraya que la diferencia de competencias tecnológicas afecta sobre todo a la franja del Besòs de la ciudad: "Pese a la tecnología y recursos, sigue existiendo", asegura. Con todo, no todas las entidades necesitan acudir a los cursos y les basta un manual que indica cómo obtener el certificado. Por ahora ya son unas treinta las entidades que han obtenido o están en trámite de obtener el certificado y una veintena están revisando y corrigiendo su documentación para poder iniciar un proceso que deben tener a punto, sí o sí, en octubre de 2018.

Es el caso del Club Deportivo Torre Baró, una entidad que trabaja con jóvenes discapacitados y de programas de inserción y cuya actividad no podría realizarse sin subvenciones. Desde el club, Jaime Codina explica que la entidad la llevan él y otras tres personas de forma voluntaria y que ha intentado obtener el certificado pero solo no lo consigue. "Valoro un montón que el Ayuntamiento nos ayude porque nos ayudará y facilitará el trabajo, somos entidades muy pequeñas y no podemos dedicarnos a estas cuestiones de papeleo".

Desde el Casal de Barri Toni i Guida, de Roquetes, Marcel.lí Puig, valora el programa, aunque critica la normativa en sí misma. "Valoramos mucho que el Ayuntamiento facilite el cumplimiento, otra cosa es lo que nos parece la e-administración, porque al final supone mucha gestión y menos estar con la gente. Estamos atrapados como los médicos, que hacen de gestores de la sanidad". Puig admite que en el distrito la brecha digital existe "es un problema importante y es necesario destinar recursos a reducirla, para asociaciones pequeñas o artesanas resultará vital la formación".

Más información