Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona recupera clase media y reduce ligeramente la brecha social

Las rentas medias todavía no alcanzan a la mitad de la población y 52 de 73 barrios siguen con rentas inferiores a la media

Ciutat Meridiana, en Nou Barris, es el barrio con menor renta de Barcelona.
Ciutat Meridiana, en Nou Barris, es el barrio con menor renta de Barcelona.

No es para saltar de alegría, pero es una mejora tras años de datos dramáticos. Después de haber perdido una cuarta parte de la clase media durante la crisis económica, la ciudad de Barcelona recuperó en 2016 casi un 4% de población en esta franja. Con todo, la clase media, que en 2007 era casi un 60% de la población barcelonesa, sigue sin llegar a la mitad y se queda en un 47,9%. Los datos sobre la Renta Familiar Disponible también indican que se consolida el frenazo en la brecha social, que sigue siendo enorme. La riqueza del barrio con más renta, Pedralbes, multiplica por siete la del más pobre, Ciutat Meridiana.

El Índice de la renta familiar de Barcelona es un modelo propio del Ayuntamiento que se calcula combinando cinco variables en cada barrio a partir de una media de la ciudad que se centra en un valor de 100. Las variables son la tasa de titulados superiores, la situación laboral, el parque de turismos (y los de gama alta) y el precio de los pisos de segunda mano. De los 73 barrios que tiene la ciudad, 52 siguen por debajo de 100 (uno menos que el año anterior) y solo 21 por encima.

Y el más pobre, Ciutat Meridiana, de 34,3. La diferencia, de 7,06 se reduce respecto al año pasado (era de 7,3) porque la renta en Pedralbes cae ligeramente, desde un índice de 250,5. Ciutat Meridiana cae también, pero imperceptiblemente, teniendo en cuenta que su renta apenas es de un tercio la de la media de la ciudad (pasa de un índice de 34,5 en 2015 a 34,3 en 2016). Los responsables del estudio señalaron, con todo, que los barrios donde la renta es inferior a la mitad que la del resto de la ciudad pasan de 8 a 5 y que suman poca población, 30.000 personas.

47.840 euros de renta anual por familia

Los datos de 2016 muestran como la renta familiar anual disponible per cápita en Barcelona ha aumentado un 3,1% y pasa de 20.100 euros en 2015 a 20.800. Vista la estabilidad de los precios del consumo, la tasa ha evitado pérdidas de la capacidad adquisitiva. Esta cifra, provisional, se calcula sobre la base de indicadores de coyuntura económica de la ciudad y del contexto macroeconómico de Cataluña. Si en la ciudad la media de personas que viven en un hogar es de 2,3 miembros, una multiplicación aproxima a la renta anual media disponible que tiene una familia en Barcelona: 47.840 euros.

En la distribución de las clases sociales, destaca que mientras aumenta la media y se reduce ligeramente la baja (del 36,6% de la población en 2015 al 35,5% en 2016), las altas se mantienen en un 16,6% desde 2014. La ligera recuperación de la clase media se traduce en la entrada en esta franja de tres barrios que estaban en la de las clases bajas.

Por ubicación geográfica y trama urbana son tres barrios bien distintos: Montbau (en Horta-Guinardó), Camp de l’Arpa (Sant Martí) y la Barceloneta (Ciutat Vella). Los dos barrios que más se acercan al índice de 100, los que más representan la media de la ciudad, son la Vila de Gràcia (101,5) y Provençals del Poblenou (98,7).

Más empleo e inversión

Los responsables municipales celebraron ayer las mejoras y las atribuyeron a varios factores. Los responsables técnicos del estudio anual, Ramon Canal y Maria Jesús Calvo, explicaron que no hay una sola causa, pero por encima de todo apuntaron a la mejora en la situación del empleo. En 2016 hubo un incremento de la ocupación del 6,4% y los afiliados a la Seguridad Social rebasaron el millón de personas. Hay más gente cobrando a final de mes, vinieron a decir. “Habrá que ver si la tendencia de las cifras de 2016 tiene continuidad en el tiempo”, afirmó el director del Gabinete Técnico de Programación, Ramon Canal.

Sobre el impacto del aumento del precio de la vivienda, tanto de alquiler como de compra, los expertos apuntaron que probablemente todavía no tenga un gran impacto en las cifras de 2016. En cualquier caso, recordaron que cuando el precio de la vivienda sube o baja lo hace en toda la ciudad, tanto en los barrios ricos como en los pobres.

Por su parte, el portavoz del gobierno municipal y primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, leyó los datos en clave de evaluación de la política del ejecutivo y atribuyó la mejora en la gestión del Ayuntamiento. “Las desigualdades se frenan y se comienzan a revertir, tiene muchas causas y también la política que se hace desde el Ayuntamiento. Las políticas municipales impactan en las rentas de la ciudad”, dijo.

Pisarello echó en cara a la Generalitat y al Gobierno central que parte del gasto municipal corresponde a competencias que no son del Ayuntamiento. Como ejemplo puso los 50 millones de euros de inversión en este 2018 para el Plan de Barrios o los 240 millones que Barcelona gastará en vivienda o promoción económica. “Los ayuntamientos lideramos la lucha contra la desigualdad y las otras administraciones no están haciendo su trabajo”, aseguró el portavoz.

Diagonal de rentas altas

Por distritos, la clasificación según el nivel de renta sigue estable. Dibuja cada vez más una diagonal de rentas altas que discurren paralela a la avenida del mismo nombre, mientras los extremos se empobrecen. En la franja alta están Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts y el Eixample, pero también Diagonal Mar, en la otra punta de la ciudad. Y en la franja baja están Sants - Montjuïc, Sant Andreu y Nou Barris. Llama la atención como durante la crisis Sant Andreu se ha descolgado dos puestos; mientras que Ciutat Vella ha saltado del penúltimo al sexto.

Más información