Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC insta a Puigdemont a volver de Bruselas o a investir a Junqueras

Mundó recuerda que el 'expresident' se comprometió a regresar y que si no lo hace deberá "dar explicaciones"

El exconsejero de ERC Carles Mundó, durante la campaña.
El exconsejero de ERC Carles Mundó, durante la campaña.

Esquerra y la “lista del president” (el equipo del expresident Carles Puigdemont) vuelven a chocar por quién debe presidir la Generalitat. Tras la victoria de Puigdemont dentro del bloque separatista, ERC hace suya la reclamación de Junts per Catalunya: restituir al Govern cesado. Pero el calendario apremia y los republicanos quieren saber si Puigdemont volverá de Bruselas, como prometió en campaña. ERC no descarta a su líder, Oriol Junqueras, que está en prisión, como el recambio.

El exconsejero de Justicia Carles Mundó recordó en una entrevista en TV3 el sábado que el regreso de Puigdemont es “el compromiso que tomó con sus electores” si conseguía la victoria. Y adelantó que una hipotética investidura de Junqueras, ahora en prisión preventiva por un presunto delito de rebelión, también “encaja en la idea de Govern legítimo”, si bien hay un compromiso claro de los republicanos con la investidura del expresident.El extitular de Presidencia destituido, Jordi Turull, insistió en el mismo programa televisivo en que dentro de Junts per Catalunya no hay un plan B, y evitó valorar hipótesis que, le dijo el presentador del programa, “no son surrealistas”. “No podemos entrar en un relato de rendición”, dijo Turull.

Pero no es descabellado pensar que será imposible que el expresidente repita en el cargo. El propio abogado de Puigdemont, Jaume Alonso-Cuevillas, ha recordado que “la única opción para ser investido es volver”, y ha añadido que tiene la certeza de que “si pisa España se le detiene”, por la misma razón que están en prisión preventiva Oriol Junqueras y el exconsejero Joaquim Forn. “Si Puigdemont viene a Cataluña se puede convertir en un mártir, pero se tiene que valorar si eso es suficientemente útil”, agregó el abogado en RAC-1.

Restituir también a Forcadell

La propuesta de la lista de Carles Puigdemont de volver al momento anterior a la aplicación del artículo 155 en Cataluña también pasa porque la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y el <CJ4>resto de miembros de la Mesa</CJ> sigan ostentando esos cargos. Es una de las reivindicaciones que fuentes de la candidatura apuntan como parte de su hoja de ruta. Forcadell fue candidata por ERC.

Por otro lado, la exconsejera Clara Ponsatí, huida en Bruselas, compartió este sábado en Twitter un artículo del profesor de Princeton Carles Boix en el que dice que, dado que el separatismo no logró el 50% de los votos el 21-D, “la ratificación de la declaración [de independencia] no ha llegado”.

El calendario corre y también juega en contra de las pretensiones del equipo del expresident. El 23 de enero vence el plazo para que el presidente Mariano Rajoy convoque el pleno para conformar el nuevo Parlament y se elija a los miembros de la Mesa. Las sesiones para votar al nuevo presidente serán previsiblemente el 6 y el 8 de febrero. Si no se ha resuelto la situación jurídica de los tres diputados electos que están en prisión —Junqueras, Forn y Jordi Sànchez, exlíder de la asociación ANC— y los cinco que están huidos en Bruselas —Puigdemont y los exconsejeros Clara Ponsatí, Lluís Puig, Toni Comín y Meritxell Serret—, el independentismo llegaría a votaciones clave con ocho votos menos.

Mundó insistió ayer en que hay precedentes en que diputados encarcelados han podido participar en las votaciones. De huidos, no. Turull recordó que aún no están condenados.

El día después de las elecciones, Marta Rovira, secretaria general de ERC, aceptó sin problemas la reclamación de restituir al Govern destituido que había defendido Junts per Catalunya. Iba en contra de lo que ERC había defendido en campaña, pero era un gesto que buscaba respetar la victoria de la lista de Puigdemont en el bloque independentista.

“Él dará explicaciones”

Esa decisión también es un movimiento táctico. Durante la campaña, ERC evitó al máximo atacar a Puigdemont para evitar una imagen de trifulca en el separatismo. Tampoco lo hará ahora, pero opta por descargar toda la presión en el expresident. Que sea él quien haga el ejercicio de realismo. Mundó sintetizó así la hipótesis de que no regrese: “Será él quien tenga que dar explicaciones”.

En una manera similar se expresó el diputado Joan Tardà. “Presidente Puigdemont, la ciudadanía ha restituido democráticamente el Gobierno legítimo y a usted como presidente. Lo esperamos para que comande la Generalitat conjuntamente con el vicepresidente Junqueras. No dude que es lo que habría hecho Francesc Macià”, escribió el republicano en Twitter. Rovira evitó el pasado viernes desvelar si apoyaría a otro candidato de Junts per Catalunya en el caso de que no vuelva Puigdemont.

Las dos formaciones también saben que la CUP jugará un papel importante en la sesión de investidura, porque al menos su abstención es esencial para lograr ganar en la segunda votación, donde basta una mayoría simple. Dentro de los anticapitalistas no sentó bien que Puigdemont subrayara que un posible Govern Junts per Catalunya-ERC no estaría condenado a depender de la CUP. El diputado electo de la CUP Vidal Aragonés insistió en que el debate sobre el futuro Govern no va de nombres y que sólo habrá un apoyo si se opta por “implementar la república” votada en el referéndum ilegal del 1 de octubre y revertir los recortes en políticas sociales. “Ninguno nos ha llamado a negociar”, reveló.

Más información