Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXPOSICIÓN

En la mente de Federico Fellini

Una exposición en el Círculo de Bellas Artes muestra el mundo onírico del mítico director italiano a partir de tres anuncios que rodó poco antes de su muerte

Uno de los dibujos del cuaderno de Fellini.
Uno de los dibujos del cuaderno de Fellini.

¿Qué le pasaba por la mente a un genio como Federico Fellini? ¿Cómo era el proceso creativo del director italiano, uno de los cineastas más importantes de la historia? En estos días es posible atisbar la respuesta a estas preguntas gracias a una exposición que acoge el Círculo de Bellas Artes de Madrid (Alcalá, 42) hasta el próximo 21 de enero.Bajo el título Federico Fellini. Sueño y diseño, la muestra ofrece varias decenas de documentos, fotografías y dibujos del proyecto que le llevó a rodar un año antes de su fallecimiento en 1993 varios anuncios publicitarios para la Banca di Roma. Se incluyen además algunos originales del Libro de los sueños, un cuaderno en el que durante décadas Fellini fue recogiendo en forma de dibujos “sus incursiones en el inconsciente”, en palabras del comisario, Gianfranco Angelucci.

De ese cuaderno salieron las ideas que luego se plasmaron en los anuncios —finalmente fueron tres, pero el cineasta tenía material listo para haber rodado hasta una decena— que interpretaron Paolo Villaggio, Fernando Rey y Anna Falchi. Todos tienen una estructura similar: un hombre va al psicoanalista a explicar sus sueños —desayunos encantadores que se interrumpen, animales salvajes en una cárcel, túneles que se derrumban— y el profesional le acaba recomendando que abra una cuenta en la Banca di Roma.

Se abordan de ese modo en la muestra dos contantes ineludibles para entender el mundo creativo del autor de La dolce vita (1960) o Amarcord (1973): lo onírico y el dibujo como medio más inmediato para expresarlo.

“Este modo inconsciente, involuntario, de hacer garabatos, de tomar apuntes caricaturescos, de hacer muñequitos que me observan desde una esquina de la hoja [...], páginas consteladas de números de teléfono, direcciones, versos delirantes, cálculos numéricos, el horario de alguna cita; en fin, esta pacotilla gráfica, desenfrenada, inagotable, que haría los placeres de un psiquiatra, es quizá una especie de rastro, un hilo conductor en cuyo extremo me encuentro yo, con las luces encendidas, en el plató, el primer día de rodaje”, escribió el cineasta, según recoge el catálogo de la exposición.

“Esta no es una gran muestra sobre Fellini, sino una muy específica donde entendemos cómo se une el psicoanálisis y el inconsciente en su obra”, explicó Angelucci hace unos días, durante la presentación de la exhibición. En ella, los visitantes podrán ver los tres anuncios, además de los dibujos, otros materiales de trabajo e imágenes del rodaje tomadas por el fotógrafo de escena Mimmo Cattarinich.

Federico Fellini (izquierda) y el actor Paolo Villaggio.
Federico Fellini (izquierda) y el actor Paolo Villaggio.

Juan Barja, director del Círculo de Bellas Artes, destaca que es la primera vez que se muestra todo este material en España. Además, explica que para un centro cultural como el suyo el estímulo para montar una exposición como esta es todavía mayor, ya que permite combinarla con otro tipo de actividades. Por ejemplo, un ciclo sobre Fellini que incluye varias conferencias —la primera será el próximo lunes 16 de octubre, a cargo de Paulino Viota, que hablará de la estructura de las películas del autor italiano— y la proyección, el lunes 23, de una de sus obras maestras: Ocho y medio (Fellini 8 ½).

Todo ello se suma al concierto que ofrecieron el día que se abrió la exposición, el pasado martes, del Fellini Quartet, un puntual proyecto que juntó al contrabajista Pablo Martín Caminero, el armonicista Antonio Serrano, el saxofonista Andreas Prittwitz y el pianista Federico Lechner, para interpretar un repretorio construido a partir de las bandas sonoras de Ocho y medio, Los inútiles, Amarcord, La dolce vita, Las noches de Cabiria, Y la nave va, Ensayo de orquesta, La Strada y Boccaccio 70.

Más información