Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONTAMINACIÓN

Los no residentes no podrán aparcar en Madrid por la alta polución

Además de limitar la velocidad en la M-30 no se podrá aparcar en las plazas del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER)

Parquímetro en el Paseo Pintor Rosales. Ver fotogalería
Parquímetro en el Paseo Pintor Rosales.

El fuerte episodio de contaminación que está viviendo Madrid en los últimos días va a impedir a partir de las nueve de la mañana de mañana que los no residentes puedan estacionar en la zona del servicio de estacionamiento regulado (SER, los parquímetros). El Ayuntamiento tomó ayer esa decisión después de tres días consecutivos con altas concentraciones de dióxido de nitrógeno en siete estaciones del centro de la ciudad.

Estas medidas se incluyen dentro del llamado escenario 2 del plan de calidad del aire de Madrid. La zona de los parquímetros está situada en Madrid en el interior de la M-30, dentro de la almendra central. A partir de las nueve de mañana, el SER no funcionará. Una pegatina y la propia pantalla digital informarán a los conductores de la restricción. No expedirán ningún tique. Los controladores denunciarán a todos los vehículos que carezcan de la tarjeta de residente y que hayan estacionado tanto en la zona verde como en la azul. Eso sí, hay excepciones. Los vecinos que tengan tarjeta de residente podrán hacerlo en su barrio y en sus plazas.

Restricciones al tráfico según el nivel de contaminación pulsa en la foto
Gráfico: Restricciones al tráfico según el nivel de contaminación

También podrán aparcar los titulares de una autorización de comerciales e industriales del SER y los vehículos que no sean de combustión interna. Entre ellos se encuentran los eléctricos, los de pila de combustible o de emisiones directas nulas, los vehículos eléctricos enchufables y los de rango extendido, siempre que hayan obtenido la correspondiente autorización otorgada por el Ayuntamiento. A ellos se unen los que se encuentren en zonas reservadas para su categoría, como mudanzas, vehículos diplomáticos en las embajadas o consulados y coches oficiales; los taxis y los vehículos de alquiler de servicio público (los denominados VTC) que estén en servicio y con su conductor presente, y los vehículos de personas con movilidad reducida.

Policías y bomberos

Los coches de policía, bomberos, ambulancias, protección civil y agentes de movilidad también podrán estacionar, además de las unidades móviles de producción y transmisión audiovisual, según informó ayer el Ayuntamiento de Madrid. También están incluidos en esta categoría los vehículos de gestión semafórica y los que presten servicios esenciales para la ciudadanía, como las compañías de electricidad, agua, gas y telefonía, entre otras.

En el exterior de la almendra central se mantendrán las restricciones de velocidad tanto en la M-30 como en los accesos a la ciudad desde la M-40. El Ayuntamiento de la capital ha recomendado que se utilice el transporte público y que, en caso de ser necesaria la utilización del coche privado, que se haga de forma compartida para reducir las emisiones de contaminantes.

El episodio por alta contaminación comenzó la tarde del pasado martes cuando siete estaciones de mediciones de la calidad del aire (Ramón y Cajal, Villaverde, Barrio del Pilar, Méndez Álvaro, Castellana, Ensanche de Vallecas y Fernández Ladreda) superaron los 180 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno (NO2) durante dos horas consecutivas. Eso obligó a poner en marcha el llamado escenario 1 del plan de calidad de aire de Madrid, que incluye la reducción de la velocidad en la M-30 y en los accesos.

En estas situaciones, tanto los agentes de movilidad como la Policía Municipal despliegan radares fijos y móviles en estas vías para cazar a los infractores y tramitar la correspondiente denuncia por exceso de velocidad. De hecho, algunos de ellos se colocan en los puentes que hay en la M-30 desde donde miden a los vehículos que circulan por los carriles izquierdos, habitualmente los más veloces.

La situación de contaminación de Madrid no mejoró ayer, pese a ser festivo y reducirse de manera considerable el tráfico rodado en la ciudad. El desfile del Día de la Hispanidad también motivó que muchos coches no utilizarán el centro de la ciudad para desplazarse. El principal problema que está teniendo la ciudad estos días son las altas temperaturas (de hasta 30 grados) y falta de aire y lluvia que disperse los contaminantes o reduzca su concentración. La medida de la prohibición de estacionar en la zona de parquímetros se toma ante las previsiones de que el buen tiempo continuará en los próximos días en la ciudad, con una ausencia total de precipitaciones, según los datos facilitados por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Nueva reunión

El Ayuntamiento mantendrá mañana por la maána una nueva reunión con todos los sectores afectados por la movilidad y el medio ambiente para ver qué medidas tiene adoptar o mantener a raíz de los datos que arrojen las estaciones de medición de la calidad del aire. Fuentes municipales creen que se puede mantener hasta el sábado la prohibición de estacionar en el centro de la ciudad, dado que tampoco se esperan vientos ni un empeoramiento del tiempo.

El Ayuntamiento informará a los ciudadanos de las restricciones al tráfico a través de la web municipal, paneles informativos de tráfico y de la Dirección General de Tráfico (DGT), el Consorcio Regional de Transportes y la Empresa Municipal de Transportes (EMT), el gabinete de tráfico, Emergencias Madrid, en su página web madrid.es y en las redes sociales.

Más información