Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid anuncia fuertes restricciones al tráfico por su alta contaminación

Entre las medidas previstas para 2018 está la creación de una gran zona de prioridad residencial en el centro

Contaminación en Madrid.
Contaminación en Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, aplicará una serie de medidas para mejorar la calidad del aire que pasan, entre otras cosas, por llevar a cabo fuertes restricciones al tráfico. A partir de 2018, el Consistorio ampliará la zona de prioridad residencial (tráfico libre solo para los vecinos de la zona) a todo el centro. Las amenazas y advertencias de la UE han forzado al gobierno municipal a tomar esta medida, que modificará el rostro del centro de la capital. El Consistorio apuesta también por reducir la velocidad en la M-30 e incrementar el espacio para peatones y bicis.

En la gran zona de prioridad residencial de bajas emisiones (APR), correspondiente a todo el distrito Centro y que se denominará Área Central Cero Emisiones, solo podrán acceder, a partir del primer semestre de 2018, los residentes e incluirá la Gran Vía. El objetivo del equipo de Ahora Madrid, que gobierna la ciudad desde 2015, es convertir el corazón de la capital —donde a menudo se detectan niveles elevados de NO2— en una zona de bajas emisiones. El plan de calidad del aire se ratificará el próximo jueves, después de la junta de gobierno.

El objetivo del Consistorio es convertir el corazón de la capital en una zona de bajas emisiones.
El objetivo del Consistorio es convertir el corazón de la capital en una zona de bajas emisiones.


El Ayuntamiento también reducirá a partir de la segunda mitad de 2018 la velocidad a 70 kilómetros por hora en todo el anillo de la M-30 y en sus accesos desde la M-40. Este martes, la delegada del Área de Medio Ambiente, Inés Sabanés, concretó que esta medida se implementará después de que se haya actuado en la zona de centro y tras la remodelación de grandes ejes de la capital, como la céntrica Gran Vía.

La remodelación de la Gran Vía es, de hecho, otro proyecto estrella del gobierno. La reforma de esa arteria central de Madrid, que contempla reducir los carriles para los vehículos privados y ampliar las aceras, comenzará el próximo año. También en la calle de Alcalá se reducirán carriles y se ampliarán las aceras, aunque los tiempos de actuación no están cerrados.

El Consistorio apuesta por incrementar el espacio para peatones y bicis.
El Consistorio apuesta por incrementar el espacio para peatones y bicis.

Ante estas medidas restrictivas, el Ayuntamiento tiene previsto mejorar el transporte público y construir doce nuevos aparcamientos intermodales con 9.570 plazas, que se sumarían a las 4.767 existentes. Los proyectos de estas obras empezarán a redactarse y se ejecutarán entre 2018 y 2019.

"Va a costar. Nadie esconde ni la complejidad ni lo que supone de concienciación de trabajo colectivo el implantar el Plan de Calidad de Aire, pero estoy convencida de que en 2020 llegaremos a los requerimientos de la UE y a la mejora de la salud de los ciudadanos", resumió este martes con optimismo Sabanés.

El modelo de ciudad que tiene en mente Carmena pasa, además, por ampliar la red ciclista madrileña. El gobierno de Ahora Madrid heredó algunos trayectos del anterior equipo de Ana Botella (PP), que, sin embargo, a menudo, están desconectados entre ellos. El plan del responsable del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, postula que la capital tenga 130 kilómetros de itinerarios ciclistas de aquí a 2019, fecha de las próximas elecciones municipales. Estos carriles ocuparán principalmente las calzadas, para no robar espacios a los peatones.

30 medidas para atajar la polución

30 medidas. El Plan de Calidad del Aire contempla 30 medidas con las que se pretende frenar la contaminación en Madrid. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, señala que el gobierno local prevé reducir un 25% la contaminación hasta 2020.

Normativa europea. La legislación comunitaria establece un valor límite de dióxido de nitrógeno (NO2) de 200 microgramos por metro cúbico, que no debe superarse más de 18 veces al año. La ciudad de Madrid lleva incumpliendo esos límites desde 2010.

Campaña de información. El gobierno municipal de Ahora Madrid lanzará una "campaña de información para que todo el mundo tenga tiempo de conocer las medidas y ver en qué afectan", dijo este martes Sabanés.

Amenazas de la UE

En los bulevares y en calles como la de Santa Engracia, en el céntrico barrio de Chamberí, el gobierno ya ha levantado carriles bicis de este tipo, aunque en algunos casos esas actuaciones han provocado fuertes críticas vecinales. Otras iniciativas, como la puesta en marcha de un modelo de "urbanismo táctico" en la calle de Galileo (con cierre al tráfico y bancos y mesas en la calzada), ha sido parcialmente revertida por las protestas de los residentes.

El Ayuntamiento de Madrid recuerda que la UE ha amenazado a la capital con multarla por su mala calidad de aire. Por ello, el Plan A de Calidad del Aire, cuyo borrador se ratificará el próximo jueves, según explican desde el Consistorio, prevé reducir en un 25% las emisiones de óxidos de nitrógeno (NO2) para 2020. Estas estimaciones se han elaborado sobre la base de una simulación de la Universidad Politécnica de Madrid.

El presupuesto que el Ayuntamiento prevé destinar a esa política, que se enmarca en la lucha contra el cambio climático, es de 544 millones de euros. El 60% del desembolso, de acuerdo con ese documento, es decir, 330 millones, se dirigirá a "actuaciones sobre el parque móvil". Otros 154 millones servirán para reformar la red viaria, con el fin de reducir la intensidad del tráfico privado.

En 2025 solo podrán circular los coches verdes

En 2025, solo los coches con emisiones cero y los vehículos con distintivos ambientales podrán circular en el término municipal. Asimismo, en 2020 los vehículos sin distintivo ambiental tendrán prohibido aparcar en los sectores con estacionamiento regulado (zonas verde o azul), tal y como está previsto en el plan A de calidad del aire, que tiene que ratificarse este jueves.

Carecen de distintivo ambiental aquellos vehículos y furgonetas ligeras de gasolina matriculados antes del año 2000 y del 2006 en el caso de los diésel. Según las estadísticas del Ayuntamiento de Madrid, el parque de vehículos de esta tipología corresponderá aproximadamente al 20% de coches en la ciudad.

De aquí a 2020 el Consistorio pondrá en marcha medidas progresivas para restringir el acceso a los aparcamientos del SER (servicios de estacionamiento regulado) a los automóviles más contaminantes. En 2018, los coches de cero emisiones tienen derecho a aparcar gratis en el SER, mientras que los vehículos ECO gozarán de una bonificación del 50%.