Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena propone cerrar el centro de Madrid a los coches de los no residentes

El borrador del plan municipal quiere limitar la velocidad en la M-30 a 70 km/h así como reducir las calzadas de acceso a la capital

Tráfico en la M-30 de Madrid en día de Nochebuena.

El Ayuntamiento de Madrid presentó el miércoles el primer esbozo de su Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático. La propuesta, que se pretende aprobar a principios de 2017, se resume en 30 líneas de acción que tienen un objetivo: reducir el número de automóviles que transita por la almendra central. Entre las medidas, se recoge la creación de un área de acceso restringido al vehículo privado —convertir en área de prioridad residencial el centro de la ciudad, por lo que solo podrían aparcar en la calle los residentes—; reducir los carriles dedicados al transporte privado; o limitar la velocidad en la M-30 a 70 kilómetros por hora.

“Se trata de un requerimiento que la Unión Europea ha hecho a Madrid por superar sistemáticamente los límites [de contaminación] permitidos y exponer la salud de los ciudadanos”, dijo Inés Sabanés, concejal de Medio Ambiente. Entre la treintena de propuestas de ese informe —aún no definitivo— aparece la delimitación de una zona de la ciudad a la que podrían acceder libremente los residentes, así como los no residentes, pero siempre y cuando estos últimos metan sus vehículos directamente en un aparcamiento público o privado.

Es decir, la idea es convertir el corazón de Madrid en una gran área de prioridad residencial, donde se aplicarían “restricciones al vehículo privado”. El perímetro de esa zona estaría definido por las calles de Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, paseo de Recoletos, paseo del Prado, ronda de Atocha, ronda de Valencia, ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, calle de Bailén, cuesta de San Vicente y Princesa. En algunos barrios de esta zona solo se podría circular a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora. 

En esa parte de la almendra central, se eliminarían, además, las plazas azules de aparcamiento en superficie (para no residentes), que se convertirían en verdes (exclusivas para los vecinos de Centro). Los no residentes “tendrían garantizado solo el acceso a los aparcamientos de uso público en el interior de esta área”, dice el proyecto. Si se hiciese realidad la propuesta, se estaría creando un aforo limitado al centro. Es decir, cuando se llenasen estas plazas de aparcamiento, ningún vehículo privado de personas no residentes podría acceder. El plan recoge excepciones para las tecnologías menos contaminantes.

La Gran Vía tampoco se quedaría exenta de esta medida, ya que en 2017 el Ayuntamiento pretende “estudiar” su inclusión dentro de esta gran área de tráfico limitado. Según las previsiones del Consistorio, el nuevo plan podría empezar a funcionar a partir de los primeros meses de 2018.
Otra de las ideas que propone el informe es reducir la velocidad en las vías de acceso a la ciudad, así como en la M-30 a los 70 kilómetros por hora (actualmente la velocidad máxima es de 90).

El Ayuntamiento que dirige Manuela Carmena (Ahora Madrid) también propone el “rediseño de las principales vías de distribución del tráfico, así como las vías de conexión de los distritos de la periferia con el centro”. Con esta idea se pretende reducir el espacio dedicado al coche privado en favor de otros medios de transporte, como bicis o autobuses, con el fin de disuadir a los conductores de pasar por el centro. La medida afectaría a las grandes arterias de la capital, como la Castellana, Serrano, Velázquez, Príncipe de Vergara, Bravo Murillo, Santa Engracia, entre otras. El Ayuntamiento cree que de esta forma el tráfico podría “redistribuirse” por las vías paralelas a las calles más transitadas.

SER fuera de la M-30

También se plantea la creación de una serie de aparcamientos disuasorios en la corona metropolitana y expandir el estacionamiento regulado (SER) a los barrios de fuera de la M-30 “que así lo demanden”. El borrador suscitó las críticas del PP, que considera que el nuevo plan generará un “colapso” del tráfico y un incremento de los costes de aparcamiento. Por su parte, PSOE y Ciudadanos, apoyaron en línea general el plan, aunque pidieron ulteriores medidas estructurales.

A estas propuestas, que por ahora son un borrador, se suman varias decenas más que se han presentado en unas jornadas municipales en las que participaron representantes institucionales, expertos, gremiales, empresariales, sindicatos, grupos políticos y agrupaciones ciudadanas.
La idea del Consistorio es concretar en los próximos meses estas ideas y después someterlas a un trámite de información pública para que lograr un “plan consensuado y participado”. 

Propuestas de movilidad sostenible

El modelo de ciudad del futuro al que aspira el gobierno de Ahora Madrid prevé dos grandes ejes: mejorar la eficiencia energética en los edificios y reducir las emisiones derivadas del sistema de transportes. "Para este segundo gran reto se da hoy un paso fundamental", afirmó el delegado del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. "El vehículo privado de motor es uno de los medios de transporte menos utilizados, ya que solo el 25% lo utiliza para desplazarse, pero ocupa el 60% del espacio público", agregó el edil, refiriéndose a los aparcamientos. Por eso el Ayuntamiento quiere poner en marcha medidas para "reequilibrar" la presencia del coche en la ciudad.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información