Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat busca 215 millones para desarrollar su tercer Plan de Museos

Cultura prevé que los pabellones de la Fira sean para el MNAC y para el nuevo Museo de Arqueología e Historia y dedicará el Arts Santa Mónica a la arquitectura

Foto de grupo de todos los participantes en el acto de este viernes para presentar el Plan de Museos.
Foto de grupo de todos los participantes en el acto de este viernes para presentar el Plan de Museos.

En julio de 2015, coincidiendo con el final de la legislatura, el consejero de cultura Ferran Mascarell presentaba el Plan de Museos de Cataluña con la idea de trazar las líneas maestras del sistema museístico catalán para los próximos 10 años. Su modelo, que no tenía el respaldo unánime del sector, acabó en el momento en el que se convocaron nuevas elecciones autonómicas. No era la primera vez que ocurría. En enero de 2008 Joan Manuel Tresserres había presentado un plan anterior con el mismo resultado. Con estos precedentes, dos años después, el consejero Lluís Puig y Jùsep Boya, su director general de Archivos, Bibliotecas, Museos y Patrimonio, presentaron este viernes en el MNAC el tercer plan ante unas 250 personas de todo el sector —entre las que se encontraba el exconsejero Tresserras— con el que aseguran haberlo consensuado a lo largo del último año.

Puig y Boya explicaron, a grandes rasgos, la intención última de su plan que pasa por definir y sistematizar una política global para los museos catalanes de aquí a 2030. Tras insistir que se trata de un plan de museos de toda Cataluña y no de los grandes museos ni de la ciudad de Barcelona, Puig aseguró que en realidad “el Plan es una recopilación de los anteriores que se superponen como capas de cebolla”. Pero la comparativa con los otros dos deja claro que poco o nada se mantiene de ellos: no se habla de galaxias en las que todo gira alrededor de cuatro museos nacionales, sino de museos de cabecera que cuentan con redes territoriales y temáticas. Algunas de las apuestas anteriores como el  Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo que Mascarell llegó a presentar no se harán. Tampoco el Museo de la Fotografía y, por ahora, el del Cómic de Badalona, mientras que el Macba no alcanzará la categoría de nacional “porque no tiene vocación de serlo”.

Para las 67 actuaciones previstas de aquí a 2021 la consejería necesita 215,6 millones de euros, que asegura saber cómo obtenerlos. “No es un plan literario, ni tiene objetivos no realizables, son indicadores de valores objetivos que se pueden conseguir”, insistía Puig, pese a que varios de los asistentes no dudaron en calificarlo de imposible de materializarse por la escasez de recursos. Que se trata de un plan de futuro lo confirmó el consejero cuando durante su intervención aseguró que “las partidas del presupuesto están a 0”.

114 museos y 399 colecciones

NÚMERO: En Cataluña existen (en 2015) 624 equipamientos museísticos registrados oficialmente, de los cuales 114 están registrados, 111 son extensiones de estos museos y 399 colecciones abiertas al públicos. Barcelona concentra todos los museos grandes, el 62% de los visitantes y el 69% de los ingresos.

SITUACIÓN: 97 de los museos catalanes, el 85%, se encuentran fuera de Barcelona, sobre todo en el litoral y prelitoral, y menos en la parte central de Cataluña.

TITULARIDAD: El 87% de los museos catalanes son públicos y la mayoría municipales y cinco de la Generalitat.

RECURSOS: El presupuesto alcanzó los 150 millones de euros en 2015, 70,7 provienen de las aportaciones de sus dueños el resto son ingresos propios, venta de entradas y servicios. La mitad de los centros trabajan con menos de 300.000 euros. Solo el 15% tienen más de un millón al año. La Generalitat descendió su aportación un 47% entre 2009 y 2014, y el Estado un 78%.

Los responsables de Cultura son conscientes de la incertidumbre de los tiempos políticos actuales y de que el 1 de octubre lo alterará todo, con independencia o sin ella. Por eso, pese a que no lo verbalizan son conscientes de que el plan podría quedar en papel mojado. “En el papel todo queda”, decían algunos museólogos tras las presentaciones acostumbrados ya a que los grandes planes se presenten y luego, por uno u otro motivo, no se realicen.

El Plan de Museos presenta varias actuaciones de impacto. Como la que tiene como protagonistas a los dos pabellones de la Fira que construyó Puig i Cadafalch para la exposición de 1929. Pese a lo que anunció a finales de julio Jaume Collboni de que el pabellón de Victoria Eugenia pasaría a la órbita municipal para organizar grandes exposiciones culturales, el consejero Puig aseguró que será el espacio en el que el MNAC crecerá para instalar sus exposiciones temporales, coincidiendo con los responsables de este centro en poder disponer de más metros cuadrados para instalar su biblioteca, las exposiciones temporales y parte de su colección. El plan prevé 3,6 millones para acondicionarlo. “Queremos que el MNAC sea el que gestione las grandes exposiciones culturales que se pretende organizar en ese pabellón”, matizaba Boya tras el acto de este viernes. El futuro para el otro pabellón, el de Alfonso XIII, también es museístico ya que se aspira que sea la sede del nuevo museo que resulta de la fusión del Museo de Historia de Catalunya (MHC) y el Museo Arqueológico de Cataluña (MAC), para el que el plan le asigna 2,5 millones para el proyecto y comienzo de obras. La idea es, según Puig, que en los pabellones se “cree un diálogo entre arte e historia”.

Mascarell presentó una semana antes de terminar su mandato el Museo Nacional de Arquitectura y Urbanismo, sin financiación ni ubicación. Ahora se habla del Centro de Arquitectura que pasará a estar ubicado en el Arts Santa Mònica que dejará ser un centro de las artes visuales a finales de año. Su director, Jaume Reus, concluye su contrato el 31 de diciembre y no se le renovará, aseguró Puig. “No será un museo, porque no tendrá colecciones que ya existen en el MNAC y el Colegio de Arquitectos de Cataluña, sino que será un escaparate internacional de la arquitectura catalana”, dijo el consejero. Lluís Comerón, director del COAC, tras el acto, valoraba la propuesta de positiva y asegura que “el nombre no hace la cosa”.

Entre todos los objetivos estratégicos no está el Museo del cómic de Badalona. “No nos podemos plantear crear nuevos museos cuando tenemos 39 de fiebre y resfriados todos los museos”, dijo el consejero. “Si habrá un centro del cómic allí que es lo que necesita el sector”, según Boya. Las exposiciones se celebrarán en la Biblioteca de Catalunya que conserva gran parte de los fondos.

El nuevo plan prevé la existencia de cuatro museos nacionales: MNAC, Museo de la Ciencia y la Técnica y dos de nueva creación: el de Ciencias Naturales y el que surge de la suma del Arqueológico y el de Historia de Cataluña que “también será referencia de la red de etnología”. En una categoría inferior estará el Macba que será un Museo de Cataluña, categoría que engloba a los siete actuales de interés nacional. “Habrá muchos más”, dijo Puig. La tercera categoría son los de soporte territorial (centros de interpretación, yacimientos, casas museos o monumentos). Al final del periodo la vieja ley de museos de 1990 se sustituirá por un nuevo texto legal.