Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sonrisa inocente que se apagó en La Rambla

Las autoridades confirman que el niño australiano está entre los fallecidos del atentado de Barcelona

Julian Cadman.
Julian Cadman.

Julian Cadman, de siete años, era sinónimo de sonrisa. Y así le recordarán. “Era muy divertido. Siempre conseguía sacar una sonrisa a todos sus amigos y familiares con su forma de ser”, aseguró este domingo la familia en un comunicado tras conocer que el menor es uno de los 13 fallecidos del atentado terrorista de Barcelona del pasado jueves. Una sonrisa eterna e inocente que se apagó al ser arrollado en La Rambla.

El menor estaba con su madre disfrutando de unos días en Barcelona para asistir a una boda, según varios medios de comunicación británicos y australianos. El azar, como le ocurrió a otros cientos de visitantes, les llevó a estar en la zona del ataque, que acabó con 13 muertos y más de un centenar de heridos. Julian y su madre se repartieron entre ambas listas: el niño en la de muertos; la madre, Jumarie Cadman, en la de heridos. Ella está grave, aunque estable, ingresada todavía en un hospital de Barcelona.

El padre quedó fuera de esta historia. Andrew Cadman no viajó y estaba en Sidney (Australia) por motivos laborales. Así se libró de la tragedia. Aunque la ha tenido que vivir desde fuera y con un viaje exprés tras el atentado para una tarea difícil. Identificar el cuerpo sin vida de su hijo y acompañar a su mujer, gravemente herida, con la esperanza de que no engorde la lista mortal del atentado de La Rambla.

Los allegados a Julian destacan que le encantaba bailar e inventar. Siempre con sus bolsillos llenos de piezas lego a las que dar forma en cualquier lugar en el que podía dejar volar su imaginación. El menor tenía nacionalidad británica y australiana. Vivía en Sidney (Australia), aunque nació en Chiddingstone, en el condado de Kent, al sureste de Londres. “Somos afortunados por haberle tenido [a Julian] en nuestras vidas. Le recordaremos siempre”, afirmó la familia en una nota publicada por el departamento de Relaciones Exteriores de Australia.

Las autoridades de Australia y Reino Unido se han sumado al pésame, una vez que Protección Civil de la Generalitat confirmó la muerte. Incluso antes de esta confirmación, el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, pidió ayuda para la familia, que creía que el menor estaba desaparecido. “Su muerte es una tragedia”, dijo en Twitter asimismo el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson.

Más información