Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau ordena el cierre de 2.332 pisos turísticos ilegales en un año

El Ayuntamiento de Barcelona admite que hay 5.000 o 6.000 viviendas que operan sin licencia

Turistas en un piso de la Barceloneta.
Turistas en un piso de la Barceloneta.

El Ayuntamiento de Barcelona puso en funcionamiento, en julio de 2016, una serie de recursos para combatir la oferta ilegal de pisos turísticos. En estos doce meses, se han abierto 6.197 expedientes disciplinarios a viviendas que ejercían como apartamentos turísticos sin licencia. Más de la mitad de estos expedientes, 3.473, han ido aparejados a una sanción. Además, el Consistorio ha dictado 2.332 órdenes de cierre para pisos que operaban sin licencia. De estos, 744 han acatado la orden y 145 han sido precintados.

Las cifras son muy superiores a las alcanzadas entre enero de 2014 y junio de 2016. En ese periodo se abrieron 3.236 expedientes de los que 1.279 eran sancionadores y se dictaron 903 órdenes de cese.

La teniente de alcalde de urbanismo, Janet Sanz, ha lanzado un claro mensaje a los propietarios que ponen en circulación un piso turístico sin tener licencia: “El Ayuntamiento tiene tolerancia cero respecto a esta actividad ilegal que ha crecido y se ha instalado en diversas zonas. El número de pisos turísticos ilegales creemos que ronda los 5.000 o 6.000. Cuando BComú ganó las elecciones hablábamos de entre 7.000 u 8.000”.

Una de las novedades que ha permitido conseguir reducir el número de pisos turísticos ha sido la puesta en funcionamiento del equipo de visualizadores. Una brigada que analiza las webs de las plataformas de alquiler turístico. Tras revisar los datos que se proporcionan en las plataformas, si sospechan que una vivienda está operando como piso turístico sin tener licencia dos caza-pisos se trasladan al apartamento e intentan recopilar pruebas entrevistando a vecinos y realizando fotografías que constaten la irregularidad. Este nuevo cuerpo municipal contaba con 20 efectivos aunque, desde mayo de 2016, son 40 los que peinan la ciudad. Desde el pasado mayo, los visualizadores han detectado 3.300 anuncios de pisos en Internet sin número de licencia. Se han hecho 1.157 visualizaciones a pie de calle y se han identificado 630 viviendas de uso turístico sin ningún tipo de licencia. El Ayuntamiento está dictando órdenes de cese y expedientes sancionadores de 60.000 euros a los que operan sin permisos. Han detectado 353 inmuebles que disponen de licencia pero no cumplen con la obligación de publicar el número de la misma en sus anuncios en Internet, por lo que se les ha abierto un expediente sancionador de 3.000 euros.

En cuanto a la colaboración ciudadana, el Consistorio ha recibido 3.059 quejas de vecinos a través de la página web que diseño para tal efecto. Un total de 1.116 vecinos delataron la presencia de pisos turísticos llamando al Consistorio y 257 lo hicieron usando otros canales. En total 4.432 comunicaciones con las que trabaja el Consistorio.

Uno de los últimos logros del Consistorio proviene de la presión ejercida sobre Airbnb. El Ayuntamiento asegura que ha conseguido que la plataforma de alquiler vacacional retire de su web un millar de pisos que se anunciaban sin que dispusieran de la licencia obligatoria.

Sanz sostiene que la intención del equipo municipal es que “los pisos de la ciudad sean para los vecinos y no para la oferta turística”, aunque admite que: “queda mucho por hacer, pero estamos dando la vuelta a lo ocurría. Barcelona debe ser una ciudad para vivir”.

Más información