Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos piden medidas para evitar el derrumbe del convento de las Apostólicas

Exigen a Comunidad y Ayuntamiento que fuercen a los propietarios a proteger el inmueble con lonas y apuntalar sus muros

Estado actual del convento de las Damas Apostólicas tras su demolición parcial.
Estado actual del convento de las Damas Apostólicas tras su demolición parcial.

Los vecinos colindantes al convento de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón, demolido parcialmente el 21 de junio a pesar de estar protegido por la ley regional, piden a Comunidad y Ayuntamiento que exijan a los propietarios adoptar medidas cautelares para evitar la ruina del inmueble. Según explican en una nota de prensa, las tormentas de principios de julio descargaron mucha agua sobre el edificio, “lo que ha hecho aparecer una gran mancha de humedad en la pared norte de un edificio al que la propiedad ha abierto puertas y ventanas para facilitar la acción devastadora causada por elementos naturales”.

Por ello, consideran necesario cubrir la nave central con algún elemento de protección, así como la parte seccionada tras el intento de demolición, además de apuntalar los muros dañados para impedir que se resquebrajen. “Hay que cubrir con lonas las cubiertas —desmontadas antes de iniciarse las obras de intento de derribo—, colocarlas en pendiente y que desagüen sin afectar al edificio. También hay que proceder de la misma manera con las partes descubiertas por la acción de las máquinas”, señalan.

Según los técnicos y arquitectos consultados por los vecinos, sería necesario "tapar la arena, cascotes y escombros, ya que la tierra mojada multiplica por 1,4 su peso y mucha de ella se encuentra sobre la franja del muro inferior de la cara sur del edificio que permanece en pie". Además, los técnicos piden apuntalar las zonas dañadas, ya que hay muros que están soportando cargas que no les corresponden. "El estudio de la estructura de un edificio se hace para su conjunto, se puede decir que se sujeta a sí mismo; si una vez construido seccionamos de manera traumática una parte del inmueble, los efectos pueden ser fatales. El edifico terminará cayéndose", dice la nota. En suma, consideran que si no se toman estas medidas, el inmueble puede acabar en estado de ruina.

El convento es un edificio neomudéjar de 1931 situado en el paseo de la Habana, 198 (distrito de Chamartín), una de las zonas más caras de la capital. El pasado 21 de junio, las máquinas comenzaron a derribar el edificio, pero los vecinos dieron la voz de alerta. Un día después, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid paralizó los trabajos, si bien se había demolido un 30% del inmueble.

A raíz de aquellos hechos, la Fiscalía de Medio Ambiente ha abierto una investigación para determinar de quién es la responsabilidad. Además, a consecuencia de una moción del PSOE, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid se pusieron de acuerdo en el pleno municipal para tomar medidas con las que trata de evitar que este tipo de prácticas se repitan.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información