Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una foto de Capa para salvar una casa de Entrevías

Una campaña pide proteger un edificio que simbolizó los bombardeos sobre Madrid en la Guerra Civil

La foto de Robert Capa de unos niños delante de una casa en Entrevías, en noviembre de 1936.
La foto de Robert Capa de unos niños delante de una casa en Entrevías, en noviembre de 1936.

En noviembre de 1936, esta casa quedó casi destruida por los ataques de los sublevados al comienzo de la Guerra Civil. Ochenta años después es una vivienda en la que habitan 14 familias, en régimen de alquiler, en condiciones insalubres. La salvación de este edificio, en la calle de Peironcely, 10, en el barrio de Entrevías, que Robert Capa fotografió destrozado por la metralla, pero con unos niños sonrientes sentados entre sus escombros, ha motivado una campaña a la que se han sumado personalidades de la cultura y 20 entidades españolas y extranjeras. “La gente que vive ahí está en situación precaria, una familia de cinco miembros ya ha recibido la orden de desahucio. Junto al factor cultural, queremos llamar la atención para que se realoje a estas personas en viviendas de protección", dice José María Uría, de la Fundación Agfitel, vinculada al sindicato UGT, que ha impulsado esta iniciativa.

La foto de Capa fue publicada primero en Francia, en la revista Regards, el 10 de diciembre de 1936. Le siguieron medios de EE UU, como la entonces recién nacida Life; el semanario británico Weekly Illustrated y, en Suiza, fue portada del principal semanario, Zürcher Illustrierte. En esta revista, la imagen, titulada Niños en Madrid, iba acompañada de un texto: “¿Dónde van a poder existir estos pequeños en medio de esta devastación? ¡Vaya estampa la del lugar de sus juegos!”. Con posterioridad la imagen fue mostrada en exposiciones internacionales. Sin embargo, en España no se dio a conocer hasta 1975, en la Gaceta ilustrada. Hoy, el Museo Reina Sofía conserva una copia de cuando se tomó la original.

El biógrafo del reportero gráfico, Richard Whelan, escribió que las imágenes de Capa en Vallecas mostraban "a un pueblo intentando sobrevivir entre las ruinas, que aguantaba estoicamente rodeado de muerte y sufrimiento". "La foto forma parte de un relato visual de los horrores de la guerra en el siglo XX", destacan desde Agfitel.

Fue una investigación del fotógrafo José Latova quien, con motivo de una exposición en 2010, Vallecas bombardeada, situó esa casa en la calle Peironcely. "Fue la primera foto de la Guerra Civil de Capa que tuvo gran repercusión. Formaba parte de un conjunto de 14, y en una de ellas se ve Madrid al fondo. Gracias a ello localizamos la vivienda", explica Latova.

La casa de Peironcely, 10, en la actualidad.
La casa de Peironcely, 10, en la actualidad.

¿Por qué hizo Capa esa foto? "Es una imagen de propaganda", señala Latova, que argumenta: "La zona había sido bombardeada, así que el barrio estaba deshabitado. Y esas niñas están en otras instantáneas parecidas, así que es muy probable que Capa las llevase a varios sitios para retratarlas".

El inmueble, de una altura, había sido construido en 1927. Era la habitual vivienda barata para familias obreras. La mayoría del casco histórico de Entrevías fue arrasado en la guerra y sustituido por edificios de cuatro y cinco plantas. Sin embargo, esta vivienda fue reconstruida y se parceló en pisos que, en la actualidad, tienen entre 17 y 28 metros cuadrados.

Agfitel se dirigió hace unas semanas a la Comunidad de Madrid "para que declarara Bien de Interés Patrimonial la construcción y no se pueda derribar", añade Uría, y al Ayuntamiento para que la incluya en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos. La directora general de Patrimonio Cultural de la Comunidad, Paloma Sobrini, ha accedido a una reunión con sus representantes este jueves. Hoy, miércoles, el Partido Socialista presenta una iniciativa en el pleno de la Junta Municipal del distrito de Puente de Vallecas en la que respaldará la propuesta de Agfitel.

Habrá que esperar en qué queda una campaña apoyada por los historiadores Julián Casanova e Ian Gibson, los escritores Inmaculada Chacón, Espido Freire, Luis García Montero, Antonio Gómez Rufo, Almudena Grandes, Juan José Millás y Rosa Regás, el exdirector general de la Unesco Federico Mayor Zaragoza, los cantautores Luis Pastor e Ismael Serrano, el filósofo Josep Ramoneda, la fotógrafa Isabel Steva, Colita; la historiadora de la fotografía Laura Terré y el director de cine Agustí Villaronga. Todos piden, como subrayan en Agfitel, que Peironcely, 10, "donde siguen los herederos de los desheredados, se convierta en un símbolo de la memoria europea".