Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gordó sobre el 3%: “Me han invitado a cazar y al Bernabéu, y nunca he ido”

La oposición acorrala al diputado del PDeCAT, que niega su implicación en el pago de comisiones a Convergència

Germà Gordó, durante la comparecencia en el Parlament.
Germà Gordó, durante la comparecencia en el Parlament.

Germà Gordó estaba citado en el Parlamento catalán para "explicar los casos de corrupción que afectan a Convergència Democràtica de Catalunya", el partido del que fue gerente y hoy rebautizado como PDeCAT. El diputado se ha acogido a esa literalidad para guardar silencio en su intervención inicial: "Siempre he actuado de acuerdo, con el ordenamiento jurídico", se ha limitado a señalar Gordó, que aun así no ha podido evitar el vendaval de preguntas de la oposición a propósito de un caso, el del 3%, que le afecta directamente.

En el sumario del caso 3%, en el que no está por ahora imputado, la Fiscalía Anticorrupción le sitúa como el "conseguidor" de las mordidas. Y diversos empresarios expresan, en correos electrónicos, su intención de invitarle a asistir a una cacería o a un partido en el Santiago Bernabéu. Gordó se ha negado a contestar "las cartas o conversaciones de terceros" sobre él, pero ha negado haber participado en esas actividades.  "Me invitaron a una cacería pero no fui. No he ido a ninguna. Tampoco he estado en mi vida en el palco del Bernabéu, y me han invitado muchas veces", ha detallado, Gordó, que ha admitido reuniones con empresarios, pero siempre dentro de la ley. "Ningún empresario me ha pedido nada contra el ordenamiento jurídico".

Gordó está, más que nunca, bajo el foco. El juez de El Vendrell (Tarragona) que investiga el presunto pago de comisiones a Convergència a cambio de adjudicaciones públicas ha pedido, por segunda vez, que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le cite como investigado por varios delitos de corrupción. La Fiscalía Anticorrupción le considera el "recaudador" de las modidas del 3% para Convergència. Con la amenaza de la imputación sobre la cabeza, la comparecencia de Gordó en la comisión de asuntos institucionales no ha sido fácil. La oposición le ha acorralado, pero Gordó ha evitado contestar a las preguntas más polémicas.

Los diputados han sacado toda la artillería y le han recordado los indicios que figuran contra él en el sumario del caso 3%. Por ejemplo, las reuniones que mantenía con empresarios en pleno proceso de adjudicación de una obra pública y pocos días antes de que esa empresa hiciese donaciones a la fundación CatDem, afín a Convergència. O el relato de dos testigos protegidos, también empresarios, según el cual el expresident Artur Mas les invitó a tratar las adjudicaciones con Gordó cuando era gerente del partido (de 2005 a 2010).

Gordó se ha escudado en la presunción de inocencia ("es uno de los principios más importantes del mundo occidental") para no responder a la mayoría de preguntas. Y ha puesto en duda, de entrada, la veracidad del sumario. "Son informaciones de los medios de comunicación, filtraciones quizás interesadas". Ha recordado que no ha sido citado "ni como testigo ni como investigado" en ninguna de las causas que le han recordado los diputados (caso Palau y caso 3%). Y ha citado, a su favor, la decisión del TSJC del pasado enero, en la que rechazó la primera petición del juez de El Vendrell de investigarle. "Dijo que no había lugar. Es contundente", ha defendido Gordó. Lo cierto es que el auto judicial pide al juez más indicios contra Gordó y la práctica de nuevas diligencias.

Los diputados han preguntado a Gordó sobre los indicios que figuran en el sumario. "La Fiscalía dice que era el conseguidor del 3%. ¿Cree que tiene que ver con su tarea como gerente de CDC o siguió haciendo esa función cuando fue nombrado secretario de Gobierno?", ha preguntado Anna Gabriel, de la CUP. Carlos Carrizosa, de Ciudadanos, ha querido saber si es cierto que era conocido por los empresarios con el apodo de "Gerardo" o "Gregorio", tal como señala la Guardia Civil en sus informes. "No sé si me llamaban Gregorio. Además yo, por haber ido a los jesuitas, uso mucho el apellido", ha ironizado Gordó.