Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “La democracia española es más pequeña después del juicio”

Puigdemont pide al Gobierno del PP que rectifique, "porque siempre está a tiempo".

Joana Ortega, Artur Mas, Carles Puigdemont, Irene Rigau, Neus Munté y Francesc Homs, en el Palacio de la Generalitat.
Joana Ortega, Artur Mas, Carles Puigdemont, Irene Rigau, Neus Munté y Francesc Homs, en el Palacio de la Generalitat.

Carles Puigdemont ha acabado la semana como la inició: recibiendo en el Palacio de la Generalitat a los tres acusados por el juicio del 9-N. El pasado lunes los acompañó hasta el Palacio de Justicia con casi todo el Gobierno dándose un baño de masas por las calles de Barcelona y este viernes por la tarde ha recibido al expresidente, a Joana Ortega y a Irene Rigau una vez que el juicio ha quedado visto para sentencia.

Puigdemont y Mas han comparecido en rueda de prensa en la Generalitat y han vuelto a insistir en los argumentos que han mostrado esta semana en el Parlament o ante el tribunal. El expresidente se ha sumado al duro alegato contra la democracia española que hizo Puigdemont el pasado miércoles. "Haya la sentencia que haya, la democracia española, que ya no era muy grande, es ahora más pequeña".

A diferencia de lo ocurrido el lunes, esta tarde no han acudido a la Generalitat el vicepresidente Oriol Junqueras ni ningún miembro de su partido, ERC. Sí ha estado la vicepresidenta Neus Munté y la coordinadora general del PDECat Marta Pascal.

Puigdemont ha insistido en que el juicio no versaba sobre la desobediencia al Tribunal Constitucional, sino sobre el "éxito" que supuso la consulta del 9 de noviembre de 2014. "Si el juicio fuera por desobedecer, el Gobierno español se habría tenido que sentar en el banquillo mucho antes", ha dicho Puigdemont.

"El Gobierno español casi no debería moverse del banquillo de los acusados por desobedecer", ha remachado Mas, quien previamente ha censurado al actual ministro de Justicia. "El 9-N fue todo menos un numerito", ha dicho para rebatir el calificativo empleado por Rafael Catalá sobre la consulta.

Pese a las críticas, Puigdemont ha seguido tendiendo la mano a Mariano Rajoy. "Espero del Gobierno español que rectifique, porque siempre está a tiempo", ha dicho. Se trataría de establecer una "mesa política, porque el diálogo con fiscales y abogados es un mal diálogo", en referencia a la utilización de la vía penal para resolver el encaje de Cataluña en España.

El president ha asegurado "sentirse reconocido" en los alegatos finales de los tres acusados y en sus declaraciones durante el juicio. "El lunes decía que nos sentíamos juzgados y hoy digo que nos hemos sentido representados", ha añadido. "Alea iacta est", ha proclamado Mas, quien ha vuelto a insistir en que no cometió ningún delito.

"El único temor que tendría en mi intimidad es sentirme culpable, pero no lo tengo, haya la sentencia que haya", ha dicho Mas. "Lo volvería a hacer". "No somos culpables de ningún delito, sí de un montón de derechos políticos como nunca se habían dado en nuestra historia", ha añadido el expresident.

Más información