Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco condenados a penas de cárcel por distribuir vieiras tóxicas

La Operación Capacho, que demanteló una red de suministro de marisco contaminado a restaurantes de lujo, se salda con seis absoluciones

Santiago de Compostela
Marisco incautado en la Operación Capacho.
Marisco incautado en la Operación Capacho.

Cinco de los 11 acusados de un delito contra la salud pública --en la modalidad de tráficos de géneros corrompidos-- en el marco de la Operación Capacho han sido condenados a penas de cárcel de entre un año y dos años y medio por recolectar y comercializar vieiras tóxicas sin cumplir con los controles sanitarios necesarios. Así figura en la sentencia dictada por la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Ferrol, a la que ha tenido acceso Europa Press, tras la Operación Capacho, desarrollada en la comarca de Ferrolterra en junio de 2011.

En la resolución, H.M.F.B. y J.M.R.S han sido condenados a dos años y seis meses de prisión, multa de 1.620 euros e inhabilitación para cualquier profesión o industria relacionada con el marisqueo o la comercialización de marisco durante cinco años. Según el fallo, eran quienes lideraraban la banda y extraían los moluscos de la ría ferrolana.

Además, R.C.T y J.A.L.P, camareros de restaurantes de Santiago y A Coruña, han sido condenados a dos años de cárcel, así como a multas de 1.620 euros e inhabilitación durante cuatro años, mientras que F.J.V.F ha sido también condenado a doce meses de prisión, 1.080 euros de multa e inhabilitación por tres años para las mismas actividades. Otros seis acusados, tres hombres y tres mujeres, han sido absueltos de los delitos de los que se les acusaba.

La Operación Capacho, que fue desarrollada por la Guardia Civil, logró desarticular tras varios meses de investigación a una banda que se dedicaba a extraer vieiras en la ría de Ferrol para posteriormente entregarlas a distribuidores y restaurantes. Todo ello sin haber sido sometidas a ningún tipo de control sanitario y sin pasar por el proceso de eviscerado, por lo que contenían la toxina ASP (amnésica), lo que entraña graves riesgos para la salud humana. Se estimó que se llegaron a comercializar por este método más de una tonelada de este molusco bivalvo.

Según la sentencia dictada por el juzgado ferrolano, se da por hecho que los dos condenados a dos años y medio de cárcel lideraban una banda que se dedicaba a recolectar al vieiras en aguas de la ría ferrolana, valiéndose para ello de dos lanchas y equipos de buceo, además de disponer de un local en donde almacenaban este molusco. Además, eran los responsables de su posterior distribución por diversos puntos de Galicia, incluidos restaurantes de A Coruña y Santiago.

Precisamente, otros dos de los condenados --a dos años de cárcel-- ejercían como camareros en sendos restaurantes de ambas localidades. Así, R.C.T, del desaparecido Restaurante Vilas de Santiago, fue sorprendido viajando en un turismo con los otros dos condenados cuando transportaban en cinco capachos 802 vieiras. Según la sentencia, J.A.L.P, también adquirió centenares de unidades de este molusco vivalvo destinado a dos restaurantes situados en el casco antiguo de A Coruña. Por último, F.J.V.F había sido localizado en un control de carretera por la Guardia Civil con uno de los líderes del grupo cuando transportaban en una furgoneta unos 90 kilogramos de vieiras, todas ellas afectadas por la toxina ASP, y repartidas en cinco capachos.