Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Presupuestos

Puigdemont desafía al Gobierno al incluir la consulta en el Presupuesto

El Ejecutivo catalán reserva 5,8 millones para el referéndum independentista

Junqueras entrega los presupuestos a Forcadell este martes.
Junqueras entrega los presupuestos a Forcadell este martes.

El Gobierno catalán ha entregado este martes al Parlament el proyecto de Presupuestos para 2017 en los que, como demandaba la CUP, ha incluido una partida para convocar el referéndum independentista prometido para septiembre del próximo año. El documento incluye dos partidas que suman 5,8 millones de euros para procesos participativos y la Generalitat no descarta tampoco utilizar el fondo de contingencia para organizar la consulta. La presentación de las cuentas supone un nuevo desafío a Mariano Rajoy, que llega justo cuando se esperaba estrenar una etapa de diálogo entre ambos Ejecutivos.

Los 5,8 millones de euros se incluyen en una partida denominada procesos electorales y participativos. Son recursos que podrían usarse para convocar la consulta, pero también para unas elecciones, por lo que el Gobierno catalán considera que esa partida es difícilmente recurrible ante el Tribunal Constitucional. Dependerá del Departamento de Economía, el encargado junto al de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de organizar la consulta. En todo caso, si ese articulado fuera suspendido y anulado por el Constitucional, la consejería que lidera el republicano Oriol Junqueras no descarta obtener los recursos de otras partidas y, en ese caso, el fondo de contingencia —dotado con 330 millones de euros— es el que tiene más opciones para financiar la consulta.

En los Presupuestos no hay mención explícita al referéndum o a la independencia. Sin embargo, en una de las disposiciones adicionales, la 31, se mandata al Gobierno catalán a “habilitar las partidas para garantizar los recursos necesarios en materia de organización y gestión para hacer frente al proceso referendario sobre el futuro político de Cataluña”. Junqueras se negó a concretar con qué partidas garantizará la convocatoria. Al ser preguntado, respondió con una pregunta: “¿Cree alguien que yo no haré lo necesario para cumplir con el mandato que me han encomendado?” Posteriormente, señaló: “Estamos haciendo todo lo que nos toca para que se haga bien”.

Los Presupuestos, además, prevén un aumento de las dotaciones para las llamadas estructuras de Estado: 57,4 millones de euros más para la Agencia Tributaria de Cataluña (que ganará 459 empleados) y 8,8 millones para abrir nuevas embajadas en el extranjero.

El Gobierno central mantuvo un perfil bajo en la respuesta a la Generalitat, con el objetivo de enfriar la situación. No hubo anuncios de recursos porque el proyecto de Presupuestos apenas ha iniciado el trámite parlamentario, que no concluirá hasta el día 9 de febrero, por lo que no caben acciones judiciales, informa Javier Casqueiro. Y porque La Moncloa está iniciando su estrategia de gestos para intentar acercar posiciones con Puigdemont y Junqueras. Desde la Generalitat se ha señalado en las últimas semanas que se quiere un diálogo sin condiciones y con una posición de bilateralidad.

El futuro del proyecto presupuestario es aún incierto. Junts pel Sí tiene garantizados los dos diputados que necesita de la CUP para que sus cuentas superen el debate a la totalidad, pero ahí se acaba toda su certeza. La diputada anticapitalista Eulàlia Reguant celebró ayer que se hayan incorporado los recursos para el referéndum, pero cuando analizó el carácter social de las cuentas, señaló que “aún tienen que mejorar, y mucho”, pese a la batería de nuevos impuestos fruto de las tensas negociaciones entre Junts pel Sí y la CUP.

Grandes patrimonios

Entre las nuevas figuras impositivas figura un tributo a grandes patrimonios a nombre de las empresas, que se basará en aplicar un gravamen de hasta un 1% a inmuebles, vehículos de lujo, yates y aeronaves a nombre de personas jurídicas y que se considere que no responden a la actividad productiva de la empresa. Además, se aplicarán impuestos sobre bebidas azucaradas, se ampliará la aplicación de la tasa turística y se rebajarán las deducciones fiscales por la compra de vivienda a 250.000 contribuyentes.

Reguant evitó decir si la formación está más cerca o más lejos de aprobar las cuentas. Esa decisión volverá a recaer sobre sus asambleas territoriales y una reunión de su consejo político. Del discurso de Reguant se desprendía la demanda de más modificaciones fiscales que graven a las clases altas y menos presión sobre los contribuyentes con menos de 30.000 euros de ingresos anuales, pero el Partit Demòcrata Europeu Català se niega a hacer más concesiones.

Más información