Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector servicios tira de la Comunidad de Madrid y concentra ya el 87% del empleo

La industria siguen perdiendo peso en el tejido productivo pese a los recientes repuntes

El sector servicios tira de la Comunidad de Madrid y concentra ya el 87% del empleo

La economía de la Comunidad de Madrid volvió a crecer en el segundo trimestre de 2016 ligeramente por encima de la media de España: 3,4% interanual frente al 3,2%. La región acumula ya dos años y medio de crecimiento a lomos de un sector servicios que sigue ganando peso: ya acumula algo más del 82% de la estructura productiva de la región y concentra el 86,94% del empleo. De hecho, el sector dio trabajo en el segundo trimestre a 3,46 millones de personas, cifra ligeramente superior (3.200 más) a la del mismo periodo de 2008. La industria también repunta, pero mucho más despacio, por lo que sigue perdiendo peso en la economía. Sindicatos y patronal piden más apoyo a este sector para construir un modelo productivo más sostenible y justo.

La industria de la región también está mostrando síntomas de mejoría: creció en el último trimestre un 2,5% y acumula cinco trimestres de subida. Pero avanza más lento y desde mucho más abajo que los servicios. Así, su aportación al tejido productivo de la región sigue bajando lentamente —ha pasado del 10,9% en 2008 al 10,1% en 2015 y a cifras por debajo de 10% en lo que va de 2016— y aún genera 98.000 empleos menos que antes de la crisis. Aunque el gran descalabro está por supuesto en la construcción, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria: ha perdido 192.000 trabajos desde 2008 (este sector representa el 4,6% del empleo y en 2008 era el 10,4%). Ello a pesar de las recientes mejoras, más suave en el último trimestre, del 1,7% interanual, según los datos del Instituto de Estadística de la Comunidad de Madrid.

En el Gobierno regional, la directora general de Economía y Política Financiera, Rosario Rey, se queda con el cambio de tendencia (en lo que va de 2016 se ha alcanzado el crecimiento más elevado de los últimos ocho años), que se nota ya en el empleo (90.000 afiliados más en el segundo trimestre). De hecho, el Servicio de Estudios del BBVA prevé revisar al alza la previsión de crecimiento para España y para Madrid, elevando el pronóstico para la región del 2,9% al 3,5%. “En 2017 se puede recuperar el nivel de PIB per cápita previo a la crisis”, asegura Miguel Cardoso, economista jefe para España en BBVA Research.

Sin embargo, otros actores advierten contra el monocultivo de los servicios y aseguran que este es precisamente el momento de intentar construir un modelo más sostenible y más justo para la economía madrileña, pues las desigualdades se han disparado en la región, asegura Pilar García, secretaria de Acción Sindical de CC OO de Madrid. Los trabajadores con contrato temporal de la Comunidad cobran un 76% menos que los fijos, según los últimos datos del INE, referidos a 2014 (en 2006 era 71,9); entre los titulados universitarios y los que solo tienen estudios primarios la diferencia es del 161% (en 2006, el 119%) y entre los empleados a jornada parcial y completa del 205% (frente al 154%).

El sector servicios tira de la Comunidad de Madrid y concentra ya el 87% del empleo

“Es necesario cambiar el modelo productivo”, defiende García, lo cual pasa por la “reindustrialización”, pero también por “mejorar la calidad” de un sector servicios que inevitablemente tendrá mucho peso en la región de la capital, que concentra, entre otras cosas, buena parte de los trabajadores públicos o de las sedes de las grandes empresas.

Francisco Aranda, portavoz de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), también defiende el apoyo a la industria —un sector que concentraba el 17,5% del empleo de la región a finales de los años noventa— para alcanzar un modelo más sostenible. “Y también por una cuestión social”, añade, pues ofrece más puestos indefinidos y entre el 25% y el 30% de los empleos más cualificados. Por ejemplo, el salario anual en la industria madrileña era en 2014 de 31.974,82 euros, un 22,6% mayor que en los servicios: 26.074,29. Además, el 18% de los empleados de los servicios trabajan a tiempo parcial (datos de toda España), frente al 5,7% de la industria.

Reindustrialización

De hecho, la Comisión Europea se ha marcado el objetivo, dentro la estrategia Por el renacimiento industrial europeo, de que el sector manufacturero (es decir, las fábricas, excluyendo la minería y el suministro de energía y agua, que también se cuentan dentro de la industria) suponga el 20% de la economía de la UE en 2020; el año pasado estaba en el 15,4%; en España, en el 12,1% y en la Comunidad de Madrid, en el 7%.

La directora general de Economía, Rosario Rey, señala que el vuelco hacia los servicios se da en buena parte de las regiones capitales de Europa, como París o Roma. Y, en todo caso, recalca que la madrileña “es el referente en la industria aeroespacial, farmacéutica y de componentes electrónicos y tecnologías de la información”, asegura. Y añade: “Según los últimos datos de Eurostat, somos la segunda región de la UE27 en número de empleos en alta tecnología”. Por supuesto, admite, es bueno fomentar más este sector, y asegura que el Gobierno regional lo está haciendo con ayudas a las pymes de los grandes núcleos industriales —el Corredor del Henares y el Sur Metropolitano de la Comunidad—, con 10 planes Renove (ayudas para la modernización de equipo y tecnología) y con una línea de crédito de 200 millones lanzada con el ICO y en la que se ha dado preferencia a la industria.

Pero para García, de CC OO, esas medidas no son, ni de lejos, suficientes. “Tenemos que apostar por una industria con valor añadido, muy pegada a la innovación para poder compararnos con los países del norte”, asegura. Y, en los servicios, entre otras cosas, “apoyar el comercio de proximidad, fomentar nichos como el turismo cultural en Madrid, la capital europea con más museos por kilómetro cuadrado”.

Del bar al ministerio

Una terraza en el centro de Madrid.
Una terraza en el centro de Madrid.

El sector de los servicios —que da trabajo a casi nueve de cada 10 ocupados madrileños, al 87%— se divide a su vez en subsectores muy distintos. Así se agrupa el INE en la Encuesta de Población Activa:

Comercio, reparación de vehículo, transporte y almacenamiento, y hostelería. Este es el subsector en el que se suele pensar cuando se habla de los servicios. En el caso de Madrid es, efectivamente, el más nutrido. En él se ocupan un 27% de los madrileños con trabajo, más de uno de cada cuatro.

Administración Pública y defensa, Seguridad social; educación; sanidad y de servicios sociales. Como región que alberga la capital del país, este grupo también está bien representado: 21,8%.

Actividades profesionales, científicas y técnicas; administrativas y servicios auxiliares. En este cajón se incluyen los asesores, los arquitectos, los publicistas o los investigadores. También se cuentan aquí servicios a empresas. Y en la Comunidad de Madrid representan al 14,3% de los ocupados.

Actividades artísticas y de entretenimiento; hogares como empleadores domésticos; actividades de organizaciones y organismos extraterritoriales; otros servicios. Este es un gran cajón desastre donde se cuenta desde el trabajo escritores y actores, hasta las actividades sindicales, pasando por la reparación de ordenadores. Suponen el 9,9% del empleo.

Información y comunicaciones. Bajo este epígrafe se agrupan editoriales, prensa, radio y compañías de telecomunicaciones, entre otros. Son el 7,68%.

Actividades financieras y de seguros. Aquí están los bancos y las aseguradoras y representa el 4,9%.

Actividades inmobiliarias. Los trabajadores de empresas de compraventa y alquiler de inmuebles cierran el listado con el 0,7%.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información