Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat retira conservas de judías y bacalao por riesgo de botulismo

El Departamento de Salud ordena sacar del mercado preventivamente unos envases de judías y esqueixada

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT) ha ordenado la retirada preventiva del mercado de dos productos alimentarios vinculados a la intoxicación botulínica que afectó el pasado lunes a dos bomberos de Girona. Se trata de unas judías blancas cocidas envasadas en un tarro de vidrio de 400 gramos y un esqueixada de bacalao desalado de 250 gramos. Según la investigación de la ASPCAT,  los bomberos intoxicados consumieron estos productos y el Departamento de Salud sospecha que puedan estar relacionados con el brote.

Lotes afectados

Los lotes retirados por la Agencia de Salud Pública de Cataluña son:

Judías blancas cocidas: L-146-16, L-155-16, L-166-16, L-160-16, L-127-16, L-120-16, L-082-16, L-116-16.

Esqueixada de bacalao: 6144b1-144, 6151b1-151, 6158b1-158, 6159b1-159, 6165b1-165, 6167b1-167, 6172b1-172.

Los dos trabajadores del Parque de Palafrugell (Baix Empordà) continúan ingresados en estado grave en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Doctor Josep Trueta de Girona. Salud Pública sospecha que los bomberos consumieron alimentos contaminados por una toxina botulínica, una sustancia muy dañina que bloquea funciones nerviosas y puede producir parálisis respiratoria y muscular. Los facultativos de la UCI y de la unidad de Toxicología del hospital están administrándoles sérum antibotulínico, el único tratamiento para combatir los efectos de la potente neurotoxina que provoca el botulismo.

Las judías retiradas están envasadas por Hermanos Cuevas S.A. i distribuidas por los supermercados Bon Preu y Condis en Cataluña. Por su parte, el bacalao investigado, de las marcas Bon Preu y Royal, ha sido envasado por la empresa Copesco&Sefrisa S. A y se puede encontrar en diferentes cadenas de supermercados. Las empresas afectadas ya están retirando del mercado ambos productos, que habían sido distribuidos en todo el territorio español. 

En cualquier caso, Salud Pública recomienda a las personas que tengan alguno de estos envases en casa que se abstengan de consumirlos hasta que acabe la investigación del caso. El Departamento ya ha lanzado la alerta también al resto de autoridades sanitarias del Estado a través  Sistema de Intercambio Rápido de Información y Alertas Alimentarias (SCIRI).