Granados dice que “no ha cometido ni ha conocido ningún delito ”

El exconsejero declara desde la cárcel por videoconferencia ante la Asamblea y pide que se respete su presunción de inocencia

Poco o nada ha aclarado el exconsejero Francisco Granados sobre la Fundación Arpegio en su comparecencia de hoy por videoconferencia desde la cárcel de Estremera ante la comisión de investigación de la corrupción de la Asamblea.

Francisco Granados comparece en la Asamblea desde la cárcel de Estremera.
Francisco Granados comparece en la Asamblea desde la cárcel de Estremera. Bernardo Pérez

En repetidas ocasiones, Granados ha recordado que su falta de libertad le impide acceder a la documentación y declarar en las mismas condiciones que otras personas que acuden también ante la misma comisión. Motivo que le impide, a su vez, contestar con mayor precisión a las preguntas de los diputados. Ha mantenido que no recordaba los detalles de los convenios y subvenciones que firmó la Fundación Arpegio, que creó en 2006 y presidió durante 15 meses. Los proyectos llegaban desde las diferentes consejerías, él los firmaba, pero no entraba en los detalles.

Recuerda haber oído algo sobre un “órgano” (costó 300.000 euros) y también los 500.000 euros con los que subvencionaron a la Consejería de Cultura. En cuanto a la subvención de 139.000 euros que dió a un concierto organizado por Waiter Music en el Palacio de los Deportes y que investiga la Audiencia Nacional, dijo no recordar nada.

En su relación con José Luis Huerta, dueño de Waiter Music e imputado en la trama Púnica, Granados ha dudado de que “jamás” le haya acusado de nada. “Yo no tengo nada que ver con esa empresa”, ha dicho. El juez investiga si se amañaron concursos para que Waiter Music consiguiera contratos en las fiestas de los pueblos. Sobre David Marjaliza, al que se considera su socio empresario en la trama Púnica, y que decidió declarar ante el juez, ha preferido no comentar nada “de alguien que se ha declarado culpable de múltiples delitos, yo no sé los pactos a los que habrá llegado”.

La comparecencia ha subido de tono con el representante de Podemos (Ramón Espinar) cuando le ha espetado “es usted el rey del golferío”. Granados ha pedido el amparo a la presidenta de la comisión de investigación al considerar que se estaba “menoscabando su derecho al honor”.

También se ha mostrado dolido con la actitud del representante del PP en la Comisión, Alfonso Serrano, del que habría agradecido “un poquito más de cordialidad y cariño”. Pidió a los miembros de su partido que respetaran su presunción de inocencia, algo que, puntulizó, no hizo Javier Maroto, alcalde de Vitoria, cuando gritó en un mitin “Granados al trullo”. Un señor, “al que solo del que solo se conoce el mérito de meterse con los compañeros de partido”.

El cuanto a su relación con José Luis Huerta, dueño de Waiter Music e imputado en la trama Púnica, Granados ha dudado de que “jamás” le haya acusado de nada. “Yo no tengo nada que ver con esa empresa”, ha dicho. El juez investiga si se amañaron concursos para que Waiter Music consiguiera contratos en las fiestas de los pueblos.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50