Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Farmacias empapeladas para denunciar los impagos de Salud

Las boticas protestan por los retrasos de la Generalitat en el pago de los medicamentos

Un farmacéutico cuelga los carteles de protesta, ayer en Barcelona Ampliar foto
Un farmacéutico cuelga los carteles de protesta, ayer en Barcelona

Las farmacias catalanas han pasado a la acción para denunciar los impagos de la Generalitat, que acumula una deuda de 334 millones de euros con los boticarios y paga las facturas de los medicamentos con cuatro meses de retraso. El pasado viernes el Ejecutivo catalán anunció a los farmacéuticos que no tiene dinero para abonar la factura que les tocaba pagar este mes por el bloqueo de una partida extraordinaria del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Este jueves las boticas catalanas han decidido empapelar sus instalaciones colgando y repartiendo miles de carteles y pasquines para visibilizar el problema y hacer partícipes de su situación a los pacientes

"Lo que no dice el plan de medicación... La Administración paga los medicamentos meses después de que los necesites. Este coste lo avanzan las farmacias", es uno de los mensajes que reza en los 300.000 folletos que se han repartido por las boticas del territorio catalán. El Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña (CCFC) y la Federación de Asociaciones de Farmacias de Cataluña (Fefac), promotoras de la iniciativa, han defendido que “cuestiones como la salud, el acceso a los medicamentos, han de estar garantizados y han de quedar al margen de cualquier divergencia política".

Desde los primeros retrasos en los pagos en 2011, la deuda de la Generalitat con las farmacias se ha ido agradando hasta este jueves, que acumularon oficialmente cuatro meses de demora en los pagos. La Generalitat debe ahora mismo a las farmacias las facturas correspondientes al mes de julio (121,5 millones), agosto (100 millones) y septiembre (112,5 millones) de este año.  Por camino, durante estos cuatro años, se han quedado 16 boticas, que han tenido que cerrar, hipotecadas y endeudas hasta las cejas, al no poder hacer frente a los retrasos de la Generalitat.

Sólo en noviembre de 2013 se alcanzó una situación similar cuando se alcanzaron por primera vez los cuatro meses de demora(correspondientes a las facturas de noviembre y diciembre de 2012 y de mayo y septiembre de 2013).  En 2014, el Ejecutivo de Artur Mas se comprometió a pagar una factura por mes y con un máximo de 55 días de retraso. Con el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), en julio del año pasado recuperaron un mes y pasaron a cobrar con 25 días de demora, pero en septiembre de ese año se rompió el compromiso de pago y en octubre la Administración volvió a acumular 55 días de retraso.

Ante el panorama que se les presenta ahora, los farmacéuticos han decidido dar a conocer a sus pacientes la asfixiada situación de sus boticas. Cada farmacia cuenta desde este jueves con un cartel y 100 pasquines en los que también se pide a la Administración que sea responsable con algo tan sensible como son los medicamentos de los pacientes. "Para el acceso a los medicamentos, reclamamos responsabilidad", firma otro cartel.

Más información