Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inditex compra seis parcelas en Cerdanyola para su centro de diseño

El grupo prevé que el inmueble, que ocupará Stradivarius, esté acabado a finales de 2016

La empresa de moda Stradivarius, del grupo Inditex, cerró ayer la compra al Incasòl de seis parcelas que suman 19.000 metros cuadrados en el Parc de l’Alba de Cerdanyola del Vallès, cerca del Sincrotrón, en el que construirá su nuevo centro de diseño, según informó ayer la Generalitat. La firma pretende tener acabadas a finales del año que viene las obras del nuevo centro, que albergará a más de 200 trabajadores. La sede de la marca de moda femenina seguirá en Sallent, si bien fuentes cercanas a la operación aseguraron que algunas funciones se repartirán con el nuevo centro de Cerdanyola.

El Instituto Catalán del Suelo (Incasòl) y Stradivarius, una de las filiales del grupo de Amancio Ortega, firmaron ayer la escritura de compraventa de seis parcelas en el Parc de l’Alba. Esos terrenos albergarán el centro de deiseño de la firma, tal y como avanzó EL PAÍS el pasado mes de agosto. Según detalló ayer la empresa pública de la Generalitat en un comunicado, el inmueble acogerá fundamentalmente “diseñadores, equipos comerciales y departamentos de apoyo de la cadena de moda”.

La sede de la firma de moda seguirá en Sallent (Bages), desde donde se centraliza la actividad logística de la firma en una superficie de 11.000 metros cuadrados. Cuando esté en funcionamiento el nuevo inmueble, las actividades se repartirán entre ambos centros, según fuentes cercanas a la operación. En Cerdanyola del Vallès, en concreto, habrá más de 200 empleados de la firma. La firma de Ortega espera que las obras terminen a finales de 2016.

Las dependencias de Stradivarius en Cerdanyola serán uno de los principales atractivos del Parc de l’Alba, además del Sincrotrón, cuya construcción acabó en 2010 para que entrara en funcionamiento dos años después. En esta zona, se encuentra también el Sincrotrón Alba y se han instalado allí IBM, Sener, Silc o T-Systems. También La Caixa apostó por ese parque empresarial al construir allí un inmueble en el que ubicó el centro tecnológico de la entidad.

El Incasòl consideró que el espacio se “consolida” con la llegada de Stradivarius como “uno de los proyectos estratégicos de Cataluña”. Actualmente, añadió, dispone de más de 1,5 millones de metros cuadrados de techo para actividades económicas, viviendas y comercios. De hecho, en esa zona está previsto ahora levantar un macrocentro comercial que ha sido cuestionado por los pequeños comerciantes de la zona. Aprovechando la presencia del Sincrotrón, la Generalitat quiere vender el parque como “una de las plataformas científicas, tecnológicas y empresariales más avanzadas de Europa”.

La construcción del nuevo centro comercial coincide con el anuncio del pasado de mes de junio de que dejará de fabricar ropa solo para mujeres y pasará a diseñar también una línea masculina para chicos de entre 20 y 30 años a partir de 2017, justo cuando debería entrar en funcionamiento el centro que construirá en Cerdanyola del Vallès. La marca ya se ha puesto manos a la obra y ha empezado a crear los equipos que deberán efectuar esos diseños y trazar la política comercial de la enseña. La cadena, que cuenta con 922 tiendas en 61 países, factura alrededor de 1.100 millones de euros al año. Inditex, por su parte, cuenta con más de 6.700 tiendas en todo el mundo.