Josep Rull: “Lo que queremos el 27-S es contar cuántos somos”

Josep Rull es el coordinador general de Convergència Democràtica

Josep Rull durante la entrevista en su despacho, en Barcelona.
Josep Rull durante la entrevista en su despacho, en Barcelona.Massimiliano Minocri

El coordinador general de Convergència Democràtica, Josep Rull (Terrassa, Barcelona, 1968) es el responsable de trazar el discurso del partido del presidente catalán, Artur Mas, con vistas a las elecciones del 27 de septiembre. Mantiene que la independencia es una herramienta para mejorar las condiciones de vida de los catalanes y asegura que el Gobierno no los podrá frenar.

Pregunta. CDC apuesta por la independencia cuando las encuestas indican que el independentismo recula y no es mayoritario. ¿No les produce vértigo?

Respuesta. La situación nos produce respeto, porque vamos a hacer algo muy importante. No somos temerarios, sabemos qué queremos hacer. El cierto retroceso del independentismo es lógico por dos razones. En primer lugar, porque hasta hace pocas semanas no fuimos capaces de recuperar la unidad política. Y en segundo lugar, una vez los catalanes ven que esto va en serio, el no se rearma. Quien convierte estas elecciones en un plebiscito entendemos que es Rajoy cuando Rajoy admite que el 27-S basculará sobre la independencia.

P. ¿No ha renunciado, pues, CDC a la centralidad?

R. La centralidad no es quedarse quieto sino dar pasos adelante según las circunstancias. Hoy la centralidad es el anhelo de tener herramientas buenas para servir a su gente. Y la independencia es esto. La centralidad hoy en Cataluña es el derecho a decidir y votar. Lo que queremos el 27-S es contarnos y, a partir de ahí, tomar decisiones.

P. ¿El objetivo final sigue siendo hacer un referéndum pactado con España?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
“Una mayoría de escaños pero no de votos nos legitima para seguir”

R. Lo hemos probado de todas las maneras posibles y ha habido miopía política de alto voltaje por parte del Gobierno español. Los países normales esto lo resuelven votando en un referéndum.

P. ¿Y no confían en absoluto en que tras las elecciones generales se abra un escenario de pacto respecto a la cuestión catalana?

R. El primer paso de nuestro plan es hacer una declaración de la voluntad de llevar a cabo la independencia. Lo lógico y adecuado sería buscar un acuerdo para ello. Lo que echamos de menos en España es que no entienda por qué el 50 % o más de los catalanes quieren marcharse. Cualquier dirigente político español debería preguntarse por qué Cataluña ha pasado de ser la comunidad que más votó la Constitución a ser la que tiene más independentistas.

P. Presentan el 27-S como un plebiscito sobre la independencia. ¿No es extraño que se pueda llegar a la independencia sin preguntar claramente sobre ello?

R. Efectivamente. El problema es que no nos han dejado hacer este referéndum pese a que la Constitución da margen para ello.

P. ¿Y el hecho de que se propongan la independencia con mayoría absoluta sin llegar ni a los dos tercios de diputados que hacen falta para reformar el Estatuto no vulnera directamente la legalidad catalana?

R. Para aprobar la Constitución española basta una mayoría simple de los ciudadanos que participen en el referéndum.

P. Pero el Estatuto catalán fija dos tercios.

R. Insisto, hemos tenido que utilizar una vía, las elecciones, que no es la lógica porque se nos ha impedido el referéndum. Con todo, nuestra aspiración es que haya una mayoría amplia en escaños y en votos.

P. ¿Y si hay mayoría de escaños y no votos?

“Se equivocan quienes creen que abatiendo a Mas se paraliza el proceso”

R. Esto nos legitimaría para seguir avanzando en el proceso, porque hablamos de unas elecciones, no de un referéndum.

P. Inmediatamente después de las elecciones quieren hacer lo que llaman una “declaración solemne de inicio del proceso de independencia”. El Gobierno lo impugnará inmediatamente. ¿Qué harán después?

R. Será una declaración de carácter político, que no es impugnable.

P. También lo era la declaración de soberanía de 2013 y fue suspendida por el Tribunal Constitucional.

R. Esta declaración será una invocación al diálogo con el Estado Español, impugnarla equivale a renunciar a entendernos.

P. ¿Están dispuestos a saltarse la impugnación?

R. Es que esta impugnación no tiene consecuencias jurídicas porque versará sobre una simple voluntad política. Las impugnaciones no pararán el proceso de independencia.

P. Habla de diálogo, pero la hoja de ruta pactada con ERC habla de avanzar haya o no acuerdo. ¿Es honesto decir que seguirán adelante digan lo que digan?

R. La honestidad pasa por reconocer la legitimidad del resultado expresado en las urnas. Menospreciar la mitad de los catalanes de la forma como lo hace hoy el Gobierno no es la vía. Queremos transformar el mandato democrático en un diálogo serio y honesto.

“Quien convierte estas elecciones en un plebiscito es Mariano Rajoy”

P. De no haber existido el caso Pujol ¿veríamos hoy a Artur Mas como número cuatro de una lista y no como líder?

R. Esto nos permite señalar el carácter instrumental de la lista. Queremos que se entienda que esta candidatura es simplemente la papeleta del sí a la independencia. El caso Pujol ha influido mucho en este país y ha perjudicado severamente a nuestro partido, pero no ha sido el elemento determinante.

P. ¿Pero entiende que mucha gente pueda pensar que CDC se esconde tras las entidades soberanistas?

R. En absoluto. Esta lista es una metáfora muy clara de cómo es el proceso catalán, encabezado por la sociedad civil y con la complicidad de los políticos. Se equivocan quienes creen que abatiendo a Artur Mas se paraliza la independencia.

P. Esta lista, si gana, tendrá que formar un Gobierno y hacer unos Presupuestos. ¿Cómo lo harán con una lista tan diversa ideológicamente?

R. De la misma forma que con ERC hemos sido capaces de aprobar los dos últimos Presupuestos creemos que en estos momentos, dado el carácter excepcional y de transición, también lo podremos hacer.

P. CDC ha hecho recortes sociales desde el Gobierno que chirrían con las prioridades que ahora dicen que tienen.

R. Lo que queremos es dejar de hacer presupuestos con recortes y el actual autogobierno no nos basta para generar la prosperidad que necesitamos para Cataluña. El elemento básico no es gestionar la autonomía sino avanzar hacia una Cataluña soberana.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS