El Tribunal español de Cuentas fiscalizará las ayudas a Epsilon e Hiriko

Su intervención fue solicitada por la comisión de investigación porque los proyectos recibieron fondos del Gobierno central

Vitoria -

El Tribunal español de Cuentas fiscalizará a lo largo de este año la ayudas públicas que recibieron los proyectos vascos fallidos Epsilon e Hiriko por parte del Gobierno central. Según han informado fuentes de la Cámara vasca, la Mesa del Parlamento recibió en su reunión de este martes una notificación del órgano fiscalizador español en la que comunicaba que, a iniciativa del Parlamento vasco, había incluido en su programa de fiscalizaciones de este ejercicio los proyectos Epsilon e Hiriko.

Esta fue una de las peticiones del dictamen de la comisión de investigación del Parlamento vasco, que se aprobó el pasado 2 de octubre, ya que los dos fallidos proyectos automovilísticos, Epsilon (que nació para competir en Fórmula 1) e Hiriko (que pretendía comercializar un coche eléctrico) recibieron importantes ayudas del Gobierno central.

De hecho, el 77% del impulso económico que recibió Epsilon llegó del Gobierno central y el 23% por ciento del Ejecutivo autonómico. Epsilon recibió alrededor de 48 millones de euros en ayudas de varias administraciones públicas e Hiriko unos 16.

Este apoyo económico procedente del Ejecutivo español quedó fuera del informe de fiscalización del Tribunal Vasco de Cuentas Públicas sobre Epsilon por no tener competencias para ello, por lo que a partir de ahora podrá ser completado.

En su informe de fiscalización sobre Epsilon, el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas no apreció irregularidades en el uso del dinero público librado por el Ejecutivo vasco pero su aprobación abrió una crisis en el seno de este órgano ya que su presidente, José Ignacio Martínez Churiaque, denunció que su borrador había sido modificado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS