Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vila busca a las fuerzas de izquierda para impulsar “fiscalidad verde”

El consejero apuesta por el consenso para lanzar tributos para reducir el transporte privado

Fiel a su estrategia de la mano tendida, el consejero de Territorio, Santi Vila, se ha acercado hoy a las “fuerzas más progresistas” del Parlamento con la intención de impulsar una “fiscalidad verde” que reduzca el uso del vehículo privado e incentive el del transporte público. Durante la presentación del presupuesto de su consejería, Vila ha sostenido que la movilidad sostenible “no se podrá hacer con recursos presupuestarios ordinarios, sino con recursos ad hoc”.

Tras aprobar un impuesto que grava las emisiones de los aviones que despegan de aeropuertos catalanes y otros dos que centrados en la generación de energía (con los que se prevé recaudar 43 millones de euros este año), el Departamento de Territorio quiere seguir desarrollando la tributación ambiental, pero ahora con medidas que impactarían directamente sobre los ciudadanos. Es una idea que ya surgió cuando la Autoridad del Transporte Metropolitano intentaba acallar las críticas de la plataforma Stop Subidas y que, en todo caso, no prosperará hasta la próxima legislatura.

Vila contará este año con un 18% más de recursos, 1.619 millones de euros, en un año en el que las prioridades del departamento seguirán siendo las políticas de vivienda, de transporte público y medio ambiente. Y un año en el que buena parte de los ingresos (700 millones) se los llevarán los compromisos por pagos diferidos de obras ya finalizadas. Las inversiones que se efectuarán este año se centrarán en la línea 9 del metro, que deben permitir que el suburbano llegue desde la Diagonal hasta la Terminal 1 de El Prat en 2016, y las líneas del Vallès de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC).

El consejero ha señalado que no cambiará la política de alcanzar acuerdos con la iniciativa privada y ha apuntado a esa vía para construir un nuevo colector de salmorras en la comarca del Bages para evitar la salinización del suelo y de las aguas del Llobregat que provocan la extracción de potasa en Súria y Sallent. Vila ha señalado que se está estudiando de sacar a concurso una concesión por 25 años.

Respecto a los temas pendientes del Departamento de Territorio, Vila no ha aportado novedades sobre el futuro de la concesión de ATLL, después de que convocara una nueva mesa de contratación para, inicialmente, revocar la concesión al consorcio liderado por Acciona y BTG Pactual. El consejero ha señalado que la anulación del concurso y la convocatoria de uno nuevo "no sería lesivo para la hacienda catalana".

Como ha sucedido con el resto de departamentos, ERC ha retirado finalmente su enmienda a la totalidad y apoyado la aprobación de las cuentas de Territorio y Sostenibilidad en comisión, que ahora tendrán aprobarse en el pleno.