Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Rajoy vuela con Peter Pan

Los datos vuelven a mostrar que el Gobierno sueña si piensa que estamos saliendo de la crisis

Meses antes de las últimas elecciones europeas, el Gobierno de Mariano Rajoy lanzó una campaña con el apoyo de banqueros y medios de comunicación (lo que en algunos casos es decir lo mismo) dirigida a hacer creer que la economía española entraba ya en la senda de la recuperación y el empleo. En este país no somos muy dados a la lectura y se recurre poco a las hemerotecas, pero quien lo haga comprobará que en el verano de 2013 se decía que España estaba “a la cabeza de las grandes economías del mundo” o que, un par de meses antes de las europeas, el malogrado Emilio Botín aseguraba que “vuelve el crédito, se recupera el empleo y la economía crecerá por encima del 1%”. El propio presidente del Gobierno aseguraba que la economía española se habría recuperado significativamente en 2014.

Ya comenté hace un par de semanas en estas mismas páginas que los datos de la contabilidad nacional que el Gobierno utiliza para afirmar que la economía mejora son inconsistentes con los que se registran en otras fuentes estadísticas. Y eso con independencia de que ni siquiera se pueden tomar como expresivos de una neta recuperación pues las mejoras se deben al efecto de la deflación y al empuje en solitario del turismo, que por sí solo representó la mitad del crecimiento del PIB.

Los últimos datos que estamos conociendo vuelven a mostrar que el Gobierno sueña si de verdad piensa que estamos saliendo con éxito de la crisis.

La reducción en el número de horas efectivamente trabajadas indica que se están creando nuevos contratos pero no más empleo para más personas. El incremento continuo de la deuda pública, a pesar de los recortes que se siguen realizando, muestra que seguimos siendo incapaces de generar ingresos, y los indicadores financieros siguen empeorando.

Los últimos publicados por el Banco de España señalan que la tasa de morosidad ha repuntado en julio, como indicativo de que empeora la solvencia de familias y empresas, y que el crédito, que sería fundamental que despegase para que la economía empiece a remontar, ha vuelto a bajar. A pesar de las ayudas recibidas, la banca proporcionó en julio de este año 96.000 millones de euros menos en créditos que en enero pasado y unos 300.000 millones menos que hace dos años.

Si está bajando la financiación y también la renta disponible, como indican los datos más fiables de la Encuesta de Presupuestos Familiares, es imposible que la economía haya mejorado o que vaya a mejorar sustancialmente.

La recuperación de Rajoy se encuentra donde el País de Nunca Jamás, “girando en la segunda estrella a la derecha, volando hasta el amanecer”.

@juantorreslopez