Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La construcción de vivienda nueva en Madrid comienza a despegar

El número de pisos aprobados en el primer semestre sube un 78% respecto a 2013

Edificios de nueva construcción en Valdebebas. Ampliar foto
Edificios de nueva construcción en Valdebebas.

La construcción de vivienda nueva en Madrid comienza a crecer, tras su bajada imparable iniciada en 2008. Los datos de proyectos de obra visados por el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) durante el primer semestre de 2014 desvelan una tendencia al alza y dejan ver una tímida luz al final del túnel en el que está inmerso el sector de la construcción. Las obras autorizadas en la región han crecido un 78% con respecto al mismo periodo del año pasado, de 2.835 a 5.040 inmuebles, entre nueva y rehabilitada.

En metros cuadrados, la subida global es del 50%. Si en el primer semestre de 2013, el COAM autorizó proyectos para desarrollar 1.025.000 metros cuadrados —el año finalizó con 2,5 millones—, en lo que llevamos de 2014 se ha llegado hasta los 1.537.000, distribuidos entre viviendas, locales comerciales, oficinas y aparcamientos. El incremento es importante, aunque muy alejado del 4,3 millones de metros cuadrados que visó el colegio en 2007.

Valdebebas, Vallecas o Arroyo del Fresno concentran la mayor parte de los edificios

“Son cifras extraídas de los proyectos que entran en el colegio y que representan las construcciones que van a empezar próximamente”, aclara José Antonio Granero, decano del COAM. La vivienda nueva se produce fundamentalmente en los desarrollos urbanísticos como Valdebebas, Vallecas, Arroyo del Fresno, entre otros. Con el visado la institución garantiza que los proyectos están suscritos por técnicos competentes y que la documentación es la correcta.

En la vivienda libre se observa una subida del 131% (de 1.338 a 3.094 unidades), mientras que la de protección pública aumenta en una proporción mucho menor, un 30% (de 1.497 a 1.946). Para el COAM son cifras “esperanzadoras”, aunque advierten de que la situación continúa siendo muy grave debido a la debacle que soporta el sector por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Desde 2008 la construcción ha experimentado una caída de actividad que ha llegado a situarse entre el 70 y el 80%, destruyendo todo un tejido industrial y profesional.

El Colegio de Arquitectos dice que la recuperación es evidente

El año pasado marcó un punto y aparte. El COAM comenzó a percibir un ligero frenazo, que los datos actuales permiten confirmar. La petición de visados para oficinas también muestra un buen comportamiento; se han incrementado en un 46%. Ya en 2013, los metros cuadrados destinados a este uso subieron de los primeros seis meses a finales de año en un 109%. El crecimieento de los locales comerciales se queda en un 18% y la sección de aparcamientos ofrece un 54% de subida.

Uno de los datos más relevantes para Granero son las cifras que arroja la obra nueva "que estaba muerta". Con la crisis, la rehabilitación de inmuebles tomó fuerza ante el parón de nuevas construcciones. "Ahora los datos indican que se siguen llevando a cabo rehabilitaciones, pero si en 2013 la obra nueva suponía un 30% del total, en el primer semestre de este año, ya significa un 45%", aclara.

El COAM se muestra cauteloso ante este repunte de actividad. "Partimos de datos terribles, dramáticos para el colectivo que representamos y sabemos que nunca volverá la situación anterior", explica Granero. El pinchazo del mercado inmobiliario empezó a mostrar su cara en 2008. Las solicitudes de visados se ralentizaron para enlazar caída tras caída entrando en barrena. En 2012 se hundieron un 40% con respecto al año anterior. En ese momento se tocó fondo y 2013 señaló el comienzo de la tímida recuperación, pero el daño acumulado ya era tremendo.

"Es evidente que existe una recuperación de actividad, pero lo que es más grave para nosotros son las condiciones del mercado de servicios profesionales que no han mejorado", explica el decano. Los datos de los estudios de arquitectura son "imposibles", sobre todo porque cuesta muchísimo cobrar y los impagos ahogan a los profesionales.Un escenario que se complica debido a que los honorarios de las pequeñas y medianas empresas se encuentran entre cinco y diez veces por debajo de lo que cobran los arquitectos en el resto de Europa.

"Las remuneraciones ya eran más bajas que en otros países antes de la crisis y los costes menores, pero ahora son de miseria. Entre unas cosas y otras, se ha generado una situación inasumible", concreta. En la actualidad, del volumen total de la inversión que se produce en torno a la edificación, residencial o no, la minuta profesional se sitúa por debajo del 1%. “Se ha llegado a un punto en el que prevalece el importe económico sobre todo lo demás, incluso sobre la calidad, y se otorgan los contratos dejando de lado requisitos imprescindibles, y eso no puede ser así, se tira el mercado y a los profesionales”, apunta.

Uno de los componentes más dramáticos de la crisis, para el COAM, es el éxodo hacia el extranjero que se está produciendo de arquitectos en torno a los 40 años. "Es un valor extraordinario que estamos expulsando", advierte el decano. "Máxime teniendo en cuenta la cantidad de dinero que España ha destinado a su formación", añade.

El momento de recuperación actual es crucial para revertir la situación de la construcción y plantear unas reglas de desarrollo para el país que impidan seguir haciendo las cosas tan mal, en opinión del decano. Para conseguirlo, pide a todos los integrantes del sector que se sienten a dialogar, “profesionales, industria, empresa y administración”. “Es inadmisible que el suelo llegara a suponer entre el 60 y 70% del valor final del proyecto. Algo así no se puede volver a repetir”, concluye.

Indicadores en positivo

Esther Sánchez

No se pueden lanzar las campanas al vuelo en el mercado inmobiliario, pero existen algunos indicadores que apuntan a que el sector se está, al menos, estabilizando. El informe del primer trimestre de 2014 del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el precio de la vivienda libre da un respiro, sobre todo a Madrid, que se apunta la mayor subida de España con un 1,9% con respecto al mismo periodo de 2013. El aumento del precio en la región se ha concentrado en las compras de nuevos inmuebles, mientras que el coste de la vivienda usada creció un 0,6%.

Otras tres comunidades se apuntaron al positivo: Cantabria y País Vasco, que crecieron un 1,4% y Baleares un 0,2%. A nivel nacional se registró una caída del 1,6% respecto al mismo periodo del año anterior. Una cifra que supone el recorte más moderado desde 2010. A estos datos hay que añadir, una incipiente recuperación en la concesión de hipotecas. La duda de los expertos es si los precios han tocado suelo o todavía queda recorrido para que bajen más.

En la Comunidad de Madrid quedan 8.898 viviendas nuevas por vender en 472 promociones, según un estudio realizado por la Sociedad de Tasación (ST) con los datos de edificios residenciales finalizados después del 1 de enero de 2008. El precio medio de venta es de 213.000 euros, aunque en la capital aumenta a 304.000. De estas viviendas el 58% están acabadas, el 23% en construcción y un 19% sin iniciar sobre plano.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información