Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje arqueológico a los orígenes del vino de Alicante

El Marq inaugura una exposición con cien piezas que se remontan hasta la época íbera

La presidenta de la Diputación visitando la exposición del Marq sobre el origen del cultivo del vino.
La presidenta de la Diputación visitando la exposición del Marq sobre el origen del cultivo del vino.

La provincia de Alicante produce 11 millones de botellas de vino cada año. Pero su origen se remonta a la época de los íberos, que ya elaboraban caldos en la Illeta dels Banyets de El Camepllo o en los lagares de l'Alta Benimáquia (Dénia). 

Por primera vez se organiza una exposición en Alicante que ofrece un viaje arqueológico de 2.600 años por la historia y evolución del vino en Alicante. La muestra, que podrá visitarse a partir de este martes y hasta el 11 de enero de 2015 en la sala noble de la Biblioteca del Marq (Museo Arqueológico de Alicante), recorre a través de un centenar de piezas las distintas etapas de su cultivo y producción en la provincia.

La exposición, promovida por la Diputación de Alicante y patrocinada por la Denominación de Origen Vinos Alicante, saca a la luz un centenar de piezas, algunas con más de veinte siglos de antigüedad: Ánforas, tinajas, botellas, copas, publicaciones y otros utensilios vinculados al cultivo y producción del vino.

El visitante podrá conocer el origen de su producción en Alicante, en los lagares de l´Alta de Benimáquia (Dénia) del siglo VI a.C, pasando por los íberos, que elaboraban el caldo en la Illeta dels Banyets (El Campello) en los siglos II y III a.C., y la época medieval, cuando la colonización de las tierras del nuevo Reino de Valencia permitió una expansión sin precedentes de los viñedos. Alicante apostó entonces por la vid y en el siglo XV consolidó su crecimiento con la producción masiva de vino destinado a consumo local.

"Es la primera vez que Alicante recupera su feliz pasado vitivinícola", ha destacado Antonio Navarro, presidente de la DOP quien ha destacado "la importancia que ha tenido desde civilizaciones antiguas hasta la actualidad y su repercusión económica". Las obras expuestas pertenecen al Marq y a otros museos arqueológicos de la provincia como los de Dénia y Alcoi, al Museo de Artes y Oficios de Monóvar o al Archivo Municipal de Alicante.

Entre las piezas destacan varias tinajas de gran tamaño, entre ellas una con una antigüedad de 2.600 años, ánforas, botellas, toneles, encorchadoras de botellas, copas o semillas de uva del siglo XV. La exposición del vino viene a enriquecer la muestra Deltebre I. La historia de un naufragio que se presentará en el MARQ el próximo lunes y que surge a raíz del hallazgo de una botella de vino alicantino en un barco hundido hace doscientos años en el Delta del Ebro. Esta botella se exhibirá en la exposición “Vinos en Alicante” a partir de este miércoles.

Esta iniciativa del Museo de Arqueología de Cataluña (MAC) y la Denominación de Origen Vinos de Alicante, animó a la institución provincial alicantina a sumarse, a través del Marq, a la misma y a impulsar otra exposición, en este caso centrada exclusivamente en el vino en Alicante.

La presidenta de la Diputación, Luisa Pastor, ha destacado en la presentación de la exposición que el objetivo es que "el público pueda comprender la magnitud de nuestros caldos a lo largo de la historia y su proyección internacional que les han convertido en grandes embajadores de la provincia".

El comisario de la muestra, el historiador Emilio Soler, ha reiterado la importancia económica y cultural del vino en la historia de Alicante ya que, ha explicado, "durante siglos la riqueza fundamental de la provincia fue la producción del vino que, tras quedar paralizada a causa de las plagas, se relanzó en 1932 con la Denominación de Origen Protegida del Vino de Alicante".

 

Más información